La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Acción de Tarancón (I)

Actualidad


No fueron ajenos a los ataques de los franceses los pueblos de la actual provincia de Cuenca. Además de Uclés, aunque no con la vesania y crueldad con que la soldadesca invasora se comportó en la histórica villa, bastantes localidades: Tarancón, Huete y pueblos de La Mancha y La Alcarria sufrieron la presencia de las tropas enemigas, así como el hecho de producirse sangrientos combates en sus tierras. Tal fue la acción de Tarancón, acaecida en sus proximidades en la Nochebuena y la Navidad de 1808.

Con el propósito de sacar de los archivos hechos históricos que tuvieron lugar en nuestra provincia y aumentar el conocimiento de su historia, damos a conocer en esta ocasión el informe redactado en Cuenca por el Duque del Infantado el día 30 de diciembre del año antedicho con motivo del encuentro armado entre españoles y franceses, cuyo contenido es el siguiente:

Con ánimo de cortar a novecientos y más caballos enemigos que, situados en Tarancón y Santa Cruz de la Zarza, cometían varias vejaciones en los pueblos inmediatos, y dejar libres de enemigos toda esta parte del Tajo, por vía de paseo militar pensé hacer con dos divisiones una pequeña diversión, encargándole la de la vanguardia al mariscal de campo don Francisco Javier de Venegas y la otra al brigadier don Antonio Senra. Éste salió con dos días de anticipación para, dando un largo rodeo, tomar el pueblo de Ocaña y cortar la retirada a los que, batidos por Villegas, se acogiesen a aquel pueblo, que, según la localidad del terreno, debía ser el de su reunión. La mucha nieve que cayó en tres días seguidos, incluso el de su salida, y los enemigos que encontró en número y posiciones que no esperaba, retardaron la celeridad de las marchas y no pudo verificar el proyecto.

Ignorando yo a su debido tiempo estos incidentes, no tomé nuevas providencias y, en virtud de las anteriores, dispuso Venegas su ataque. Dividió la vanguardia en dos mitades. A las diez y media de la noche del 24 al 25, la primera formó en columna de marcha y con el frente de mitades sobre el camino Real de Tribaldos. Iban a la cabeza los carabineros reales, detrás de éstos los batallones de Barbastro y Tiradores de España; seguían después el primer batallón de Reales Guardias Españolas y el segundo de Granaderos Provinciales de Andalucía, el Regimiento de Murcia, el Batallón de Irlanda y cerraba la retaguardia el de Reales Guardias Walonas con el de Campo Mayor y los regimientos de Caballería Reina, Príncipe y Borbón.

A la una y media de la madrugada estaba ya sobre las armas, y a caballo la segunda, compuesta de los batallones de Infantes de África, Cazadores de Bailén y Provincial de Toro; el Regimiento de Caballería de España y los cincuenta caballos; y cien infantes del mando del teniente coronel de Pavía don José San Juan, con dos cañones y un obús de una de las compañías volantes de Artillería.

A estas mismas horas se pusieron en marcha las dos mitades con dirección a Tarancón para sorprender al enemigo. La primera, a las órdenes de Venegas, tomó el camino de la izquierda hacia Santa Cruz para, dando un rodeo, venir a dar sobre el enemigo y cortarle la retirada. La segunda, mandada por el brigadier don Pedro Agustín Girón, debía atacarles por su parte y camino directo de Uclés, valiéndose de la artillería, cuyos tiros debían servir de aviso a Venegas para prepararse a recibirlos con su columna; pero esto se frustró por haberse retirado los enemigos antes de la llegada de Girón, dejando una gran guardia con la que tropezaron las tropas de este brigadier; y hubo entre ellas algunos fusilazos que tampoco se oyeron en el paraje donde se hallaba Venegas.

Como la noche fue malísima y la madrugada peor, la precisa circunstancia de haber mudado de dirección después de haber señalado el paraje para la formación de las tropas, originó en los cuerpos de Caballería un extravío tal, que en lo principal de la acción sólo estuvieron ocho compañías de Carabineros Reales. La partida de guerrillas, compuesta de ciento cincuenta de éstos, que por no alarmar al enemigo iba cerca de la cabeza de la columna de Venegas, le dio parte de que los enemigos se aproximaban. Y sin más intervalo que el de poquísimos minutos, se les vio ya encima formados en un solo cuerpo y resueltos a romper y deshacer la columna a toda costa. El primer batallón de Reales Guardias Españolas, mandado por el brigadier don Andrés Herrasti y el segundo de Granaderos Provinciales de Andalucía, que se hallaban los primeros formados en batalla sobre la izquierda, con tanta viveza, serenidad y sangre fría como pudieron hacerlo, en un ejercicio doctrinal, la unidad de la izquierda del batallón de Guardias Españolas dobló el fondo a retaguardia y, dando el de Granaderos media vuelta a la izquierda y cuarto de conversión sobre la derecha, formó martillo apoyándose recíprocamente sus costados derecho e izquierdo.

Hallándose en esta disposición, no bien hubo pasado ya el último carabinero la guerrilla, cuando el batallón de Guardias se encontró con aquella gran mole de Caballería sobre el flanco izquierdo que estaba enteramente descubierto. Sin embargo de esta sorpresa, a pesar de hallarse en una espaciosa llanura y no tener sino cuatrocientas plazas de fuerza, llenos de la mayor bizarría y valor, los esperaron con las armas preparadas hasta la distancia de veinte o treinta pasos. Y a beneficio de un vivo y sostenido fuego oblicuo sobre la izquierda, rechazaron al enemigo. Reuniose éste por segunda vez, y bajo el mejor orden volvió a atacar de nuevo con más energía y tesón; pero siendo recibido por el batallón de Guardias con igual serenidad a la del primer ataque, y si cabe aún a menor distancia, jugó sus fuegos tan oportunamente y con tanto acierto, que los rechazó completamente, poniéndolos en desordenada fuga y evitando de este modo con su heroica firmeza la derrota que seguramente hubieran padecido algunos cuerpos sueltos que venían marchando a retaguardia y no habían entrado aún en formación...

(Continuará...)

Imagen obtenida de https://gallica.bnf.fr/ark:/12148/bpt6k289521.texteImage
Fuente: Archivo Histórico Nacional.
Unidad: “Acción de Tarancón a cargo del Mariscal de campo Francisco
Javier de Venegas”.
Signatura: DIVERSOS-COLECCIONES,125,N.6

 
Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Batalla de Talavera, en la que participó Bassecourt, el 28 de julio de 1809 El 22 de junio, el comandante general de Cuenca Luis Alejandro Bassecourt [...]

De aquellos polvos estos lodos

De aquellos polvos estos lodos

Suele suceder que, cuando detectamos un problema, como sucede con los incendios forestales, este nos muestra lo que se suele decir la punta del iceberg, [...]

El diamante de la alimentación

El diamante de la alimentación

Si hay un producto que forma parte de nuestra vida es sin duda alguna el ajo y está, como dicen por ahí, hasta en la sopa. Sus magníficas [...]

Adiós, otra vez, a los multicines

Adiós, otra vez, a los multicines

Cuando unas salas de cine cierran, la primera y básica razón que se le ocurre a cualquiera es que no son rentables. Mucho ha cambiado la [...]

Pintar para disimular

Pintar para disimular

Lo del arreglo de carreteras en la provincia de Cuenca parece que va a consolidarse como una de las asignaturas pendientes de los distintos gobiernos [...]

'Mangana', faro de historia. El Seminario Conciliar de San Julián

Es mucho lo que se ha escrito sobre esta insignia histórica, bien y mal, atinado y desacertado pero hay que reconocer que Mangana ha representado [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: