La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Donde dije digo, digo Diego

Actualidad


Cuando hablamos del Patrimonio Histórico parece que casi siempre nos fijamos en su vertiente artística y cultural, pero hay una parte de éste, prácticamente desconocida para la mayoría, que es el Patrimonio Histórico Industrial; vestigios de nuestro pasado que no sólo nos ayudan a entender y comprender el entramado industrial de antaño, sino que también nos han dejado una red de infraestructuras de un valor histórico, cultural, arqueológico y arquitectónico que no podemos perder, es más, que estamos obligados a recuperar y a poner en valor para nuestra generación y generaciones futuras.

Dentro de este Patrimonio Histórico Industrial, es destacable el de las Telecomunicaciones, y más concretamente el de la TELEGRAFÍA ÓPTICA Y SUS TORRES. Cuenca, por su posición estratégica dentro de la península, es la provincia de España en la que se instalaron más torres y, aún a pesar de la desaparición física de muchas y de la ruina de otras, conserva, a día de hoy, el mejor conjunto de torres de telegrafía óptica civil del país, que formaban parte de la línea Madrid-La Junquera y del ramal de la capital conquense, “un patrimonio singular con un valor histórico y paisajístico indudable”. Está formado por 16 torres que se encuentran ubicadas en Belinchón, Tarancón, Almendros, Saelices, Montalbo, Villares del Saz, Olivares, Valverde de Júcar, Olmedilla de Alarcón, Motilla del Palancar, Iniesta, Graja de Iniesta, Cuenca (2) Villanueva de los Escuderos, Abia de la Obispalía, Torrejoncillo del Rey (2), Campos del Paraíso y Uclés.

En España, la telegrafía óptica tuvo un breve período de uso, ya que su implantación fue tardía, 1844, respecto al resto de Europa debido a la inestabilidad política del momento. Aun así, supuso un antes y un después en la evolución de los sistemas de comunicación en España; por primera vez se envían mensajes complejos entre capitales de provincia de forma rápida, homogénea, regularizada y sin riesgos de ser interferidos. Se trataba de un sistema estratégico con el que el Gobierno pretendía comunicar Madrid con otras capitales de provincia, puertos y fronteras para reforzar la seguridad del Estado. Para ello se construyó una red de torres ubicadas en puntos elevados del terreno, que se comunicaban unas con otras empleando complejos códigos cifrados.

La morfología de las torres es similar en todas ellas y responde a un patrón común de carácter defensivo. Suelen tener tres plantas, la planta baja construida ataludada con troneras, gruesos muros y la puerta elevada. Están rematadas siempre con una terraza en donde se instalaba el aparataje de telegrafía. Las paredes en principio tienen ventanas en dos de ellas, normalmente las que están orientadas hacia la siguiente torre. Estas torres se construían en zonas elevadas que permitieran la visibilidad entre ellas, y próximas a núcleos de población con un fácil acceso.

La difusión a mediados del siglo XIX del telégrafo eléctrico como servicio público junto a la construcción del tendido ferroviario, la modernización del correo y la ampliación y mejora de la red de carreteras y caminos, contribuyeron al fin de la telegrafía óptica. El ramal con Cuenca terminó en 1855 y la línea Madrid-La Junquera en 1857.

En mayo de 2010, y coincidiendo con la presentación del libro "El progreso con retraso. La telegrafía óptica en la provincia de Cuenca" escrito por Jesús López Requena y editado por el Servicio de Publicaciones de la Diputación Provincial, esta institución, presidida entonces por Juan Ávila, anuncia que solicitará al Gobierno de Castilla-La Mancha el reconocimiento de las torres de telégrafo como Bien de Interés Cultural con la finalidad de promover su conservación y la posibilidad de utilizar socialmente este Patrimonio que guarda nuestra provincia.

En Abril de 2019, aún sin haber sido concedida todavía la declaración BIC, y viendo la necesidad inminente de recuperar este bien, la Diputación de Cuenca, presidida en ese momento por Benjamín Prieto, junto con el Colegio de Arquitectos de Castilla-La Mancha, y como resultado del marco de colaboración que mantienen en torno al patrimonio de la provincia, preparan un concurso para el proyecto de rehabilitación de la Torre de la Mendoza y su entorno, ubicada en el Cerro de El Terminillo, junto al futuro hospital de Cuenca y a la circunvalación de la CM-220, rehabilitación  que contemplaba tanto la recuperación física de la torre como la musealización de la misma. La recuperación de esta torre, así como la de las demás, suponía también una puesta en valor de las rutas de senderismo y del paisaje conquense. Posteriormente, en el pleno de junio de este mismo año, se aprueba destinar 40.000€ del remanente del ejercicio 2018, como parte de un paquete total de inversiones, para recuperar la torre de Naharros en el término de Horcajada de la Torre, en colaboración con la demarcación de Cuenca del Colegio de Arquitectos de Castilla-La Mancha. En el primer pleno ordinario de la nueva corporación de la Diputación de agosto del 2019, y siendo ya presidente el señor Martínez Chana, es revocado este paquete de inversiones para la provincia, lo que conlleva la paralización y abandono de todos estos proyectos.

Hace prácticamente un año, y después de diez de espera, con fecha 4 de agosto de 2020, las 16 torres ubicadas en la provincia de Cuenca, fueron declaradas Bien de Interés Cultural con la categoría de Sitio Histórico, y se establece alrededor de ellas un perímetro de protección del entorno inmediato, independientemente de su estado de conservación actual, teniendo en cuenta la doble necesidad de preservar sus restos materiales y mantener la línea visual entre torres. Según palabras de la consejera portavoz Blanca Fernández dichas ese día: “Es un lugar único para conocer este curioso sistema de comunicación, el internet del siglo XIX. Esta declaración busca la protección de este patrimonio de singular valor histórico y paisajístico y formará parte de los paquetes turísticos que hoy mismo ha presentado la Consejería de Economía, Empresas y Empleo, como ruta turística para potenciar a la región como destino de interior”. Un año ha pasado ya de esta declaración de intenciones, y la ausencia de actuaciones es total y absoluta, tanto por parte de la Junta como de la Diputación Provincial de Cuenca. Declaración llena de promesas, pero vacía de compromisos. Cuenca se ha colocado a la cabeza de la protección de todo un conjunto de arqueología industrial y patrimonio tecnológico, pero que pide a gritos la intervención de nuestros políticos y el desarrollo de proyectos de rehabilitación y puesta en valor que generen atractivo turístico y riqueza para nuestra región. Nuestro Patrimonio Histórico y Natural es nuestra mayor fortaleza y la mayor fuente de oportunidades para Cuenca. 

¡Ay, Cuenca de mi alma! Una vez más, donde dije digo, digo Diego…

Texto: Ana Martínez

Foto Torre de la Mendoza, Torre de la Abengozar, Torre de la Sierra del Bosque o Torre del Telégrado. Cara Este. Cuenca. Autor: Justo Carrasco

 
El desastre de Annual (y XV)

El desastre de Annual (y XV)

Monte Arruit. Era una posición importante porque era el punto principal de la línea general de comunicaciones. En el momento de los sucesos [...]

Con fecha de caducidad

Con fecha de caducidad

Los Magistrados en general, y los del Tribunal Constitucional en particular, tienen la facultad de emitir lo que la ley llama voto particular, que no [...]

No paso por el aro

No paso por el aro

Que somos un país de sangre caliente, eso ya lo sabemos. Que nos pierde la euforia cuando ganamos en cualquier actividad, también. Que somos [...]

ATC o el vapuleo de la Junta en los tribunales

ATC o el vapuleo de la Junta en los tribunales

La historia del Almacén Temporal Centralizado, ATC, de Villar de Cañas se puede resumir muy brevemente. Un gobierno que decide que en España [...]

Puntos limpios, 13 años de problemas para los ayuntamientos

Puntos limpios, 13 años de problemas para los ayuntamientos

Cuando a mediados del pasado mes de julio, la actual directora general de Economía Circular de la Junta de Comunidades aludía a los puntos [...]

Almonacid del Marquesado, el gran basurero de Europa

Almonacid del Marquesado, el gran basurero de Europa

Hace tres años que, en la provincia de Cuenca, en concreto en Almonacid del Marquesado, se encuentra el mayor macrovertedero privado de residuos [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares y Juan Carlos Álvarez.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz y José Fernando Peñalver.

Síguenos: