La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Benlliure y Marco Pérez… arte funerario en el Cementerio de Cuenca

Patrimonio


El 1 de noviembre se celebra la festividad de Todos los Santos desde que en el siglo IX, el Papa Gregorio III eligió esta fecha para venerarlos a todos. En esta festividad se recuerda a todos los difuntos y es por eso que la tradición es la de acudir a los cementerios para llevar flores y adornar las tumbas de nuestros seres queridos ya fallecidos.

En estos días, los camposantos rebosan de actividad y lucen engalanados por la cantidad de adornos florales. Son días de recuerdos, de nostalgia, pero la visita al cementerio se puede convertir también en una visita a verdaderos museos de arte, arte funerario, al aire libre… y el de Cuenca es una verdadera joya en lo que a esto se refiere.

El cementerio municipal de Cuenca, o Cementerio “Cristo del Perdón” fue inaugurado el 29 de mayo de 1899 y consagrado por el obispo de la diócesis, Pelayo González Conde. Su pórtico de entrada, un arco angular ricamente ornamentado, nos da ya una idea de lo que vamos a encontrar dentro. Como curiosidad, destacar que este cementerio contaba con un espacio destinado a la comunidad judía; unos cuarenta túmulos de judíos procedentes del exilio provocado por la II Guerra Mundial, en la actualidad dicho espacio ha desaparecido, dato recogido de la propia historia del lugar.

Este camposanto conquense, alberga una nutrida representación de la escultura funeraria de finales del siglo XIX y de la primera mitad del XX sobre todo. Conviven en el mismo espacio sepulturas de todo tipo, pero en estos años señalados, y hoy también, pero en mucho menor grado, las tumbas se convierten en una demostración de la riqueza, o del estatus adquirido en vida por las personas o familias. Esto hace, que podamos encontrar sepulturas y panteones de una belleza artística descomunal. 

Pasear por el cementerio de Cuenca es absolutamente un regalo visual para los amantes de la escultura. Y podría destacar bastantes de estas obras, pero prefiero que sean ustedes los que las descubran en un paseo íntimo y silencioso entre cipreses y losas centenarias. Yo sólo me voy a parar en dos tesoros, quizá desconocidos para algunos de ustedes, pero de una belleza y maestría sin igual, no en vano sus autores son nada más y nada menos, que DON LUIS MARCO PÉREZ Y DON MARIANO BENLLIURE.

La primera de estas maravillas es el panteón de la familia Serrano Andrés, realizado en piedra y bronce, del que es autor del grupo escultórico nuestro más ilustre y laureado escultor, Don Luis Marco Pérez. Fue realizado en 1936 y está compuesto por una figura de la Virgen de 165x70x35 cm, una figura de María Magdalena arrodillada de 80x50x40 cm y una figura del Yacente de 60x190 cm, las tres en bronce. Describir la belleza de esta obra sería escribir, una vez más, sobre la perfección en las manos del escultor de Fuentelespino de Moya. Como dice su biógrafo, José Benedicto, “por la vocación innata que tenía, Luis Marco Pérez buscaba la perfección en todo lo que hacía. Sus ratos de ocio los dedicaba a dibujar y a modelar la belleza que le rodeaba. Él quería trasmitir a los demás y dejarnos a nosotros la belleza de la vida, algo que en cualquiera de sus obras se puede admirar”. La muerte es parte ineludible de la vida.

El segundo de los tesoros escondidos de nuestro cementerio es una sepultura de las más antiguas, pertenece al pintor Manuel Domínguez Sánchez, que falleció en Cuenca en 1906. Se trata de una sencilla tumba, bellamente trabajada en piedra sobre la cual se eleva una peana en la que descansa un busto del pintor realizado por Mariano Benlliure, cuya firma y año de realización se pueden apreciar en la parte posterior de este. El año que aparece es 78, 1878, ya que este busto fue fundido en bronce a partir del modelo realizado en este año. Benlliure, siendo un niño trabajó para el pintor al que le modelaba figuras para que las utilizara luego como modelos. Según aparece en la biografía que de él recoge la web del museo del Prado, lugar en el que se exhiben varias de sus obras, Manuel Domínguez falleció en Cuenca. Fue el autor de los frescos de la Iglesia Panteón de Molinos de Papel.

Un museo al aire libre es sin duda el Cementerio del Cristo del Perdón de Cuenca. Tesoros escondidos y desconocidos para una gran mayoría, lo que hace que una visita para goce y disfrute de nuestro arte sea más que recomendable. Una visita que, sin duda, no dejará indiferente, porque durante el paseo por entre los parterres, envueltos en el silencio del lugar, por la soledad que se respira, es inevitable que tu mente te lleve a unos instantes de meditación… No importa el envoltorio de nuestra sepultura, ya que todos nos iremos de este mundo igual que vinimos a él. Varios han sido mis paseos por este rincón de Cuenca, y siempre en mi interior escucho lo mismo…

Nuestras vidas son los ríos
que van a dar en la mar,
que es el morir,
allí van los señoríos
derechos a se acabar
y consumir;
   allí los ríos caudales,
allí los otros medianos
y más chicos,
y llegados, son iguales
los que viven por sus manos
y los ricos.

Texto: Ana Martínez

Imágenes: luismarcoperez.blogspot.com y cementeriosdemadrid.blogspot.com

 
Pícaros, embaucadores, hechiceros y nigromantes. Jerónimo de Liébana (VIII)

Pícaros, embaucadores, hechiceros y nigromantes. Jerónimo de Liébana (VIII)

Llegado el día jueves, nueve de diciembre, a lo que se quiere acordar, habiendo ayunado en la forma ordinaria éste y los demás, el [...]

El Oratorio del despacho de la Alcaldía. Ahora sí, ahora no

El Oratorio del despacho de la Alcaldía. Ahora sí, ahora no

Pequeñas joyas artísticas y patrimoniales las hay, ignoradas o escondidas, por nuestra ciudad y provincia. Una de ellas es, sin duda, el [...]

FIDA, medio siglo de exaltación del ajo de Las Pedroñeras

FIDA, medio siglo de exaltación del ajo de Las Pedroñeras

La Feria Internacional del Ajo de Las Pedroñeras (FIDA) es uno de los eventos más importantes que se celebra en verano en la provincia de [...]

La casa del Corregidor y Juan de Cervantes, abuelo de Miguel de Cervantes

La casa del Corregidor y Juan de Cervantes, abuelo de Miguel de Cervantes

Estos días ha sido noticia la Casa del Corregidor de Cuenca cuando RTVE en el programa “Los pilares del tiempo” visita Cuenca y pone [...]

Verano en la cocina del chef Raúl Contreras

Verano en la cocina del chef Raúl Contreras

Nos despedimos hasta septiembre. Por delante quedan dos meses en los que según los vaticinadores climatológicos, el calor va a ser uno de [...]

Sin hospital, sin autovías, sin parque tecnológico y sin tren

Sin hospital, sin autovías, sin parque tecnológico y sin tren

Nada de nada. Quien eche la vista atrás, a hace cuatro años, y se pare a reflexionar tan solo unos segundos, que son más que suficientes, [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Antonio Gómez, Julián Recuenco, Ana Martínez, Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin, Vicente Caja, Jesús Fuero, José María Rodríguez, Catalina Poveda, José Julián Villalbilla, Mario Cava.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: