La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Albendea, quiero vivir en mi pueblo

Actualidad


Nacer española es el mayor regalo, junto al de mi familia y amigos, que Dios me podía dar. Si a esto le sumamos el de ser conquense, pues ya para qué queremos más… Cuenca es maravillosa, de norte a sur y de este a oeste, y no me cansaré de decirlo, y no me cansaré de descubrirla. Estos días atrás tuve la oportunidad de hacer lo propio con lo que yo suelo denominar como una joya oculta, y no porque sus habitantes la escondan, no, todo lo contrario, la miman y cuidan para hacer de ella un lugar digno y atractivo para vivir, para disfrutar de una jornada de turismo cultural, natural, o incluso disfrutar de una jornada de peregrinaje jacobeo por la conquense Ruta de la Lana. Me estoy refiriendo a Albendea y su entorno. Y descubrí Albendea de la mano del mejor de los cicerones que podía imaginar, su alcalde, Don Luis Enrique Pérez Bueno, que nos transmitió el amor por su pueblo desde el minuto uno de la visita.

Comenzamos conociendo el buque insignia de los edificios de Albendea, que como suele ocurrir en la mayoría de estos pueblos, es su iglesia. Al igual que las demás iglesias de la comarca, esta es de un estilo románico tardío, empezándose a construir en un período de transición del románico al gótico en el siglo XIII, pero de su fábrica primitiva queda muy poco, sólo el ábside circular. Son varios los detalles a destacar. En primer lugar, el extraordinario trabajo de rehabilitación que se está llevando a cabo, respetando la estructura original del templo, pero sacando a la luz espacios encubiertos como un vano almenado bajo el tejado que podría haber tenido un uso defensivo de la villa y que se espera poder abrir a la visita del público. En segundo lugar, remarcar también en su interior, el magnífico retablo de mazonería plateresca de la capilla del conde de Marañón, una de las obras conquenses más importantes de la época. El resto de obras y tallas son posteriores a la contienda civil, ya que durante esta fueron destruidas todas ellas. Todavía se pueden observar al final del pasillo central de la iglesia las señales sobre las baldosas que dejó el fuego de la hoguera que se hizo para la quema de imágenes, marcas que nos recuerdan lo que nunca debió pasar, lo que nunca debería volver a pasar. El camino del diálogo y del entendimiento es siempre la mejor opción.

Ir a Albendea y acercarse al Mausoleo Romano de Llanes es casi de obligado cumplimiento. Declarado Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento, se trata de una construcción original de época romana realizada con sillarejos de piedra tobácea con morfología triabsidiada y una cripta en donde se encontraba el enterramiento. En la actualidad, y dado que también se le dio uso como ermita, están apareciendo enterramientos de épocas posteriores a su alrededor que están siendo excavados. Dada la importancia de este mausoleo, nos podemos hacer una idea del yacimiento arqueológico que debe haber en toda la zona. La pena es, como ocurre en la mayoría de estos casos, la falta de inversiones por parte de las administraciones para su puesta en valor como motor dinamizador de la comarca.

No menos interesante fue descubrir, de la mano de Luis, los restos de una antigua cantera de piedras de molino. Retrotraerse a aquellos años de nuestros mayores, en los que los duros trabajos agrícolas nada tenían que ver con la vida actual de los pueblos, pero en cambio estos estaban más vivos que ahora, nos hizo preguntarnos, a la sombra de un hermoso y superviviente chozo, qué estamos haciendo mal para que la despoblación del medio rural sea cada vez un problema mayor.

Alcaldes como Luis nadan contra corriente para dotar a sus pueblos de una vida digna, no carente de servicios básicos, donde la despoblación deje de ser un hecho y en donde las riquezas naturales que la zona les ofrece puedan revertir en bien y prosperidad de sus habitantes. Y lo de nadar, paradójica y metafóricamente hablando, lo va a tener difícil este verano. Albendea cuenta con una de las ocho zonas naturales de baño sanitariamente controladas de la provincia de Cuenca, con una preciosa área recreativa, que en esta época del año podría suponer una inyección de oxígeno para el municipio por los visitantes que atraería, pero el consistorio se ha visto obligado a prohibir el baño por el mal estado de los accesos a la zona, ya que no puede garantizar la seguridad de las personas en caso de accidente ni la vigilancia. A principios de diciembre de 2021, el delegado provincial de Desarrollo Sostenible, Rodrigo Molina en una visita a la localidad, prometía que el Gobierno de Castilla-La Mancha mejoraría el área recreativa de Cueva Tomás en la localidad de Albendea con el objetivo de poner en valor “uno de los parajes más importantes de la comarca”, información toda esta extraída de la prensa provincial y oficial regional. Rodrigo Molina explicaba que las intervenciones se centrarían en las mejoras de la subida a la cueva, el camino de acceso, así como en las barbacoas y mesas del paraje a lo que el consistorio sumaría la retirada de residuos y la vigilancia de la playa en época estival. El delegado provincial de Desarrollo Sostenible reafirmaba el compromiso del Gobierno de Emiliano García-Page con estos enclaves “que potencian aún más el turismo en nuestra provincia contribuyendo a hacer frente al reto demográfico”. Ni que decir tiene, que la consabida fotografía propagandística y electoralística fue hecha, pero a la vista del estado en el que está el área, el compromiso para con el pueblo del que son servidores públicos no fue asumido. Mentiras y más mentiras, y promesas incumplidas. La única solución que le queda a un ayuntamiento como el de Albendea es el de prohibir el baño en una zona de esparcimiento tan idílica como la de Cueva Tomás, aún en claro detrimento de los intereses de los albendurrios y de los visitantes que pudieran recibir. Pero el acceso de vehículos de mantenimiento, tanto de limpieza como de seguridad, hoy por hoy es inviable, la contratación de personal de vigilancia, si no es con ayuda y a cargo de los planes de empleo de la Diputación, tendrían que ser a expensas de algún servicio básico del ayuntamiento… ¿De verdad esto es luchar contra la despoblación?

Los días 15 y 16 de junio tuvo lugar en Bruselas la Conferencia del Pacto Rural Europeo y Castilla-La Mancha fue invitada por su Ley frente a la Despoblación. En declaraciones recogidas por el Diario de Castilla La Mancha, Martínez Guijarro, defensor en Bruselas de esta ley, decía: “que otros países europeos quieren conocer la Ley sobre Despoblación de Castilla-La Mancha para adoptar medidas similares…” ¿Es esto un chiste? ¿Les dijo usted también que a muchos les han dejado sin tren?
ALBENDEA, QUIERO VIVIR EN MI PUEBLO.

Texto: Ana Martínez

Fotos: Raúl Contreras y Ana Martínez

 
Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Batalla de Talavera, en la que participó Bassecourt, el 28 de julio de 1809 El 22 de junio, el comandante general de Cuenca Luis Alejandro Bassecourt [...]

De aquellos polvos estos lodos

De aquellos polvos estos lodos

Suele suceder que, cuando detectamos un problema, como sucede con los incendios forestales, este nos muestra lo que se suele decir la punta del iceberg, [...]

El diamante de la alimentación

El diamante de la alimentación

Si hay un producto que forma parte de nuestra vida es sin duda alguna el ajo y está, como dicen por ahí, hasta en la sopa. Sus magníficas [...]

Adiós, otra vez, a los multicines

Adiós, otra vez, a los multicines

Cuando unas salas de cine cierran, la primera y básica razón que se le ocurre a cualquiera es que no son rentables. Mucho ha cambiado la [...]

Pintar para disimular

Pintar para disimular

Lo del arreglo de carreteras en la provincia de Cuenca parece que va a consolidarse como una de las asignaturas pendientes de los distintos gobiernos [...]

'Mangana', faro de historia. El Seminario Conciliar de San Julián

Es mucho lo que se ha escrito sobre esta insignia histórica, bien y mal, atinado y desacertado pero hay que reconocer que Mangana ha representado [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: