La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

6 de Agosto de 1706: Cuenca, atacada por los austracistas en la Guerra de Sucesión (y III)

Historia


Capitularon, concediéndoles las vidas y quedaron prisioneros de guerra. Fueron cogidos muchos de los rebeldes con su cabo Ahumada, con su regimiento de Portugal, el del brigadier de Holanda, el de Napolitanos y el de Alemanes con un general de batalla; un brigadier, dos coroneles, tres tenientes, veinticinco capitanes, cinco sargentos mayores, nueve ayudantes, once alféreces, sesenta y dos sargentos, tres piezas de artillería y tres mil libras de pólvora. 

Salió toda esta gente sin armas y todos fueron conducidos al castillo de Alarcón. El triunfo ha sido grande, pues entre muertos, prisioneros y desertores han perdido en esta empresa los enemigos más de dos mil doscientos hombres, destacamento considerable y más en la ocasión de ir tan disminuido su ejército. Los irlandeses, en medio de estas controversias de la capitulación, se retrajeron a la catedral, y viendo el suceso salieron con la divisa de nuestro rey (Felipe V), apellidando su nombre, por cuya acción se les concedió partido en nuestras tropas. Un caballero, viendo que su casa era estorbo para que los nuestros operasen, mandó salir a su familia, le puso fuego y facilitó el paso para conseguir esta restauración.

Marcharon los nuestros a incorporarse al Ejército Real y dejaron de guarnición dos regimientos de españoles y un brigadier francés, caballero de la orden de San Luis, por gobernador de la plaza, de tan relevantes prendas que con su amoroso y discreto trato mitiga el susto que ha padecido esta lealísima y noble ciudad.

Entraron los nuestros el día de San Francisco de Borja, llegaron las tropas el día de San Francisco de Asís, conque esta ciudad se halla deudora de veneraciones a estos dos defensores, tremolando el estandarte de la mejor compañía el gran duque IV de Gandía para restablecer el eucarístico sacramento, figurado en el cáliz de sus armas, y el sacrosanto sacrificio de la misa elevado a mayor veneración. El serafín, la bandera de María para eternizar su devoción, siendo estrella que guíe a la mayor exaltación de la fe con cuyos guiones consiguieron la libertad, la fe y sus fieles al de su cautiverio; por cuya gloria, publicando procesión general, se cantó el Te Deum Laudamus, precediendo tres noches los fuegos y luminarias, haciéndose lenguas las campanas y voces los corazones de alborozo de aquellos fidelísimos vasallos, con repetidas aclamaciones a nuestro rey y señor, agradeciéndole el cuidado de su restauración. Goza ya de una paz tranquila, un cielo sereno que estuvo encapotado de nubes dos meses, que lo oscurecieron infieles nieblas cuyo triunfo y devoración (sic) de tinieblas se les debe a los dos Franciscos y al rey nuestro señor, que guarde felices siglos para castigo de infieles y exaltación de la fe católica.  

Hasta aquí lo contenido en el documento referido. En próximos números ofreceremos un suceso que se produjo en los aledaños de la catedral durante el asedio de las tropas austracistas el 9 agosto de 1706 y que obra en el Archivo Diocesano de Cuenca.

(Fin)

Imagen:  Batalla de Denain. Óleo de Jean Alaux, 1839.- Palacio de Versalles
Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Batalla de Talavera, en la que participó Bassecourt, el 28 de julio de 1809 El 22 de junio, el comandante general de Cuenca Luis Alejandro Bassecourt [...]

De aquellos polvos estos lodos

De aquellos polvos estos lodos

Suele suceder que, cuando detectamos un problema, como sucede con los incendios forestales, este nos muestra lo que se suele decir la punta del iceberg, [...]

El diamante de la alimentación

El diamante de la alimentación

Si hay un producto que forma parte de nuestra vida es sin duda alguna el ajo y está, como dicen por ahí, hasta en la sopa. Sus magníficas [...]

Adiós, otra vez, a los multicines

Adiós, otra vez, a los multicines

Cuando unas salas de cine cierran, la primera y básica razón que se le ocurre a cualquiera es que no son rentables. Mucho ha cambiado la [...]

Pintar para disimular

Pintar para disimular

Lo del arreglo de carreteras en la provincia de Cuenca parece que va a consolidarse como una de las asignaturas pendientes de los distintos gobiernos [...]

'Mangana', faro de historia. El Seminario Conciliar de San Julián

Es mucho lo que se ha escrito sobre esta insignia histórica, bien y mal, atinado y desacertado pero hay que reconocer que Mangana ha representado [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: