La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

El palacio ignorado

Actualidad


El 16 de junio de 1993, el entonces director general de Cultura de la Junta de Comunidades, Máximo Díaz-Cano del Rey, firmaba el expediente de incoación para la declaración de Bien de Interés Cultural con la Categoría de Monumento del Palacio de los Gosálvez. Han pasado 28 años desde que esta espectacular construcción, que se encuentra en el término municipal de Casas de Benítez, entrara a formar parte de una lista, la de los BIC conquenses, que en la actualidad supera los 110 integrantes. ¿Qué supone para estos edificios y parajes formar parte de este top? Pues algo muy sencillo se les reconoce su valor histórico y singularidad, además de su relevancia para la sociedad, lo que conlleva que han de ser protegidos. Hasta aquí la teoría. Ahondamos en la materia. La declaración de un monumento como BIC conlleva un proceso administrativo convenientemente justificado. Una vez concedido el título, las administraciones en general, y la Junta de Comunidades en especial, como competente en la materia, debe de comenzar a ejecutar la parte del compromiso adquirido con ese bien cultural, es decir, básicamente no solo el evitar que lo perdamos, sino rehabilitarlo si su estado lo requiere para que siga formando una parte importante de nuestro legado y reclamos turísticos.

Una apasionante historia

En el año 1841 llegan a esta zona limítrofe entre Cuenca y Albacete unos comerciantes alicantinos, la familia Gosálvez. Constituyen una sociedad de la que forman parte que comienza a construir edificios para que alberguen no solo la incipiente industria del papel sino otras instalaciones fabriles. En 1847 ya está construida la casa grande de la Heredad del Pastor y 9 años más tarde se crea la firma comercial ‘Viuda de Gosálvez e hijo’. La familia venderá una gran parte de sus propiedades para invertir y mejorar las explotaciones industriales y agrarias del Puente de Don Juan, paraje en el que se encuentra tanto la residencia como el resto de los edificios. Para hacernos una idea de la magnitud de los negocios de este lugar, se trazan carreteras para traer desde la Serranía de Cuenca material para la obtención del papel, se propuso un proyecto de ferrocarril y se modificó el curso del río Júcar para poder usar el salto de agua para obtener energía eléctrica. Ingenieros, arquitectos, comerciantes, médicos o técnicos son algunas de las profesiones de quienes viven en estos momentos en la zona. A principios de 1900 se comienza a cultivar ‘champignon de París’ en sótanos de edificios, en lo que fue, posiblemente, el origen del actual y tradicional champiñón de La Manchuela. La fabricación del papel siguió hasta 1936 año en el que el gobierno republicano mandó incautar el complejo industrial. Se instalaron talleres de aviación y se excavaron refugios. El Palacio sirvió de Hospital-Maternidad comarcal. En los años de la dictadura retomó su actividad industrial. A partir de 1970 comenzó a disminuir su producción. Y desde esa fecha hasta ahora, el abandono se fue apoderando del lugar, hasta llegar, hoy en día, a un deplorable estado de conservación.

¿Y ahora qué?

El Palacio de los Gosálvez y su entorno se encuentran, en la actualidad, en una situación crítica. Conocido como el Versalles de La Mancha, forma parte de la Lista Roja que la Asociación Hispania Nostra elabora con los monumentos cuyo avanzado deterioro hace peligrar, incluso, que sigan en pie. La Diputación Provincial de Cuenca dejaba proyectada en 2019 una inversión de 1 millón de euros para comenzar a rehabilitarlo, dinero que fue anulado al tomar posesión la actual corporación.   
La gravedad de su estado es tal que la Junta de Comunidades remitía el pasado mes de octubre a la Fiscalía General del Estado, en concreto a su Unidad de Medio Ambiente y Urbanismo, un escrito firmado por la delegada Sonia Isidro en el que no sólo se reconocía literalmente, “el alarmante y progresivo deterioro del edificio principal, construcciones aledañas y del entorno ambiental” del Palacio, sino que instaba a la Diputación Provincial a que se “retomen las conversaciones para alcanzar la posibilidad de cesión temporal del inmueble para su destino a usos sociales y culturales y detener el proceso de ruina y degradación actual”.

Desde esa fecha, nada se ha vuelto a saber de las intenciones de las administraciones con respecto a este maravilloso paraje y los edificios que alberga. Hace unos días, el partido socialista de Cuenca emitía un comunicado, a raíz del derrumbe de parte del muro de la calle Canónigos, en el que calificaba de despropósito que se invirtiera en el palacio de los Gosálvez. La argumentación para seguir oponiéndose a recuperar este monumento era que, pese a pertenecer a Casas de Benítez, se encuentra a cien metros de la provincia de Albacete. Una explicación poco convincente y nada acorde con la obligación y responsabilidad que tienen las administraciones de mantener y cuidar el patrimonio. ¿No se encuentra este monumento en la provincia de Cuenca? ¿A partir de ahora se va a descartar una inversión porque esté cerca de Madrid, Albacete Guadalajara o Valencia? Lo cierto y verdad es que nuestra provincia no puede permitirse el lujo de perder más patrimonio. ¿De qué sirve seguir escuchando hablar de revitalizar el mundo rural y nuestros pueblos cuando ni siquiera se es capaz de mantener lo que ya tenemos?

Texto: AGA

Foto: Imagen del interior del Palacio de los Gosálvez (Casas de Benítez, Cuenca)

  • Deterioro del palacio de los Gosálvez
  • Deterioro del palacio de los Gosálvez
  • Deterioro del palacio de los Gosálvez
  • Deterioro del palacio de los Gosálvez
  • Deterioro del palacio de los Gosálvez
  • Deterioro del palacio de los Gosálvez
  • Deterioro del palacio de los Gosálvez
  • Deterioro del palacio de los Gosálvez
  • Deterioro del palacio de los Gosálvez
Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Batalla de Talavera, en la que participó Bassecourt, el 28 de julio de 1809 El 22 de junio, el comandante general de Cuenca Luis Alejandro Bassecourt [...]

De aquellos polvos estos lodos

De aquellos polvos estos lodos

Suele suceder que, cuando detectamos un problema, como sucede con los incendios forestales, este nos muestra lo que se suele decir la punta del iceberg, [...]

El diamante de la alimentación

El diamante de la alimentación

Si hay un producto que forma parte de nuestra vida es sin duda alguna el ajo y está, como dicen por ahí, hasta en la sopa. Sus magníficas [...]

Adiós, otra vez, a los multicines

Adiós, otra vez, a los multicines

Cuando unas salas de cine cierran, la primera y básica razón que se le ocurre a cualquiera es que no son rentables. Mucho ha cambiado la [...]

Pintar para disimular

Pintar para disimular

Lo del arreglo de carreteras en la provincia de Cuenca parece que va a consolidarse como una de las asignaturas pendientes de los distintos gobiernos [...]

'Mangana', faro de historia. El Seminario Conciliar de San Julián

Es mucho lo que se ha escrito sobre esta insignia histórica, bien y mal, atinado y desacertado pero hay que reconocer que Mangana ha representado [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: