La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Basureros sin control, ¿Esta es la Cuenca de la economía circular?

Actualidad


La batalla por colonizar el pensamiento verde sigue su curso. Pero de las palabras a los hechos todavía existe ese largo camino por recorrer que, desgraciadamente, parece agrandarse a medida que pasa el tiempo. Numerosas son las ocasiones en las que, principalmente en estos últimos años, hemos oído el concepto de economía circular manar de las bocas de nuestros actuales gobernantes. El significado exacto del término, a buen seguro, pocos de ellos sabrán definirlo, pero tanto en su subconsciente como en el de los ciudadanos en general, ésto es sin duda alguna lo importante, subyace una sensación positiva, la de que aprovechar los recursos que nos ofrece el medio ambiente y reducir el consumo de agua y fuentes de energía no puede ser malo

Alcanzar esta quimera tendría que comenzar por unos pasos básicos, muy sencillos. Si queremos congraciarnos con nuestro entorno natural, la primera acción consistiría en mantenerlo limpio. La cima de la montaña ecologista no se escala aterrizando en lo más alto desde un helicóptero, sino trabajando lo más elemental, como, por ejemplo, la gestión de la basura, manteniendo los municipios limpios y que, sobre todo, en la entrada y salida de los mismos, según la dirección que llevemos, no nos reciban o despidan montones de deshechos acumulados sin ningún control afeando y sobre todo contaminando el campo.

Los mal llamados puntos limpios, la dictadura del lenguaje en este caso no ha logrado tapar el problema que salpica a una gran cantidad de pueblos de Cuenca, siguen campando a sus anchas por todo el territorio. Como las imágenes en este caso valen más que cientos de palabras, ilustramos este texto con uno de los basureros cronificados que forman parte ya, desgraciadamente, del paisaje medioambiental de la provincia, como es el de San Lorenzo de la Parrilla. Sillas, trozos de maderas, cartones, papeles, sacos, colchones, ruedas, muebles, sillones, textiles y hasta inodoros, se extienden a lo largo y ancho de una superficie, no muy extensa, pero sí lo suficiente para crear un foco de contaminación y riesgo de, por ejemplo, incendios ahora que llegan las altas temperaturas.

El punto nada limpio de La Parrilla es un claro ejemplo de las paradojas con las que nos obsequia la historia política de nuestra provincia, lo que desde una perspectiva más zen podría denominarse incluso karma. El actual alcalde, del partido socialista y que repite experiencia, es un viejo conocido del espectro público conquense. No es otro que Marino Martínez Guijarro. Precisamente, en sus tareas de diputado provincial, bajo la presidencia de Juan Ávila y siendo su hermano José Luis consejero de Agricultura y Medio Ambiente en la Junta de Comunidades con José María Barreda, fue cuando se ponía en marcha el experimento de instalar en los municipios basureros al aire libre y, así, gestionar varios tipos de residuos. En casa del herrero

Sumamos ya, por lo tanto, 14 años de problemas tanto para los Ayuntamientos como para los ciudadanos y medio ambiente. A mediados de julio de 2021, desde la Dirección General de Economía Circular de la Junta de Comunidades se marcaban como objetivo convertir estos estercoleros en referencia en los ámbitos económico, ambiental y social. ¿Esta estampa es el orgullo rural al que alude en su última campaña propagandística el partido socialista de Castilla-La Mancha? ¿En qué se ha avanzado en la administración regional y provincial para solucionar este asunto en los tres últimos años? Tampoco se escapa de esta responsabilidad el Consistorio parrillano. Primero, porque se trata de un municipio con una población respetable, más de 1.000 habitantes, lo que le proporciona un margen de maniobra por lo que se refiere a presupuesto bastante más considerable que a otros pueblos más pequeños y, segundo, porque el actual regidor fue uno de los gestores/impulsores de la instalación de puntos limpios en la provincia de Cuenca. ¿Este era el capítulo final de la idea? ¿Los vecinos de los municipios tienen que soportar y acostumbrarse a convivir abiertamente con la basura?

Cumplimos 14 años de basureros al aire libre. Las famosas intenciones de cambio expuestas por la Junta, como decíamos en julio del año pasado, consistían en la puesta en marcha de una campaña de sensibilización incluida en un programa denominado idílica y genéricamente Puntos limpios, puntos vivos. Este proyecto se enmarca en la Estrategia de Economía Circular 2030, en concreto en el Eje 1 de Gobernanza, impulsando desde el Gobierno regional. “Acciones que fomentan la circularidad y, en este caso concreto, la mejora de la gestión de los residuos. Igualmente dan respuesta a una necesaria concienciación y divulgación hacia la ciudanía”, apuntaban el verano pasado. Desde luego en una cuestión no se le puede quitar la razón al actual gobierno regional, la viveza de los basureros es más que evidente, gozan de una excelente salud. El mérito en este sentido, indudable. 

“Queremos que los puntos limpios evolucionen (…) para el desarrollo de actividades de educación ambiental y talleres de reparación y reutilización entre otros, siendo además una oportunidad para fomentar iniciativas sociales de integración de colectivos desfavorecidos”, explicaba la Junta en su declaración de intenciones. ¿De verdad es el punto limpio de La Parrilla un lugar para desarrollar talleres e integrar a cualquier colectivo?

Llegamos a la recta final de la actual legislatura regional, provincial y municipal. Queda menos de un año para que los ciudadanos acudamos a las urnas a votar. Nuestro entorno, no solo el medioambiental, se llenará de promesas, frases grandilocuentes y bien intencionadas sobre lo que nos rodea, lo mucho que ha mejorado nuestra vida en estos últimos meses y lo que prosperaremos en el futuro. Por ir acotando, y sólo refiriéndonos al tema que nos ocupa, datos irrefutables. En 2008 se llenaba la provincia de puntos limpios merced a dos conquenses que ocupaban cargos en los gobiernos provincial y regional. 14 años después siguen, uno como vicepresidente de la Junta y el otro como alcalde. El proyecto no solo no ha conseguido los resultados que se vendieron, sino que el problema se ha cronificado. Por cierto, no nos olvidemos del hermano mayor de estos basureros, el macrovertedero de Almonacid del Marquesado, el más grande de Europa, otro regalo envenenado para la provincia de Cuenca de la mano de otro cargo destacado, el actual presidente de la Diputación, Martínez Chana. Suma y sigue. La basura es basura, venga de donde venga y no lo es menos porque se analice desde la perspectiva izquierdista y ecologista. La doble vara de medir, en este caso, sirve menos que nunca y huele aún peor.

Texto: AGA

Imágenes: estado actual del 'Punto Limpio' de la localidad conquense de San Lorenzo de la Parrilla

 
Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Batalla de Talavera, en la que participó Bassecourt, el 28 de julio de 1809 El 22 de junio, el comandante general de Cuenca Luis Alejandro Bassecourt [...]

De aquellos polvos estos lodos

De aquellos polvos estos lodos

Suele suceder que, cuando detectamos un problema, como sucede con los incendios forestales, este nos muestra lo que se suele decir la punta del iceberg, [...]

El diamante de la alimentación

El diamante de la alimentación

Si hay un producto que forma parte de nuestra vida es sin duda alguna el ajo y está, como dicen por ahí, hasta en la sopa. Sus magníficas [...]

Adiós, otra vez, a los multicines

Adiós, otra vez, a los multicines

Cuando unas salas de cine cierran, la primera y básica razón que se le ocurre a cualquiera es que no son rentables. Mucho ha cambiado la [...]

Pintar para disimular

Pintar para disimular

Lo del arreglo de carreteras en la provincia de Cuenca parece que va a consolidarse como una de las asignaturas pendientes de los distintos gobiernos [...]

'Mangana', faro de historia. El Seminario Conciliar de San Julián

Es mucho lo que se ha escrito sobre esta insignia histórica, bien y mal, atinado y desacertado pero hay que reconocer que Mangana ha representado [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: