La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Turismo, ¿qué falla?

Actualidad


Convertirse en un referente turístico no es una tarea sencilla. Numerosos y variados son los factores que hay que tener en cuenta para atraer visitantes. Hoy en día resultar afortunado en una elección entre las múltiples opciones que se presentan se convierte realmente en un logro. La evidencia de que los tiempos cambian es indiscutible y, con ellos, las necesidades y exigencias de las personas que se deciden a emprender un viaje por placer. Situarse a la altura de las expectativas del turista es un trabajo constante, en el que confluyen los esfuerzos de hosteleros, administraciones, monumentos, parajes, actividades o eventos y donde los triunfos de estas pequeñas batallas quedan reflejados en la gran guerra de los números, de las estadísticas que nos muestran fríamente y sin tapujos si estamos en el buen camino o, por el contrario, algo falla.

Las excelencias de la provincia de Cuenca y sobre todo su potencial a la hora de convertirse en un reclamo turístico no acaba de despegar. Numerosos han sido los intentos institucionales de convencernos de que una campaña publicitaria o en una asistencia a la Feria Internacional de Turismo, FITUR, se han convertido en el punto de inflexión para comenzar una progresiva y fructífera escalada en el difícil empeño de atraer visitantes, pero más tarde llegan esas estadísticas que nos devuelven a la realidad y, lo más preocupante, nadie se responsabiliza de profundizar en qué hay que cambiar o mejorar para revertir la situación.

Analizar algunos de los datos que arroja el Instituto Nacional de Estadística sobre las pernoctaciones de los turistas en nuestra provincia plantea bastantes interrogantes y conclusiones que sorprenden. Es cierto que, desde marzo del año pasado, tenemos que contar con un factor que ha condicionado todos los aspectos de nuestras vidas, el coronavirus, pero aún con las limitaciones, toques de queda, cierres perimetrales y demás, las cifras en este sentido siguen evidenciando que el turismo se encuentra entre las múltiples asignaturas pendientes que solucionar de nuestra provincia.

En marzo de este año, pernoctaban en Cuenca un total de 9.756 personas. Resulta llamativo que esta cifra sea inferior al mismo mes de 2020, cuando los alojamientos en la provincia albergaban a 10.821 personas, teniendo en cuenta que a mediados de marzo del año pasado se comenzaba el confinamiento más estricto de los que hemos vivido durante la pandemia. Es cierto que las comunidades que más surten de turistas a Cuenca, Madrid y Valencia, han estado cerradas en largos periodos, pero ¿no se ha perdido la ocasión en estos últimos meses de promocionar y potenciar los destinos regionales y en concreto de nuestra provincia entre los propios castellanomanchegos? En julio de 2020, la Diputación de Cuenca presentaba una campaña de promoción turística en Madrid en la que se invirtieron 125.000 euros. Según anunciaba el propio presidente de la institución, el mercado potencial de la iniciativa ascendía a 10 millones de personas. Durante julio de 2020, el INE cifra en 17.241 las pernoctaciones en Cuenca. El año anterior, en 2019, la cifra en ese mismo mes ascendía a 28.285 personas. Es decir, en 2019, durante ese periodo, visitaban Cuenca más personas que en 2020. ¿Qué beneficios ha aportado esta campaña publicitaria a nuestra provincia? ¿Se ha realizado un seguimiento por parte de la institución? ¿habrá una continuidad en la promoción o se optará por otros métodos? Más evidencias de que algo no funciona, en septiembre de 2019 la provincia de Cuenca registraba 29.623 personas alojadas. En el mismo mes del año pasado casi 10.000 turistas menos, un total de 19.872.

Fitur, ¿Qué nos aporta? 

Este mes de mayo Madrid acoge una nueva edición de la Feria Internacional del Turismo, Fitur. Este evento, que se celebra tradicionalmente en enero, ha cambiado sus fechas en 2021 condicionado por la pandemia. Según Ifema Madrid, en su edición de 2020, Fitur batía un récord de participación con 11.040 empresas de 165 países y regiones. La visitaban 150.011 profesionales y un total de 111.089 personas en general. Castilla-La Mancha cuenta en esta feria con un stand, situado en un lateral de uno de los pabellones, en el que unifica una representación de la oferta turística de las cinco provincias. Dedica un día, de los cinco que dura la feria, a cada una de ellas y deja en manos de las diputaciones tanto el pago del coste del stand como la gran parte de la elección de los reclamos que se ofrecen ¿qué aporta realmente la asistencia a Fitur a nuestra provincia? ¿con qué criterio profesional se preparan y eligen las actividades que se desarrollan? Recordemos, por ejemplo, el fiasco que supuso, el año pasado sin ir más lejos, la presentación de la campaña ‘Cuenca, ven y respira’ que el Ayuntamiento de la capital tuvo que retirar días más tarde de haberla difundido tanto en Madrid Fusion como en la propia Fitur, ya que resultó sospechosamente parecida a un vídeo promocional de la localidad valenciana de Gátova. ¿Puede una ciudad Patrimonio de la Humanidad cometer este tipo de errores?

Llegados a este punto, parece que, entre las instituciones, prima más el no dejar de asistir a Fitur, el cumplir un expediente impuesto desde que se celebra este evento, que el preparar concienzudamente la presencia en un escaparate que exige una profesionalización y un trabajo constante, a lo largo de todo el año, además de la renovación necesaria para competir y plantar batalla al resto de destinos que en Madrid se concentran en estas fechas.

Plan Estratégico 2020-2023

En la actualidad y en teoría, Castilla-La Mancha se encuentra inmersa en un Plan Estratégico que empezaba el pasado año y cuyos resultados deberían de ser visibles en 2023. El documento lo componen un total de 78 páginas que describen la evolución de este sector desde 2015 y plantea una serie de acciones encaminadas a revalorizar la oferta regional desde diferentes aspectos. Aparte de esta declaración de intenciones, el documento elaborado por el actual gobierno autonómico, no plantea ningún tipo de metas ni tampoco aporta ideas novedosas sobre las que trabajar para posicionar y consolidar el sector y, sobre todo, aumentar el número de turistas que nos visitan. Organizar viajes para periodistas e influencers, campañas de publicidad en medios o ayudas para internacionalizar las empresas componen básicamente el Plan Operativo de Marketing Turístico. Nada nuevo, como se puede comprobar, ni mucho menos innovador que ayude a este despegue tan necesario.

En el análisis DAFO de este Plan Estratégico se recogen algunos puntos que chocan frontalmente con la realidad que vive nuestra región. Como una de las fortalezas de Castilla-La Mancha y por tanto de Cuenca, la Junta ensalza nuestra riqueza patrimonial y natural. ¿Cómo se cuida y conserva este patrimonio sin destinar ni un solo euro a su rehabilitación? También se refiere el análisis, textualmente a la “alta conectividad de transporte en la región” ¿suprimiendo el tren convencional y sin autobuses? ¿realmente constituye el transporte público una fortaleza en Cuenca? Habla también el análisis de la puesta en marcha de nuevas infraestructuras turísticas en los próximos años como una oportunidad de desarrollo del sector. A mediados de 2021, ¿Cuántas se han puesto en marcha? ¿se han ocupado de consolidar las que ya existentes? Entre las debilidades que se citan se encuentran, por ejemplo, las necesidades formativas en el sector turístico, ¿esta es la razón, por ejemplo, de que la Diputación negara un taller de empleo al Ayuntamiento de Villar de Domingo García para, precisamente, iniciar a jóvenes en este campo? Recordemos la necesidad que tiene el mosaico de Noheda de regular y potenciar sus visitas y, sobre todo, de pagar los gastos de una apertura nada rentable y de la que se desentendió la Junta hace ya casi un año. Poco nos va a suponer el turismo como revulsivo si entre las debilidades del estudio la Junta incluye, textualmente los “destinos con potencial turístico con alta despoblación y capital humano” como un impedimento para su desarrollo, en vez de como una oportunidad para, precisamente, fijar población en nuestro territorio. Una vez más, las intenciones de los escritos no se ajustan a la realidad ni, mucho menos, la solucionan.

Ahora, sin Casas Colgadas

La capital, Cuenca, se enfrenta a un nuevo reto. El acceso a su reclamo por excelencia, las Casas Colgadas, ha sido cortado, en especial, el espectacular paseo que las unía al Parador desde el Puente de San Pablo y que proporcionaba a los turistas la fotografía más icónica de la ciudad. La culpa de este cierre la ha tenido el desprendimiento de parte de un muro de la calle Canónigos. Un incidente del que lo mejor que se puede concluir es que no ha causado daños personales pero que ha puesto en evidencia una más que clara falta de previsión y control sobre las intervenciones que se realizan en lugares históricos. Que en una Ciudad Patrimonio de la Humanidad se caiga parte de un muro a escasos metros de su monumento de fama más internacional no dice mucho, la verdad, de la política patrimonial, de inversión y de rehabilitación que están llevando a cabo las instituciones actuales. Habrá que comprobar si este derrumbe repercute en el número de visitantes y en qué medida. Lo que está claro es que poco aporta a la imagen de nuestra capital. Por cierto, hace 17 años, precisamente en un mes de mayo, nuestra capital vivía uno de sus momentos históricos y promocionalmente más rentables. Los entonces Príncipes de Asturias, Felipe y Letizia, la escogían para iniciar su luna de miel. Y paseaban, precisamente, desde el Parador hacia las Casas Colgadas, recorriendo el Puente de San Pablo...

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Batalla de Talavera, en la que participó Bassecourt, el 28 de julio de 1809 El 22 de junio, el comandante general de Cuenca Luis Alejandro Bassecourt [...]

De aquellos polvos estos lodos

De aquellos polvos estos lodos

Suele suceder que, cuando detectamos un problema, como sucede con los incendios forestales, este nos muestra lo que se suele decir la punta del iceberg, [...]

El diamante de la alimentación

El diamante de la alimentación

Si hay un producto que forma parte de nuestra vida es sin duda alguna el ajo y está, como dicen por ahí, hasta en la sopa. Sus magníficas [...]

Adiós, otra vez, a los multicines

Adiós, otra vez, a los multicines

Cuando unas salas de cine cierran, la primera y básica razón que se le ocurre a cualquiera es que no son rentables. Mucho ha cambiado la [...]

Pintar para disimular

Pintar para disimular

Lo del arreglo de carreteras en la provincia de Cuenca parece que va a consolidarse como una de las asignaturas pendientes de los distintos gobiernos [...]

'Mangana', faro de historia. El Seminario Conciliar de San Julián

Es mucho lo que se ha escrito sobre esta insignia histórica, bien y mal, atinado y desacertado pero hay que reconocer que Mangana ha representado [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: