La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Carretería, improvisación y olvido

Actualidad


A la calle Carretería de Cuenca, uno de los emblemas de la parte nueva de la ciudad, comenzaron a buscarle problemas hace diez años. La inquietud de los gestores municipales de aquella época les llevó a centrarse en una parte de la capital, el centro, que, a su juicio, necesitaba cambios, modernizarse y una adaptación a las nuevas exigencias de la vida que pasaban, según su criterio, por convertir esta zona en peatonal. Grande fue el debate generado por la propuesta, que no contó, precisamente con el apoyo de los más directamente afectados, comerciantes y residentes, quienes, entre otras cuestiones, percibieron en la medida un cortoplacismo más propio de un golpe de efecto electoral que un proyecto de desarrollo planificado seriamente y a largo plazo. 

El 12 de abril de 2012 comenzaban lo que el Ayuntamiento en ese momento, comandado por el socialista Juan Ávila, anunciaba como los trabajos para la peatonalización de la zona centro de la ciudad y que terminarían, según se avanzaba para la festividad de la Virgen de la Luz. Dos fechas emblemáticas, la recién pasada Semana Santa de ese año y la de la Patrona de la ciudad enmarcarían una actuación que explicaba el entonces ya concejal de Urbanismo, Darío Dolz, se llevaría a cabo en cuatro tramos que abarcaban a la propia calle de Carretería en sus diferentes cruces con Sánchez Vera o Teniente González. La Plaza de la Constitución y Cardenal Gil de Albornoz se posponían para agosto. Tildaba el entonces edil y actual alcalde de Cuenca esta peatonalización literalmente como revulsivo económico y como un proyecto para transformar el centro de la ciudad en un espacio más agradable para el ciudadano, pero también para el turista, el consumidor que quiere comprar o el empresario que quiere abrir un negocio. Nueve años después, no hace falta más que un rápido paseo por Carretería para comprobar que nada de lo que se concibió, si es que la planificación de aquel entonces pasó de instalar unas tablas de madera, se ha cumplido y que el centro de la capital sigue esperando aquel impulso añorado que le de vida y le convierta en el referente que ya fue en épocas anteriores y que nunca debió perder. Fachadas sucias con pintadas y negocios cerrados, con sus establecimientos en venta o en alquiler, se contraponen a las terrazas de las cafeterías, llenas de clientes, afortunadamente, en los meses en los que el buen tiempo acompaña. Otros negocios, con solera y más nuevos también, se reinventan y con profesionalidad, trabajo e ilusión sacan adelante su actividad, intentando sobreponerse a los difíciles momentos que vivimos y que el entorno en el que se encuentran no acompaña a mitigar.

Las tablas de quita y pon

En la memoria reciente de muchos conquenses aún resonará el sonido de las tablas que se instalaron en Carretería. El principio del fin de un proyecto de peatonalización que apenas superó la legislatura en la que se concibieron e instalaron. A pesar de que desde el gobierno de Juan Ávila se aseguró y garantizó en su momento la durabilidad hasta un mínimo de 50 años, del material, su consistencia al paso de los peatones no era de las mejores y, además, surgieron otro tipo de problemas en concreto de salubridad. Aún recordamos, también, algunos vídeos de esos años en los que se recogían la suciedad y las ratas que hicieron de los huecos entre el asfalto y la madera el mejor de sus hogares. Cuatro años después de haber iniciado el proceso, con la llegada de la legislatura del popular Ángel Mariscal comienza la retirada definitiva de las tablas. Mientras, hay que recordar, que en los años anteriores y durante la celebración de la Semana Santa, el Ayuntamiento tenía que levantarlas para volverlas a instalar una vez que concluía el paso de las procesiones ¿Nadie fue capaz de pensar en los inconvenientes que iban a causar estos tablones? ¿Ni siquiera en Semana Santa? Este desliz puede darnos una idea bastante clara de la profundidad de las reflexiones sobre el proyecto global de peatonalización traducidas en un primer paso fallido y que se anuló para volver al punto de partida.

¿Quién se preocupa ahora de Carretería?

La evolución de la calle Carretería y su entorno en estos últimos nueve años no ha sido la esperada, ni mucho menos. Una mini zona de juegos infantiles, maceteros, mercadillo en Navidad, negocios que resisten, otros que se transforman, suciedad en las fachadas y disponibilidad tanto de pisos, algunas inmobiliarias recogen hasta una treintena de viviendas en la zona para comprar, como de locales a pie de calle caracterizan en la actualidad esta calle. Conviene recordar, como ya hemos apuntado al inicio, que el karma político ha propiciado que fuera Darío Dolz como teniente de alcalde en 2012 quien iniciara el supuesto revulsivo de Carretería y quien nueve años más tarde, como alcalde, siga más en primera línea y también como principal responsable de lo que ha acontecido hasta el momento y de, por supuesto, el futuro del centro de una ciudad que, para nada, corresponde y responde a las expectativas de quienes viven en ella y la visitan.

Hace casi un año, el 11 de agosto de 2020, el acalde, junto a las concejalas Asunción Moriana y Saray Portillo se reunía con representantes de la recién constituida Asociación de Vecinos ‘Centro de Cuenca’, en concreto con Víctor Castillejo y Cecilia de la Puente. Según informaba el Consistorio en nota de prensa, en el encuentro se analizaron cuestiones que preocupan a los residentes de la zona como la limpieza, el mantenimiento urbano, el tráfico y los ruidos, especialmente cerca de las zonas de ocio.

Entre otros asuntos, el alcalde avanzó a la asociación su intención de prohibir el consumo de alcohol en la vía pública y se comprometió a reforzar el control sobre el cumplimiento de los horarios de las terrazas. Otro de los compromisos de Dolz fue el relativo al mantenimiento del centro de Cuenca. El año pasado alcalde prometió una limpieza a fondo por zonas. A la vista está que, tal y como luce Carretería en estos momentos, las intenciones del primer edil no han dado sus frutos.

Justo dos meses después de la reunión, la mencionada asociación de vecinos dirigía una carta al Ayuntamiento de Cuenca solicitándole información sobre el proyecto EDUSI (Estrategia de Desarrollo Urbano de la Ciudad), fondos de los que dispone el Consistorio de Cuenca desde el año 2016. 

La Carretería de antaño…

Nada tiene que ver la Carretería de ahora con la de hace unos años. Como nos cuenta nuestro compañero, Pepe Monreal, no se trata de hacer un canto a la nostalgia, porque el tiempo avanza y hay que saber acomodarse al ritmo que nos marca la vida, pero tampoco es inoportuno volver la vista atrás y revivir el pasado. Siento el paso de los años, y me apena contemplar cómo han ido desapareciendo de la ciudad comercios y comerciantes, lugares entrañables que me devuelven a mi infancia. Recuerdo el sabor de los helados, con cucurucho de barquillo de chocolate de la pastelería Arrazola; el ruido de la máquina de afilar de Yajeya, el frescor y la penumbra de la tienda de telas de Narciso Díaz, que marcaba el límite de Calderón de la Barca con la Plaza de Cánovas (nombre que perdura en el recuerdo), antesala de Carretería, la ‘gran calle’ del comercio conquense. Vuelven a mi memoria el zaguán de la Posada de Santa Luisa, el ajetreo de entrada y salida de clientes de la cordelería y venta de aperos y semillas de Carretero; el sonido insistente del martillo de los zapateros, El Gamo y Vindel, y la estrecha peluquería de caballeros junto a la taberna de La Maña, regentada anteriormente por ‘El Tío Pinocho’. Un local con solera y cierto aire bohemio, que, posiblemente, fuera el más antiguo de la capital, que era punto de encuentro de un variopinto mestizaje de conquenses y viajeros. Un vaso de vino peleón y vuelta otra vez al camino de la vida…

Historias de Carretería que forman parte de Cuenca, de una calle y su entorno a la que le corresponde ocupar un lugar importante en la ciudad, seguir siendo el referente del comercio y de la vida de la capital y no estar sometida a las promesas incumplidas y a las ocurrencias de turno. Tristeza, pintadas, cierres, desconcierto… la calle Carretería no se lo merece.

Texto: AGA

Foto: Inmueble en alquiler de la calle Carretería de Cuenca

 
Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Batalla de Talavera, en la que participó Bassecourt, el 28 de julio de 1809 El 22 de junio, el comandante general de Cuenca Luis Alejandro Bassecourt [...]

De aquellos polvos estos lodos

De aquellos polvos estos lodos

Suele suceder que, cuando detectamos un problema, como sucede con los incendios forestales, este nos muestra lo que se suele decir la punta del iceberg, [...]

El diamante de la alimentación

El diamante de la alimentación

Si hay un producto que forma parte de nuestra vida es sin duda alguna el ajo y está, como dicen por ahí, hasta en la sopa. Sus magníficas [...]

Adiós, otra vez, a los multicines

Adiós, otra vez, a los multicines

Cuando unas salas de cine cierran, la primera y básica razón que se le ocurre a cualquiera es que no son rentables. Mucho ha cambiado la [...]

Pintar para disimular

Pintar para disimular

Lo del arreglo de carreteras en la provincia de Cuenca parece que va a consolidarse como una de las asignaturas pendientes de los distintos gobiernos [...]

'Mangana', faro de historia. El Seminario Conciliar de San Julián

Es mucho lo que se ha escrito sobre esta insignia histórica, bien y mal, atinado y desacertado pero hay que reconocer que Mangana ha representado [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: