La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Cuando el patrimonio y la cultura tienen color de partido

Actualidad


Este lunes 28, el señor Martínez Chana ha inaugurado el Centro de Oficios Artesanos en el espacio que la Diputación de Cuenca ha cedido a la Asociación Provincial de Talleres Artesanos Conquenses para que puedan desarrollar talleres y venta de productos. Dicho espacio es la Casa del Curato anexa a la iglesia de San Pedro. Este acto, con toda probabilidad, será de sobra conocido por todos, ya que la consabida foto ha sido publicada en todos los medios. Lo que quizá no sea tan conocido para la mayoría, es que este acto es fruto, una vez más, de la falta de amplitud de miras, de la falta de respeto hacia proyectos iniciados y aprobados por la anterior corporación… En definitiva, la cultura y el patrimonio quedan de nuevo secuestrados al servicio de los intereses del partido.

Que los artesanos conquenses tengan un espacio en donde realizar sus talleres, exponer sus trabajos y llevar a cabo actividades culturares y docentes, es algo absoluta e indiscutiblemente bueno para Cuenca. Los artesanos conquenses están al más alto nivel nacional e internacional, y son unos excelentes embajadores de nuestra ciudad y provincia. Por eso, este proyecto, desde que abandonaron la iglesia de Santa Cruz, iglesia que actualmente es ocupada por la nada rentable colección Polo y que cuesta a los castellanomanchegos la friolera de millón y medio de euros anuales, era necesario. ¿Pero esto justifica que sea a costa de otro recurso para Cuenca?

En el pleno del 30 de enero de 2019 de la Diputación, y tras consultar su acta, se aprueba la moción del Grupo Popular, con la que se acuerda iniciar el expediente para la creación y puesta en marcha del INSTITUTO DE DOCUMENTACIÓN SOBRE LA PRESERVACIÓN DEL PATRIMONIO HISTÓRICO Y CULTURAL. La sede de este Instituto sería la Casa Curato de San Pedro, propiedad de la Diputación. A nivel nacional sería el primer instituto de estas características, avalado y apoyado por la Asociación Nacional de Historiadores de Arte, situando a Cuenca como referente en el ámbito de la conservación y de la apuesta por el patrimonio tanto artístico como histórico, apuesta que supone un impulso seguro y contundente de la economía de nuestra región. Este instituto trabajaría conjuntamente con el Ayuntamiento de Cuenca, el Consorcio Ciudad de Cuenca, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y el Comité Español de Historia del Arte. Las funciones y servicios de este Instituto serían fundamentalmente las de preservar el mayor fondo documental y gráfico posible, con el fin de dar apoyo y ponerlo a disposición de profesionales y estudiantes, impulsar el estudio de la recuperación y conservación del patrimonio en todas sus áreas, así como asesorar y realizar informes a todos aquellos que lo solicitasen en temas de conservación de patrimonio. Sin olvidar todas las actividades de índole cultural que se generarían como resultado.

Como ya ocurrió con otros proyectos propuestos y aprobados en la anterior legislatura presidida por Benjamín Prieto, como es el caso de Serranía en Vía, éste también fue anulado y abandonado por el nuevo gobierno provincial, presidido por Martínez Chana. Teniendo en cuenta los últimos acontecimientos ocurridos en nuestra ciudad, como son el derrumbe del muro de Canónigos y la lamentable inclusión de la iglesia de la Virgen de la Luz en lista roja de Hispania Nostra, se hace más evidente la idoneidad de contar con un recurso como este Instituto, que catalice todos los problemas e inquietudes, con el fin de alcanzar un consenso a la hora de abordarlos. 

Un gobierno con amplitud de miras, con generosidad y verdadero sentido de gobernabilidad hacia el pueblo del que es servidor, hubiera mantenido este proyecto del Instituto de Documentación sobre la Preservación del Patrimonio Histórico y Cultural, y hubiera sacado igualmente adelante el Centro de Oficios Artesanos, porque ambos son importantes y necesarios para Cuenca, y ambos son perfectamente compatibles, y ambos suman para Cuenca. Pero la realidad es que los intereses de partido priman. La cultura y el Patrimonio no deberían tener color partidista ni ser moneda de cambio. Una vez más Cuenca se queda huérfana de apuestas que la catalicen y vertebren su desarrollo. ¡QUÉ PENA!

Texto: Ana Martínez

Foto: Imagen del exterior de la Casa del Curato

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Batalla de Talavera, en la que participó Bassecourt, el 28 de julio de 1809 El 22 de junio, el comandante general de Cuenca Luis Alejandro Bassecourt [...]

De aquellos polvos estos lodos

De aquellos polvos estos lodos

Suele suceder que, cuando detectamos un problema, como sucede con los incendios forestales, este nos muestra lo que se suele decir la punta del iceberg, [...]

El diamante de la alimentación

El diamante de la alimentación

Si hay un producto que forma parte de nuestra vida es sin duda alguna el ajo y está, como dicen por ahí, hasta en la sopa. Sus magníficas [...]

Adiós, otra vez, a los multicines

Adiós, otra vez, a los multicines

Cuando unas salas de cine cierran, la primera y básica razón que se le ocurre a cualquiera es que no son rentables. Mucho ha cambiado la [...]

Pintar para disimular

Pintar para disimular

Lo del arreglo de carreteras en la provincia de Cuenca parece que va a consolidarse como una de las asignaturas pendientes de los distintos gobiernos [...]

'Mangana', faro de historia. El Seminario Conciliar de San Julián

Es mucho lo que se ha escrito sobre esta insignia histórica, bien y mal, atinado y desacertado pero hay que reconocer que Mangana ha representado [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: