La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

La historia del “no” a invertir 13 millones de euros en Cuenca

Actualidad


Determinadas acciones en política pasan desapercibidas en su momento y tienden a olvidarse con el paso del tiempo. Afortunadamente, tanto los documentos oficiales como las hemerotecas se encargan de guardar con rigor lo acontecido por si algún curioso quiere conocer de primera mano la evolución de los hechos. Esta es la historia de 13 millones de euros, que se dice pronto, para ser más concretos, y en aras de la rigurosidad, 13.144.500 que tenían como destino 40 proyectos en nuestra provincia. De la mayoría de estas iniciativas no se ha vuelto a saber nada, unos pocos han llegado a su fin, a otro se le ha rebajado el montante económico a precio de saldo y los restantes van con retraso, a un paso lento que acelerará, a buen seguro, a medida que se acerque mayo de 2023.

La protagonista de esta historia es la Diputación de Cuenca. Corría finales de 2018 y la buena salud de la institución provincial, saneada con un riguroso y prolongado plan de ajuste aplicado desde 2011, prometía para el siguiente año unos suculentos remanentes para invertir en distintos lugares de la provincia. Tras meses de trabajo y de superación de trámites administrativos por fin, el 29 de mayo de 2019, el pleno de la institución provincial aprobaba con los votos a favor de los 14 diputados populares frente a los 9 en contra de los socialistas y el de la representante de Izquierda Unida, el acometimiento de este ambicioso plan de inversiones centrado en las dos líneas vertebrales que habían caracterizado el trabajo de la Diputación en esas dos legislaturas, el patrimonio y la mejora de carreteras y caminos. 

El quinto punto del orden del día de ese pleno recogía textualmente Destino del superávit presupuestario resultante de la liquidación del presupuesto de 2018 a inversiones financieramente sostenibles. Desde la Intervención se informaba de que la ley presupuestaria obligaba a emplear el dinero sobrante a reducir deuda, pero que también se permitía emplearlo en otros fines con unos requisitos y en beneficio de la mejora de, en este caso, la provincia. Analizadas las cuentas y la pretensión de la corporación provincial, en ese momento presidida todavía por el popular Benjamín Prieto, se autorizaba la inversión en esos 40 proyectos a los largo y ancho de la provincia conquense.

La Diputación cambió de signo político y los socialistas comienzan a gobernarla después de ocho años en la oposición. A finales de agosto de 2019, en algo más de un mes tras la toma de posesión, una de las primeras decisiones del actual presidente fue la de anular todas las inversiones programadas por el anterior equipo de gobierno. Chana se escudó en la forma en la que se aprobaron esos proyectos y no en el fondo de los mismos. Se aprobaron, es cierto, cuando habían pasado tres días de las elecciones municipales y autonómicas, que propiciaron un cambio de gobierno. Aunque, también hay que decirlo, la planificación de las inversiones llevaba meses gestándose y todos los informes técnicos eran favorables a que el procedimiento fuese tal y como se llevó a cabo. Los socialistas en ese pleno de agosto votaron si, pero, en este caso, a que se dejaran de invertir 13 millones de euros en la provincia. Si el origen de su anulación fue el matiz de la forma, ¿por qué dos años después el actual gobierno no ha ejecutado la mayor parte de esas inversiones tan necesarias y financieramente sostenibles? 

Y es que de 28 actuaciones de las 40 contempladas, nada se sabe. 7 de ellas se han llevado a cabo, otra también, pero a mitad de precio y las 4 restantes han sido anunciadas, pero sin fecha para su inicio.

Proyectos y cuantías.

Vamos a comenzar con los detalles. Para la rehabilitación del Castillo de Santiaguillo de la Torre, su segunda fase, se contemplaban 500.000 euros. Un proyecto pionero, la conservación de las torres de telégrafos de la provincia se llevarían un total de 120.000. El castillo de Rochafría, en Beteta, 200.000 y la iglesia de Albaladejo del Cuende 250.000 misma cantidad que la antigua ermita de San Mamés de Huerta de la Obispalía. También se ha quedado sin 530.000 euros el convento de El Rosal, de Priego, la cuarta fase de la rehabilitación de la muralla de Cañete, a la que había destinados 270.000 euros o el Convento de los Franciscanos Descalzos de Torrejoncillo del Rey, con un total de 200.000 euros. Tan solo estas obras suman más de 2 millones de euros dinero que, recordemos y en contra de lo que los representantes socialistas provinciales llevan 10 años repitiendo, 8 en la oposición y 2 en el gobierno, no terminan en lo que despectivamente denominan piedras, sino en las empresas y empleados que realizan los trabajos.

Continuamos. Varios castillos tampoco serán recuperados para el disfrute de los conquenses y de los visitantes que llegan a la provincia, ni servirán de revulsivo para captar turistas, por mucho que las instituciones gasten dinero en promocionarla en Madrid. El de Puebla de Almenara, para el que había 370.000 euros, el de Saelices, que tenía destinados 280.000 y el de Cardenete, con 300.000. Un espectacular palacio, el de los Gosálvez de Casas de Benítez, sigue con su avanzado estado de deterioro, al anularle la corporación socialista el millón de euros que tenía concedidos hace dos años. En esta partida se contemplaba, también un total de 390.000 euros para continuar el proyecto Serranía en Vía de rehabilitación de antiguas estaciones de ferrocarril.  El Convento de Santo Domingo de Huete tenía asignado 1.350.000 euros en total para convertirlo en un centro tecnológico que tampoco han llegado hasta la localidad alcarreña. Por lo que se refiere a lo que sí se ha efectuado en este capítulo de patrimonio se encuentran las segundas fases tanto de la muralla de Uclés como de la de Alarcón, con 290.000 y 200.000 euros respectivamente y el puente de Fuentes con un total de 20.000. También se ha invertido en la ciudad medieval de Moya 200.000 euros de las 480.000 que había previstos. Una rebaja poco justificada teniendo en cuenta el incalculable valor monumental de este enclave.

En cuanto a caminos, la tónica sigue. Suprimidos están el de Tarancón a Tribaldos, por 350.000 euros, Fuente de Pedro Naharro y Uclés, que tenía asignados 280.000 euros, Las Pedroñeras-El Pedernoso, con 180.000 euros, Canalejas del Arroyo-Olmeda de la Cuesta, con 200.000 euros, el de Motilla del Palancar y El Peral, para el que se contemplaban 280.000 euros o el de Villarejo Periesteban-Cervera del Llano cuya inversión era de 200.000 euros. Salmeroncillos de Arriba y Salmeroncillos de Abajo tampoco verán acondicionado su camino por 80.000 euros ni San Clemente Matas Verdes por 610.000 euros como tampoco el de El Provencio y Las Mesas, que tenía asignados 250.000 euros. De este bloque se salvaron el camino Villar del Maestre y Valdecolmenas por 150.000 euros y Huete-Mazarulleque con 300.000.

El demandado carril peatonal y ciclista hacia la Ermita de Manjavacas en Mota del Cuervo, que contaba con 420.000 euros no tiene previsión de realizarse como tampoco el acceso a la estación de Mira, incluida en el Serranía en Vía, y que contaba con 180.000 euros. Si se ha anunciado un carril de las mismas características que el de Mota pero en Tarancón, hacia la ermita de Riánsares (falta conocer los criterios de por qué en un sitio si y en otro no) por 300.000 euros y el acceso a la Playa de Cañamares por 100.000. No hay, sin embargo, fecha para el inicio de estas obras. Los accesos ‘La Balsa’ en Valdemoro y a la Playeta de Víllora ya se realizaron por 85.000 y 40.000 euros respectivamente.

En cuanto a mejoras de carreteras Torrubia del Campo Almendros por 639.000 euros está anulada y también la Variante de El Provencio por 300.000. Anunciadas están la de Mota del Cuervo-Las Mesas, por 420.000 euros y la variante de Torrubia del Campo por 280.000, pero como en casos anteriores, sin fecha para su inicio.

Una inversión que no ha llegado al 10%

De los 13.144.500 millones de euros en estos dos años de legislatura sólo se han invertido 1.285.000, es decir un 9’7% de un dinero que estaba proyectado y programado para mejorar, como decíamos al principio un potencial de la provincia, el patrimonio y una grave carencia, las comunicaciones. La política de la actual Diputación Provincial, presidida por el socialista Martínez Chana, ha demostrado que no está entre sus prioridades atender de manera equitativa y por igual a las necesidades de nuestra provincia ni la de proporcionar empleo y generar riqueza a través de estas inversiones. El mantra del Parque Tecnológico que anunció hace dos años sigue siendo esa promesa fantasma cuya primera piedra, esta si será del agrado de su bancada y no las de nuestros monumentos, llegará a nuestras vidas a bombo y platillo a medida que se acerque la cita electoral de 2023. Un ejemplo de economía circular tan de moda y complementaria, parece ser, al macrovertedero y a su incendio que con tanto celo guarda en el pueblo del que es alcalde, Almonacid del Marquesado.

En resumen, el paso de estos dos años ha demostrado que la anulación de esos más de 13 millones de euros en nuestra provincia, y de los que solo se han invertido poco más de 1.200.000 no se debía sólo a una cuestión de forma como se empeño en defender Chana y si a un fondo que no era otro que el de que esta iniciativa la había proyectado y trabajado un gobierno de signo contrario al suyo.  

Texto: AGA

Imagen: Castillo de Rochafría, en Beteta, uno de los monumentos cuya inversión se anuló.

 
Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Batalla de Talavera, en la que participó Bassecourt, el 28 de julio de 1809 El 22 de junio, el comandante general de Cuenca Luis Alejandro Bassecourt [...]

De aquellos polvos estos lodos

De aquellos polvos estos lodos

Suele suceder que, cuando detectamos un problema, como sucede con los incendios forestales, este nos muestra lo que se suele decir la punta del iceberg, [...]

El diamante de la alimentación

El diamante de la alimentación

Si hay un producto que forma parte de nuestra vida es sin duda alguna el ajo y está, como dicen por ahí, hasta en la sopa. Sus magníficas [...]

Adiós, otra vez, a los multicines

Adiós, otra vez, a los multicines

Cuando unas salas de cine cierran, la primera y básica razón que se le ocurre a cualquiera es que no son rentables. Mucho ha cambiado la [...]

Pintar para disimular

Pintar para disimular

Lo del arreglo de carreteras en la provincia de Cuenca parece que va a consolidarse como una de las asignaturas pendientes de los distintos gobiernos [...]

'Mangana', faro de historia. El Seminario Conciliar de San Julián

Es mucho lo que se ha escrito sobre esta insignia histórica, bien y mal, atinado y desacertado pero hay que reconocer que Mangana ha representado [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: