La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

El maquillaje

domingo 18 julio

Son varios los gobernantes que ya tienen en su punto de mira las elecciones venideras. Lejos de recapitular y realizar examen de conciencia sobre la ya consumida mitad de legislatura, algunos dirigentes preparan su particular salvavidas para flotar sobre el cúmulo de despropósitos y de inacción que han protagonizado junto a sus respectivos gobiernos y salir de todo ello sin ni tan siquiera una salpicadura.

Están de moda, ahora, los cambios, más en concreto aquellos que se camuflan bajo una renovación. Movemos unos peones, los sustituimos por otros similares y, mientras tanto y durante unos días, tenemos entretenidos a los medios de comunicación y eclipsamos otras cuestiones como, por ejemplo, que nos impongan la hora para lavar o qué tenemos que comer.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no pierde la esperanza. La perspectiva de lo que ocurre en España ya la eliminó de su agenda monclovita hace tiempo y parapetado tras sus numerosos ministerios observa lo que ocurre en nuestro país desde el trono que tanto codició y se trabajó. No dejes que la realidad te estropee una buena noticia reza una vergonzante y cinematográfica máxima periodística y esta frase literal y aplicada a su mundo, no sabemos muy bien cual, reza en los planes del actual presidente del Gobierno. Los tozudos hechos, la crisis, los ridículos nacionales e internacionales o las mentiras no son ni serán ningún obstáculo para que siga con el que considera un arrollador paseo militar que no tiene previsto frenar.

Han salido ministros y entrado otros que, agradecidos a su líder por la oportunidad y por no haberse visto en otra similar, lo venerarán aún más si cabe que los anteriores. Visto lo que les puede ocurrir, una deshonrosa marcha por la puerta de atrás a las primeras de cambio, no se atreverán a desdecir al todopoderoso y sacrificarán ética por lealtad a Sánchez no a los españoles, que quede claro.

En esencia, en nuestro país seguimos con las mismas, o más bien con el mismo. Pedro Sánchez y sus intocables delirios se impondrán a las personas que le rodeen, por muy buenas intenciones y propósitos con los que hayan afrontado sus tomas de posesión. Y es que el problema del Gobierno de España no radica en un jefe de Gabinete, ni mucho menos. Por cierto, en nuestra provincia también estos días, hemos vivido un amago de cambio de Gobierno. La Diputación Provincial cebaba durante unos días un esperado anuncio que al final ha terminado con una redistribución de áreas entre los que ya estaban, una liberación para una diputada y así intentarle dar un impulso en su pueblo, lo va a tener difícil, y con la retirada a un segundo plano del que fuera humilde portavoz socialista en la legislatura pasada y que ahora desempeñaba sus funciones nada más y nada menos que como vicepresidente. Ah, por cierto, también en Cuenca, como en Madrid, ha pagado parte del pato de la gestión presidencial, al igual que Iván Redondo, el jefe de Gabinete de la Diputación, cesado en esta mini remodelación. La operación de maquillaje está en marcha. A ver lo que da de sí…


Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares y Juan Carlos Álvarez.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz y José Fernando Peñalver.

Síguenos: