La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Acción de Tarancón (y II)

Historia


Luego que el enemigo se retiró, como la densidad de la niebla no dejaba ver los objetos sino a muy corta distancia, salieron varias partidas a reconocer el terreno. Entretanto, se reunió toda la infantería de la columna con el batallón de Guardias y el de Granaderos de Andalucía y formaron el cuadro para recibir al enemigo si intentaba atacar por tercera vez. La caballería nuestra, que por la mala dirección de los guías y lo espeso de la niebla no se encontró en la acción, llegó a esta sazón; y protegidos sus flancos por los batallones de tropas ligeras Barbastro y Tiradores de España, marchó hacia el enemigo que, formado en dos líneas a bastante distancia, presentaba la batalla. Hizo alto a cierta distancia de él y se mantuvo firme amenazándole el ataque. La caballería enemiga, perseguida por la nuestra, se retiró por Santa Cruz de la Zarza, donde fue recibida por los habitantes a pedradas y balazos.

Aunque en formación de línea sólo hizo fuego el primer batallón de Reales Guardias Españolas, son muy dignos de recomendación y elogio el valor, presencia de ánimo y los deseos de batirse que se leían en el semblante del segundo batallón de Granaderos Provinciales de Andalucía y todos los demás regimientos de Infantería. También se distinguieron mucho en el desempeño de su servicio de tropas ligeras los Cazadores de Barbastro, el batallón de Campo Mayor y los Tiradores de España.

El resultado de esta acción, que pudo haber sido muy satisfactoria si la mucha nieve, la densa niebla y lo riguroso de la estación no la hubieran frustrado, ha sido de cuarenta a cincuenta entre muertos y prisioneros, más de ciento cincuenta heridos, algunos caballos, ollas de campaña y otros varios despojos; pero, sobre todo, el mayor y más útil es la demostración manifiesta de lo despreciable que es la caballería francesa cuando la ha (da) con una infantería subordinada que, despreciando preocupaciones y convencida de las ciertas ventajas que da la más estrecha unión, sabe recibirla con firmeza.

Nuestra pérdida se reduce sólo a dieciséis muertos, seis heridos y tres extraviados. Entre los primeros se comprenden un carabinero real, catorce soldados del batallón de Barbastro y uno del de Tiradores de España. Entre los segundos, el teniente de Barbastro don Manuel Tomeó, con tres cuchilladas, cuatro soldados de su batallón, otro de Reales Guardias Walonas, un carabinero real y un caballo. Y entre los últimos, tres carabineros reales y tres caballos.

Cuartel General de Cuenca, 30 de diciembre de 1808.

El Duque del Infantado.

En este otro documento del Archivo Histórico Nacional, y como consecuencia de la anteriormente referida acción bélica dada en Tarancón, se otorgó el ascenso a general de división al brigadier Herrasti y la creación de una cruz de distinción para lucirla generales, jefes, oficiales y tropa. La unidad lleva el título siguiente: “Real Orden comunicada al Duque del Infantado por la que se toman medidas para la organización del Ejército del Centro, se asciende a general al brigadier Errasti por la acción de Tarancón y se amplían las facultades del general en jefe del Ejército.”
Signatura: DIVERSOS-COLECCIONES,106,N.22

El citado documento, en lo referido al ascenso del brigadier Herrasti y al escudo, reza así:

Ejército del Centro. Castilla. 1809 
5 de enero: Real Orden comunicando al Duque del Infantado las providencias tomadas en la organización del Ejército del Centro, ascendiendo a general al brigadier Errasti. Concediendo un escudo a los que se distinguieron como aquél en la acción de Tarancón y otras advertencias.

Número 3:
En prueba de la justa consideración que ha merecido a S. M. la distinguida conducta y valor con que ha obrado en la acción sobre Tarancón del 25 de diciembre último el primer batallón de Reales Guardias Españolas y conformándose con la propuesta de V. E., se ha servido S. M. promover a mariscal de campo de los Reales Ejércitos al brigadier y comandante de dicho batallón don Andrés Herrasti. Y ha concedido a todos los oficiales y demás individuos de él que concurrieron a la citada acción el uso de un escudo de distinción en que se figurarán dos laureles entrelazados con una inscripción en la orla que diga: “Tarancón” y otra en medio: “Infantería invencible”.

Cruz  de Distinción por la Acción de Tarancón:

El escudo distintivo fue finalmente creado por Fernando VII el 10 de junio de 1815 para premiar a las fuerzas del general Venegas que habían vencido al enemigo francés en la acción de Tarancón.

Según el rango militar, tenía diversos componentes: de oro y esmaltes para jefes y oficiales, de plata para suboficiales y de bronce para cabos y soldados. 

La medalla de oro, de forma oval, pendía de una cinta de seda roja y en su centro, sobre esmalte blanco, figuraba la inscripción: “INFANTERÍA INVENCIBLE”, orlada con corona de laurel y otra orla de campo blanco con la leyenda: “EN TARANCÓN DÍA 25 DE DICIEMBRE DEL AÑO DE 1808”. En la parte superior figuraba una maza de guerra y dos banderas, una blanca y otra gris. Reverso, liso. (*)

(*) La descripción y la imagen de dicha condecoración ha sido obtenida del trabajo titulado: “Guerra de la Independencia. 1808. Franceses en Tarancón”, cuyo autor es Manuel Fernández Grueso.


Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Batalla de Talavera, en la que participó Bassecourt, el 28 de julio de 1809 El 22 de junio, el comandante general de Cuenca Luis Alejandro Bassecourt [...]

De aquellos polvos estos lodos

De aquellos polvos estos lodos

Suele suceder que, cuando detectamos un problema, como sucede con los incendios forestales, este nos muestra lo que se suele decir la punta del iceberg, [...]

El diamante de la alimentación

El diamante de la alimentación

Si hay un producto que forma parte de nuestra vida es sin duda alguna el ajo y está, como dicen por ahí, hasta en la sopa. Sus magníficas [...]

Adiós, otra vez, a los multicines

Adiós, otra vez, a los multicines

Cuando unas salas de cine cierran, la primera y básica razón que se le ocurre a cualquiera es que no son rentables. Mucho ha cambiado la [...]

Pintar para disimular

Pintar para disimular

Lo del arreglo de carreteras en la provincia de Cuenca parece que va a consolidarse como una de las asignaturas pendientes de los distintos gobiernos [...]

'Mangana', faro de historia. El Seminario Conciliar de San Julián

Es mucho lo que se ha escrito sobre esta insignia histórica, bien y mal, atinado y desacertado pero hay que reconocer que Mangana ha representado [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: