La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Aquellos maravillosos años...

Cultura


Era uno de los grandes atractivos navideños de la capital. El Belén Napolitano que se instalaba en la Diputación atraía visitantes de todas partes de España y quienes tenían el privilegio de vivir en Cuenca solían aprovechar para acercarse hasta el Palacio Provincial varias veces y disfrutar de esta colosal obra de arte. Siempre había algo que descubrir.

25 años ininterrumpidos deleitó y resistió al paso del tiempo el Belén. Hasta sobrevivió a unas elecciones generales que amenazaron con tener que desmontarlo antes de tiempo por formar el edificio parte de los espacios habilitados para votar. Con la pandemia y el acoso a la Navidad, recordemos que hoy en día según recomendaciones institucionales hay que sustituir esta palabra por Fiestas, nunca sabremos la evolución popular en la que hubiera desembocado este magistral nacimiento, pero siempre quedarán para el recuerdo, y de manera entrañable, cuando ya en el mes de noviembre, un amasijo de cajas y estructuras entraban en la Diputación acompañados de escaleras y botes de pintura capitaneados por Jesús Martín de los Santos y el incombustible Antonio Miranzo. Mañanas y tardes y, a medida que se acercaba la fecha de inauguración, noches y fines de semana, procedían a encajar las piezas hasta lograr la maravillosa representación del nacimiento de Jesús y decenas de escenas que lo acompañaban. Detrás de todo esto, el impagable trabajo de la Asociación de Belenistas, que, desde la discreción, montaban y cosían los trajes de las figuras. 

Algunas cifras para el recuerdo, cerca de 80.000 visitantes se deleitaron con el Belén en su último año de vida. Gente de Barcelona, Bilbao, Valencia, Madrid, Málaga o Cádiz, admiraron una de las representaciones más bonitas de España. 140 metros cuadrados de arte, 500 figuras artesanales, 7.000 tornillos y casi 1.000 kilos de corcho avalaban su monumentalidad. 

A aquel reclamo y bullicio navideño de la Diputación de Cuenca, un atractivo, sino el principal de la capital en Navidades, le ha sustituido un par de renos iluminados en los jardines que, de manera testimonial nos recuerdan las fiestas, no la Navidad

En el recuerdo de los más privilegiados, de quienes seguían de cerca el montaje del Belén siempre quedarán dos momentos mágicos de aquellos maravillosos años, la alegría de los minutos antes a su inauguración, junto al privilegio de poder recorrerlo y admirarlo en soledad, y la tristeza de su clausura, después de Reyes, cuando las piezas empezaban a abandonar su lugar y a refugiarse en sus cajas, a la espera de su incierto futuro al año siguiente…

Texto: AGA

Foto: Detalle del Belén Napolitano que se instalaba en la Diputación Provincial

 
Cuenca, en los difíciles años 20 del siglo XVI, tras la Guerra de las Comunidades (XII)

Cuenca, en los difíciles años 20 del siglo XVI, tras la Guerra de las Comunidades (XII)

-Que en lo que dicen que se labre la Sierra contra el tenor de ciertas sentencias, por los vasallos de Diego Hurtado, dice que de su consentimiento y [...]

El Arca de San Julián, testigo de la sinrazón humana

El Arca de San Julián, testigo de la sinrazón humana

Se acerca la festividad de San Julián con la incertidumbre si habrá celebración o pasará igual que San Antonio, mucho acto [...]

Desasosiego

Desasosiego

                                     ...y el alma raída   Al [...]

La enigmática aurora boreal conquense de hace 84 años

La enigmática aurora boreal conquense de hace 84 años

El astrofísico, cosmólogo y divulgador científico, Stephen Hawking, dijo que había que recordar siempre mirar a las estrellas [...]

COVID, un virus puñetero y caprichoso

COVID, un virus puñetero y caprichoso

Si algo tenemos claro sobre este virus, es que, realmente, es un virus infinitamente puñetero. Pero lo que yo acabo de descubrir es que, además, [...]

La zona de San Juan, vergüenza y pena

La zona de San Juan, vergüenza y pena

Cuenca, Ciudad Patrimonio de la Humanidad, una de las ciudades más bonitas y pintorescas de España, evidentemente, para nosotros, los conquenses, [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: