La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Cambio climático y medio rural

Actualidad


Recientemente se ha celebrado en Washington la conferencia mundial sobre el cambio climático. Estas conferencias tienen su origen en un proceso iniciado por Naciones Unidas después de la cumbre de la Tierra de Río en 1992. Posteriormente, ha habido conferencias todos los años, pero cabe destacar la conferencia de Kioto de 1997, la de Copenhague 2009, la de Varsovia 2013 y la de París en 2015. Nos enfrentamos a un problema global de difícil solución que necesita de la colaboración conjunta de todos los países, especialmente de aquellos que contaminan más actualmente, así como de los que en épocas precedentes también lo hicieron.

En primer lugar, creo que es necesario distinguir lo que es calentamiento global, cambio climático y cambio global. Se conoce como calentamiento global el aumento de la temperatura media de la Tierra (por encima de un grado centígrado) ocurrido a partir de la segunda mitad del siglo XX. Aunque este cambio se ha debido fundamentalmente al incremento de dióxido de carbono y otros gases efecto invernadero, existen otros factores como las fluctuaciones en la radiación solar, la modificación en la rotación de la órbita y en la inclinación de la Tierra o las erupciones volcánicas, que también pueden tener su efecto sobre la temperatura y el clima, al menos temporalmente. Un ejemplo de estos cambios climáticos ocurrió no hace mucho tiempo entre los siglos XIV y XIX, periodo al que se denomina la pequeña edad de hielo, concretamente la erupción, en 1815, del volcán Tambora, que se encuentra en la isla de Sumbawa en el sudeste asiático, provocó un impacto inmediato tan catastrófico, que se calcula que las cenizas en suspensión (se emitieron 1,5 millones de toneladas de cenizas y gases) disminuyeron la radiación solar en más de un 25%, provocando importantes cambios en el clima en todo el planeta, llegando a producir descensos en las temperaturas medias de 4 º C en algunas regiones.

Como consecuencia de este calentamiento global, se produce un cambio climático, puesto que este aumento de temperatura afecta a la circulación atmosférica y por lo tanto al clima. Últimamente el término cambio climático suele restringirse al efecto de la acción humana sobre el clima. De acuerdo con la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), éste se entiende como un cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera mundial y que se suma a la variabilidad natural del clima observada durante períodos de tiempo comparables. Es evidente que, el aumento de la población,  su aglomeración  en grandes ciudades y el cambio de hábitos alimentarios y de comportamiento en general, ha llevado a un notable incremento en la emisión de los principales gases efecto invernadero (dióxido de carbono, metano y óxido nitroso) generados  fundamentalmente en los procesos de combustión, a través del consumo de energía primaria procedente de los combustibles fósiles, cuyo uso, actualmente, todavía supone el 75 % de las fuentes de energía. 

Los sectores responsables de estas emisiones son fundamentalmente la industria y el transporte. En la Unión Europea la agricultura ha sido la responsable del 10% de las emisiones totales de gases efecto invernadero, siendo en España un porcentaje parecido. Teniendo en cuenta que la agricultura alimenta a más de 7 800 millones de personas su contribución a las emisiones es insignificante, por lo tanto, no se puede culpabilizar a la agricultura de este problema que nos concierne a todos. Además, es difícil que la agricultura pueda disminuir sus emisiones y si lo hiciera, consiguiendo rebajar sus emisiones un 10%, que ya supondría un esfuerzo importante, su efecto sería mínimo pues a nivel global supondría una reducción del 1%. Sería un grave error que, para tratar de paliar las consecuencias del cambio climático, se legislase en contra del sector agrario, puesto que este sector a nivel global y más concretamente en nuestra provincia (fundamentalmente de secano) los agricultores, han venido ejerciendo y ejercen actualmente una acción sostenible del medio rural. Por tanto, las políticas a potenciar en esta agricultura extensiva serían, por una parte, la de incrementar los recursos hídricos disponibles, tanto en cantidad como calidad, puesto que el agua siempre es motor de la economía y por otra parte, fomentar la formación medioambiental, no coercitiva, de nuestros agricultores y ganaderos para seguir haciendo una agricultura sostenible que ayude a mejorar sus rentas y que como consecuencia se produzca, realmente, una fijación de la población rural.

Puede que el cambio climático afecté en algunos aspectos negativamente al sector agrícola y a la biodiversidad, quizás en otros positivamente, pero en cualquier caso le corresponde a otros sectores hacer un importante esfuerzo para tratar de mitigar estos cambios.

Finalmente, y, para concluir señalar que tan importante o más que el cambio climático es el cambio global qué incluye el conjunto de cambios que está sufriendo el medio ambiente, atribuibles fundamentalmente a la acción humana. Para tratar de minimizar este cambio global y proteger al planeta, la ONU propone los 17 objetivos de desarrollo sostenible, los famosos ODS. En este cambio global están implicadas todas las políticas gubernamentales, pero también estamos implicados cada uno de nosotros en nuestras acciones diarias que contribuyen a la generación, de forma difusa pero real, a ese cambio global.

Texto: Augusto Arce Martínez

 
Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Batalla de Talavera, en la que participó Bassecourt, el 28 de julio de 1809 El 22 de junio, el comandante general de Cuenca Luis Alejandro Bassecourt [...]

De aquellos polvos estos lodos

De aquellos polvos estos lodos

Suele suceder que, cuando detectamos un problema, como sucede con los incendios forestales, este nos muestra lo que se suele decir la punta del iceberg, [...]

El diamante de la alimentación

El diamante de la alimentación

Si hay un producto que forma parte de nuestra vida es sin duda alguna el ajo y está, como dicen por ahí, hasta en la sopa. Sus magníficas [...]

Adiós, otra vez, a los multicines

Adiós, otra vez, a los multicines

Cuando unas salas de cine cierran, la primera y básica razón que se le ocurre a cualquiera es que no son rentables. Mucho ha cambiado la [...]

Pintar para disimular

Pintar para disimular

Lo del arreglo de carreteras en la provincia de Cuenca parece que va a consolidarse como una de las asignaturas pendientes de los distintos gobiernos [...]

'Mangana', faro de historia. El Seminario Conciliar de San Julián

Es mucho lo que se ha escrito sobre esta insignia histórica, bien y mal, atinado y desacertado pero hay que reconocer que Mangana ha representado [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: