La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

A vueltas con la música

Actualidad


No hay más que recopilar el descontento creciente en nuestra provincia para afirmar que la política musical que está llevando a cabo el encargado capitalino y diputado, líder de la cultura conquense, Miguel Ángel Valero, no es de lo más acertada. La imposición de sus decisiones sin criterio y la disposición del dinero público como considera, aquel que pertenece y que emana de los impuestos de todos los ciudadanos, ha propiciado que, en la actualidad, cuente con varios frentes abiertos. El concejal y diputado ha intentado disfrazar de justicia social la retirada de ayudas económicas a quienes más lo necesitan y, sobre todo, estaban realizando en nuestra ciudad y provincia una más que ardua y encomiable labor cultural y social. Por otro lado, paralelamente, se encargaba, hace unos meses, de llamar a determinadas bandas de música en la provincia para agraciarles con una cantidad económica elegida y distribuida sin criterio alguno y a su antojo.

En mayo de este año, Valero se veía obligado a explicar públicamente, en un pleno provincial, por qué escogía entre casi medio centenar de bandas de música de la provincia de Cuenca justo a la mitad para destinarles 2.000 euros. El propio diputado socialista se encargaba de avisar incluso telefónicamente a integrantes de esos colectivos para alertarles sobre la subvención. Un dinero, evidentemente necesario para estas bandas, esenciales en el panorama musical provincial, pero ¿Por qué unas sí y otras no? ¿En qué basó su criterio? Por cierto, cabe recordar que suprimió la partida del programa Talía de la Diputación, a razón de 240.000 euros destinados a un heterogéneo espectro de grupos culturales.

En junio, también de este año, Miguel Ángel Valero retiraba la subvención de la Diputación Provincial al festival de música FIMUC un evento que se llevaba celebrando 14 años en el incomparable marco de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Beteta. El empeño de los organizadores ha conseguido que, a pesar de la ausencia de este apoyo económico esencial, el evento haya cumplido este agosto su 15 edición, sin nada que agradecer, por supuesto, a la Diputación que durante más de una década lo había apoyado. Preguntado también el diputado socialista al respecto, su explicación se dirigió poco más o menos a que era injusto que este festival contara con una subvención pública porque sí. Una idea bastante particular de lo que supone el deber y la responsabilidad de la Diputación para con la dinamización y el desarrollo cultural de los municipios de Cuenca. ¿Es consciente el responsable cultural de los asistentes que congregaba Beteta en los conciertos de FIMUC? ¿Del esfuerzo de sus organizadores, Carlos Checa y Alfredo Monteagudo? ¿Del tesón, más que económico, y de lo que costaba congregar a artistas de primera línea en este pueblo serrano?

Y llegamos a septiembre.  Ahora la impartición de ese particular concepto de justicia y el velar por los fondos públicos, no lo pensó tanto cuando dejó en herencia familiar su cargo de director de la UNED, lo ha ejercido con el colectivo Cuenca Ciudad de Música. Le ha retirado la subvención que venía recibiendo del Ayuntamiento de la capital, durante más de quince años, con el chapucero argumento de que tampoco eran dignos de ese dinero, como si se les hubiera regalado sin contraprestación alguna a la ciudadanía en estos últimos años. El colectivo, integrado por el Orfeón y la Escolanía de Cuenca no se han amilanado y han contestado al político que ahora rige nuestros designios culturales que una subvención nominativa, como la que recibían está contemplada y regida por la Ley, no es nada cuestionable ni deshonroso, máxime cuando se le devuelve a la ciudad, a modo de arte, más de la totalidad de ese dinero. Quizás el concepto con el que ha intentado justificar Valero su decisión, el de evitar que en las cuestiones públicas prime aquello de a dedo debería de haberlo ejercitado, con más razón de ser, en esa herencia de cargos con la que se estrenó cuando entró de la mano del partido socialista en la política activa, mucho más cuestionable que el fomento de la actividad musical que ha traído a una ciudad como Cuenca ese dinero a lo largo de estos años.

La polémica está servida y se acumula con el paso de los meses. Valero abre frentes y castiga a aquellos que desde el sacrificio, el trabajo y la ilusión luchan por la capital y su provincia. ¿Qué y quienes serán los próximos? Quizás la emprenda con la Semana de Música Religiosa, aunque su elitismo cultural y musical probablemente no se lo permita…

Texto: AGA

Foto: Imagen del reciente festival de FUMUC celebrado el pasado agosto en Beteta

 
6 de Agosto de 1706: Cuenca, atacada por los austracistas en la Guerra de Sucesión (y III)

6 de Agosto de 1706: Cuenca, atacada por los austracistas en la Guerra de Sucesión (y III)

Capitularon, concediéndoles las vidas y quedaron prisioneros de guerra. Fueron cogidos muchos de los rebeldes con su cabo Ahumada, con su regimiento [...]

Escudriñando en el saber de la existencia de la ciudad de Cuenca

Escudriñando en el saber de la existencia de la ciudad de Cuenca

Próxima la festividad de la toma de la ciudad de Cuenca quiero entrar en las fuentes documentales donde todo historiador ha bebido para componer [...]

El Bosque de Acero o el Parto de los Montes

El Bosque de Acero o el Parto de los Montes

Dice así esta afamada fábula de Esopo, popularizada en la literatura española de la mano de Félix María de Samaniego, [...]

Señas de identidad de la historia conquense

Señas de identidad de la historia conquense

Los sellos se convierten en una seña de identidad a lo largo de la historia ya que sirven para la divulgación de los acontecimientos culturales, [...]

Florette, otra empresa que se va de nuestra provincia

Florette, otra empresa que se va de nuestra provincia

Casi 160 personas se quedarán sin el trabajo que en la Empresa Vegetales de La Mancha, perteneciente a la famosa firma navarra de ensaladas Florette [...]

De los hombres libres de la Tierra de Moya

De los hombres libres de la Tierra de Moya

Hombres libres de la Tierra de Moya lucharon en el siglo XV por su libertad contra el poder corrupto establecido. Una historia de ayer que podría [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares y Juan Carlos Álvarez.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz y José Fernando Peñalver.

Síguenos: