La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Ante la obra de M. A. Moset Paisaje y abstracción (I)

Actualidad


Han florecido las aliagas, es primavera. Las aliagas son puntuales a la cita. ¡Qué  hermoso color matizado por las espinas! Escribí hace años: la mujer fatal siempre lleva una aliaga en sus ojos de gata. Mis ojos hacia las aliagas, las aliagas faros de mis ojos, las espinas disimulando su hermosura, adorno mi casa con aliagas colocadas en un tosco lebrillo,… Más belleza cuanto más distante, por atrapar la belleza hiero mis manos.

La belleza se resiste esta primavera… La mañana avanza envuelta en la calima. Estos días la calima tiñe de naranja los paisajes de España. 

La calima es la suspensión en la atmósfera de partículas sólidas no acuosas extremadamente pequeñas, desde unidades inferiores a la micra hasta decenas de ellas, de diferentes procedencias, invisibles al ojo humano, pero lo suficientemente numerosas como para darle al cielo una apariencia opalescente, según explica la Agencia Estatal de Meteorología. Cuando el origen es principalmente una tormenta de polvo o arena se habla de calima de polvo o polvo en suspensión. En Canarias y en la Península Ibérica la calima suele deberse a intrusiones de polvo sahariano; si se producen precipitaciones, ocurre un fenómeno conocido como lluvia de barro o lluvia de sangre, entonces las gotas de agua arrastran las partículas de polvo en suspensión y las depositan sobre el suelo y los objetos, como ha ocurrido con la borrasca Celia… Los días han adquirido un ambiente fantasmagórico, revistiendo nuestros paisajes con un velo de indefinición… 

Un velo de misterio que nos hace sentir mayor amenaza, si cabe, en esta Europa convulsionada por la tragedia de la guerra en Ucrania. Nadie ha amenazado ni amenaza a la Federación Rusa, desde la disolución de la URRSS y la desaparición del Pacto de Varsovia… Rusia, implacable, actuando como a cámara lenta, una guerra de asedio y desgaste contra la población civil, utilizando de forma premeditada una propaganda planificada que jadea a la opinión pública, con tácticas ya ensayadas en Siria. Bombardeos, destrucción, muertes, éxodo, refugiados, líderes políticos sin llegar a acuerdos diplomáticos, China valorando su estrategia como en un juego de ajedrez; una Europa dislocada necesitada de una gran unión ante un futuro aterrador;  falta una generación de intelectuales de altura que reflexionen ante el presente con una perspectiva hacia el futuro… La OTAN intenta mantener un difícil equilibrio respetando escrupulosamente  las normas de defensa internacionales… Mujeres y niños huyendo de la tragedia, hombres y mujeres de un valor que nos estremece y asombra condenados y dispuestos a morir por Ucrania…   

Esta mañana se anuncia, todavía no jurídicamente, que Rusia se desvincula del Consejo de Europa, lo que implica no formar parte del Convenio Internacional de Derechos Humanos… Y, España… ve cómo se agrava la crisis venida de atrás, de antes de esta guerra;  necesita una política en la que domine un espíritu de pactos y no de confrontación ni crispación, Pactos de Estado entre todas las fuerzas, una política de rentas sostenida en el tiempo pensando en los más vulnerables… 

¿Sabremos los españoles estar a la altura de las actuales circunstancias?  ¿Estamos los  españoles a la altura de nuestros paisajes?...

En mis párpados aparecen tatuados los paisajes de Miguel Ángel Moset.

Miguel Ángel Moset (Cuenca, 1953-2020), pintor, grabador, serígrafo, autodidacta y dibujante técnico, descubrió su vocación de pintor al relacionarse con el mundo del Museo de Arte Abstracto. Se suele definir su pintura como figurativa de tendencia abstracta en la que aparecen toques orientales. Sus personales paisajes inundan la obra, que hemos podido ver, desde el 3 de febrero al 6 de marzo, bajo el título Moset íntimo, en la Sala Iberia, el Centro Cultural Aguirre, la Sala de Exposiciones temporales del Museo de Cuenca y en el Palacio de la Diputación Provincial  en la ciudad de Cuenca. Ha sido un precioso y merecido homenaje por su obra, su vinculación a la cultura de Cuenca y por ser una “gran persona”. Su personalidad, virtuosismo, técnicas y evolución han quedado patentes en las 180 obras expuestas. El día 5 de marzo tuve el honor de recorrer, pasear, detenerme, cantar,… reflexionar sobre la obra de Miguel Ángel y sobre el arte en general con su familia y amigos, todos sostenidos por la emoción ante tanta presencia-ausencia. 

El paisaje nos va conformando, se va interiorizando. Hay teorías deterministas que defienden que el paisaje incluso forja nuestro carácter. Un paisaje es huella y documento de la vida humana. Un país se hace con su paisaje. Un pueblo avanza en su historia inseparablemente de las huellas que deja sobre el paisaje regido por él. Contemplar, conocer, analizar un paisaje nos lleva a conocer a sus gentes. Para el geógrafo Manuel de Terán, el hombre no sólo ve, sino que mira la naturaleza, y mirar es saber ver, con atención y con entusiasmo.

Asciende hasta la cima del pico montañoso más alto, mira atentamente las largas cadenas de colinas y observa los ríos en sus cursos y toda la magnificencia que se presenta en tu vista. ¿qué sentimiento se apodera de ti? Hay una reverencia callada en tu interior, te pierdes en el infinito, en silencio, todo tu ser se purifica y se limpia, tu ego desaparece. No eres nada: Dios lo es todo. –Carl Gustav Carus (1789-1869). 

Estos días releo La montaña y el arte de Eduardo   Martínez de Pisón,  en que nos presenta una mirada desde la pintura, la música; reivindicando el valor estético y cultural del paisaje natural, con una acertada  ilustración en la portada donde aparece la célebre obra El caminante sobre el mar de nubes de Gaspar David Friedrich(1918). Desde el Renacimiento el paisaje ha estado muy presente en la literatura y el arte occidentales. Pensemos en la evolución desde Giotto hasta Leonardo o en cómo Petrarca nos introduce en el paisaje,  hasta las visiones de los románticos, los paisajistas ingleses, los prerrafaelistas  del siglo xix y el camino hacia la abstracción.  

Con suma atención he leído Los círculos del aire. Antología de poesía española contemporánea del paisaje y la naturaleza, de Francisco Gálvez, en la que dejar patente la presencia poética en la escritura del paisaje dentro de una gran diversidad.  Entre la selección de textos encontramos Júcar de Diego Jesús Jiménez:  

Está amaneciendo.
Nacen arrepentidos
unos de otros los azules y un malva claro
y a la vez oscuro, vaga como un aparecido 
por sus profundas aguas. Reposa
la marea del tiempo sobre su corazón
donde crece un aroma que turba aún a mi alma

Luces y sombras líquidas
dibujan en las piedras
claridades ocultas del reino del crepúsculo…
… 
En el paisaje gótico
los desiguales chopos y los álamos
acercan a tus ojos el cielo.
Cuántos colores 
recuerdas hoy, destiñen 
con su luz la memoria.

Los artistas y los poetas llevan consigo el sueño creador para recrear la realidad con su mirada y su palabra. Podríamos decir que hay un paisaje del alma, así como también todo paisaje tiene su alma, como un canto, un sueño, una historia. Los artistas y los poetas nos abren la puerta del alma del paisaje. Un geógrafo analiza un paisaje  intentando explicarlo siguiendo un método de análisis científico; el pintor y el poeta realizan una obra en la que dejan patente un conocimiento que emerge de las profundidades, de la intuición, de la inocencia, del intento de regresar a un origen que dé sentido a la vida. En los sueños de los creadores hay un latir que hace que nos identifiquemos con los paisajes de la infancia.

En el arte abstracto, tan vinculado a nuestra ciudad, percibimos el paisaje, y pienso en los horizontes de Torner, en los estudios del Júcar de Zobel y en Sempere. La misma ubicación del Museo de Arte Abstracto nos lleva a un diálogo permanente entre las obras de arte y el paisaje. Leemos el paisaje, reconocernos que el paisaje es fruto de la educación, la herencia cultural y la forja sentimental. La ciudad de Cuenca, se puede definir como ciudad-paisaje, en la que todos los factores y elementos que la conforman conviven en un diálogo sinfónico. 

Sentimos emoción y dolor contenido ante la pérdida… Pero es infinito el agradecimiento por el legado que nos ha dejado Miguel Ángel Moset. Nos hemos reunidos en un espacio sagrado, de refinamiento y precisión, belleza y conocimiento, sentimientos e  inquietudes; sumergidos en una sinfonía de Belleza desafiamos al tiempo y nos refugiarnos en la obra que es fruto de una pasión.  Podemos sentir la voz de Moset en  las palabras de Munch: El arte nace del afán humano por comunicarse con el semejante… No creo en el arte que no nace de la necesidad del hombre  de abrir su corazón… El arte es la savia de la vida… Con mi arte he intentado explicarme la vida, he intentado comprender mi destino. … Los destinos humanos son como planetas. Como una estrella que emerge de la oscuridad y encuentra otra estrella, brilla por un segundo antes de desaparecer en la oscuridad.

 En la mañana luminosa y fría sentimos ante las obras-joyas duda, fragilidad y ansia de inmortalidad. Cada paisaje aparece como un nuevo templo para la contemplación y el diálogo, pero sin olvidar la amenaza de la guerra, la pobreza y la soledad. El amor lo impregna todo bajo una atmósfera de melancolía. Los paisajes de Moset permiten ver más allá, al adentrarnos en esferas sublimes, entre el genio y la locura. En ese halo de melancolía percibimos la genialidad y la grandeza de alma del artista: 

El artista necesita la pasión del aficionado.
Los valores del mundo cotidiano no deben importarle.
El artista es un enamorado. Lo demás no cuenta.
El artista es pobre. El mundo no le preocupa y se siente libre
para ocuparse de su arte.
El artista es un ser misterioso; elige separarse del
mundo para perfeccionarse.

                                                                              - Shen Tsung, Arte de la pintura, 1781

Conversación y diálogo, en la obra de Miguel Ángel Moset…, diálogo entre luces y sombras, como palabras y hondos silencios… Diálogo constante entre lo visible y lo invisible, entre las dos caras en que se divide el mundo…En ese diálogo hay un fulgurante esplendor, una explosión de color crea el universo de la nada. Es el universo que nos ha regalado Miguel Ángel en su búsqueda de trascender la naturaleza.

Intentamos poner palabras al mundo creado en estos paisajes. Estos días nos cuesta encontrar las palabras; pero acudimos a las de  Anna Ajátova, muy vinculada a la ciudad de Kiev, que escribió en Sebastopol en 1916: 

“Oh, palabras hay que son irrepetibles!
Quien las usa termina por gastarlas.
Sólo es inagotable el azul
del cielo y el perdón de Dios”

Irremediablemente nos trasladamos al escenario del actual conflicto. Sebastopol es una  ciudad portuaria ubicada en Crimea, la más poblada de toda la península, con más de  300.000 habitantes. En ella se encuentra la base de la flota del Mar Negro de la Armada de Rusia…; de ahí el intento de atacar la ciudad de Odessa, a la que parece que unos 14 barcos se dirigen hacia las costas de la ciudad y su región, claves para cerrar la salida de Ucrania al mar y objetivo primordial de Putin.

La obra de Miguel Ángel refleja su mirada esencial, independiente, conducida por la imaginación y la investigación, que armoniza la razón y el genio. Su obra recrea la realidad con emoción, con sombras y contornos sutiles. Los colores nos llevan  a  vibraciones de la luz y del aire. Quizás los colores sin nombre son los que mejor modulan las formas sutiles e infinitas, comunicándonos sensaciones enigmáticas. Para Paul Gauguin el color se usa para expresar las sensaciones musicales que surgen de la propia naturaleza, de su inexplicable y misteriosa fuerza.

Luces, sombras, lo invisible, contornos sutiles, vibraciones de luz, color, silencios, imaginación sueños, vacío,  búsqueda,…

Oscuridad, penumbra,… La luz había sido el mayor aliado de la belleza en Occidente. Leo y tomo unas notas significativas para comprender mejor la estética oriental en Moset,  El elogio de la sombra de Junichirö Tanizaki (1886-19659) , cuyo legado narrativo nos lleva a considerarlo como uno de los mejores escritores japoneses del mundo contemporáneo. En la obra citada desarrolla la idea de de cómo en la estética tradicional japonesa la esencia debe captarse en la sombra, porque lo bello es un juego de claroscuros, yuxtaposición sutil de la modulación de la sombra, reflejos velados, el silencio de la oscuridad y de los espacio vacíos. Aprovecho para sugerir que tiene este autor una colección de cuentos, Sarcófago, en la que es particularmente sobrecogedor Nostalgia de mi madre, donde descubrimos a través de nuestros sueños que somos un sarcófago en el que se atesora la memoria de nuestros seres amados  desaparecidos, que han dado luz y sentido a nuestra vida y que perdura. Nosotros apreciamos la pátina sobre la plata y el cobre; ellos la consideran sucia y antihigiénica, y no están contentos hasta que el metal brilla de tanto frotarlo. En sus viviendas evitan los recovecos y blanquean techos y paredes… Los orientales intentamos adaptarnos a los límites que nos han impuesto, no experimentamos ninguna repulsión hacia lo oscuro…; que la luz es pobre, ¡pues que lo sea!, es más, nos hundimos con deleite en las tinieblas y le encontramos belleza… No debemos olvidar aquello que nos resulta invisible… También lo que no se ve existe. 

Fuentes ocultas, franjas flotantes, horizontes de luz velada, presencias remotas, intensos e íntimos vacíos, lejos de la razón, camino de lo sublime, conmovedores contrastes,… Puente entre el espectador real y un paisaje trascendental. Intuiciones inalcanzables y remotas, quietud silenciosa o vacíos rebosantes, un espectro de colores de matices lumínicos… Herencia de los románticos cuyo camino continúa. Y la belleza sublime…Lo bello en la naturaleza se refiere a la forma del objeto… lo sublime, en cambio, puede encontrarse en un objeto sin forma, en cuanto en él, u ocasionada por él, es representado en ausencia de límites.-E. Kant, Crítica del juicio, 1790-. 

La obra es reflejo de vida, es vida…. luces y sombras, sueños y fracasos,  búsqueda permanente del origen y  también de nuevos horizontes sintiendo el peso de la memoria, bajo el sol o bajo las estrellas, arrojados a las incertidumbres del universo infinito, en un constante movimiento que hace interrogarnos por nuestra presencia en el mundo. Y los caminos nos enfrentan con el rostro de lo sagrado, al intento de llegar a uno mismo y más allá. El arte nos desgarra buscando la verdad y la belleza por un camino de  fascinación que nos provoca el límite de lo posible. El camino es largo como si no terminase nunca,  cada paso tiene una historia, y deja tras de sí una historia larga, oculta, intima,.... Un largo camino,… un largo viaje de encuentros... 

Con mi arte he intentado explicarme la vida, he intentado comprender mi destino. … Los destinos humanos son como planetas. Como una estrella que emerge de la oscuridad y encuentra otra estrella, brilla por un segundo antes de desaparecer en la oscuridad.

Y los planetas en mí han completado su órbita
… La luz de los planetas más distantes tarda millones de 
años en alcanzarme… –cierro los ojos en la oscuridad
-mis entrañas están encendidas y centellean
-los Planetas se iluminan
-Los Átomos brillan.   
 -E. Munch, 

Algo Brillante, una idea, una obra, la palabra,  un amor… Lo brillante no muere…

(Continuará...)

Texto: Amparo Ruiz Luján

Sección: Cadencias

 
Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Batalla de Talavera, en la que participó Bassecourt, el 28 de julio de 1809 El 22 de junio, el comandante general de Cuenca Luis Alejandro Bassecourt [...]

De aquellos polvos estos lodos

De aquellos polvos estos lodos

Suele suceder que, cuando detectamos un problema, como sucede con los incendios forestales, este nos muestra lo que se suele decir la punta del iceberg, [...]

El diamante de la alimentación

El diamante de la alimentación

Si hay un producto que forma parte de nuestra vida es sin duda alguna el ajo y está, como dicen por ahí, hasta en la sopa. Sus magníficas [...]

Adiós, otra vez, a los multicines

Adiós, otra vez, a los multicines

Cuando unas salas de cine cierran, la primera y básica razón que se le ocurre a cualquiera es que no son rentables. Mucho ha cambiado la [...]

Pintar para disimular

Pintar para disimular

Lo del arreglo de carreteras en la provincia de Cuenca parece que va a consolidarse como una de las asignaturas pendientes de los distintos gobiernos [...]

'Mangana', faro de historia. El Seminario Conciliar de San Julián

Es mucho lo que se ha escrito sobre esta insignia histórica, bien y mal, atinado y desacertado pero hay que reconocer que Mangana ha representado [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: