La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Carta a los Reyes Magos

Cultura


Queridos Reyes Magos, hace ya bastante tiempo que os escribí mi última carta, una de aquellas cartas de niña en las que siempre empezaba diciendo…” Como este año he sido muy buena os pido…”. Hoy mi carta no tendrá nada que ver con aquellas de antaño, pero sí me gustaría dejar aflorar ese espíritu del niño que todos llevamos dentro, ese espíritu que nos hace creer en la Navidad… sí, NAVIDAD, me niego a llamarla de otra manera por mucho que me lo recomienden desde Bruselas… porque creer en la Navidad es creer en su Magia, y el milagro de vuestra magia es lo que necesitamos en Cuenca.

No sé muy bien cómo se evalúa la bondad en una persona adulta, pero confío en vuestra indulgencia y magnanimidad para que me permitáis empezar esta carta como lo hacía cuando mi mayor ilusión en la vida era que me trajerais aquella Nancy vestida de princesa, que, por cierto, aún conservo.

Pues allá voy:

“Queridos Reyes Magos, este año he sido muy buena, y aunque mi edad hace tiempo que se alejó de la edad de un niño, sigo siendo algo niña por dentro, y sigo creyendo en la Navidad, y sigo creyendo en su Magia y en la vuestra; pero, sobre todo, sigo creyendo que los seres humanos podemos construir un mundo mejor. Por eso os escribo, porque el caos en el que estamos sumidos necesita de un verdadero milagro que sólo vuestra magia puede conseguir.

Decir que este ha sido un año difícil sería quedarse corta. Por eso, mi primera petición que os hago es, por favor, necesitamos mucha RESPONSABILIDAD. Porque a pesar de haber colocado en el cielo numerosos ángeles, no aprendemos, y esta pandemia aún no ha terminado.

Y ahora, ¿cómo explicaros lo que está pasando en Cuenca para que entendáis lo que necesitamos, para que vuestra magia ponga algo de cordura en esta sinrazón? Sí, esto empieza a ser una película de terror o una broma de locos. Pero la realidad es que Cuenca agoniza y en vez de balones de oxígeno lo único que recibe son puñaladas mortales llenas de traición, sobre todo de parte de aquellos que democráticamente fueron elegidos para velar por ella, trabajar por ella y defenderla por encima de ideologías de partido o de intereses personales. ¿Entendéis vosotros que siendo Cuenca la quinta provincia de España con mayor superficie, una de las menos densamente pobladas, una de las que tiene el mayor problema de despoblación de toda la Unión Europea, una de las provincias españolas con menor inversión industrial, una de las provincias de todo nuestro territorio nacional con mayor riqueza en la oferta turística por su variabilidad y belleza orográfica… que con todo esto el Gobierno de España haya decidido cerrar la única línea de ferrocarril convencional que tiene y que la atraviesa de este a oeste, que la vertebra, que interconexiona Cuenca con Madrid y Valencia, Valencia y su puerto con Madrid, la capital de España, los pueblos por donde pasa con la ciudad… no es esto de locos? Los votos de Cuenca no importan al Gobierno de España, pero casi que no importan tampoco en Castilla-La Mancha. Pero lo más sangrante de todo es la traición de nuestros propios representantes tanto municipales como provinciales, e incluso empresariales. Majestades, yo os pido para todos ellos CORDURA, SENTIDO DE GOBERNABILIDAD. A Cuenca la están terminando de matar arrancándole de sus entrañas nuestro ferrocarril. La especulación de la que sólo unos pocos se aprovecharán sopla nauseabundamente, como el aire viciado de un macrovertedero, a nuestro alrededor. Si Cuenca no importa a sus propios representantes, ¿cómo le va a importar al resto? Pero Cuenca es de los conquenses… traednos CORAJE para defender aquello que por derecho es nuestro.

¿Sabéis una cosa Majestades? Cuando yo era pequeña, a ti, Melchor, siempre te asociaba con la sabiduría. SABIDURÍA, y mucha, necesitan nuestros gobernantes. Así es que de la que pasáis por el Ayuntamiento, junto con un saco de carbón podrías dejar también para el Señor Alcalde y su equipo de gobierno un buen PLAN DE ORDENACIÓN URBANÍSTICA MUNICIPAL. Dos años y medio llevan ya gobernando y aún no hemos podido saber qué pretenden hacer con la ciudad, aparte de dejarla medio deforestada, sucia, rota y llena de vallas, y con promesas de obras e inauguraciones que no llegan… será porque el período electoral aún no ha comenzado. Ah, y con tu infinita sabiduría, Melchor, tráeles también un PROYECTO PARA LOS REMONTES, ya que pretenden licitarlos sin proyecto previo, al menos que se conozca.

A ti, Gaspar, siempre te asociaba con la figura de mi padre… por cierto, cuando lo veas por ahí arriba, dile que nunca lo olvido. Mi padre era un hombre fiel y justo que amaba a mi madre y quería a sus hijos con justicia e igualdad. Lo siento, pero te ha tocado lo que vulgarmente llamamos el peor marrón. Al pasar por La Diputación de Cuenca, junto con el saco de carbón le dejas a su presidente, el señor Chana, otro cargado de JUSTICIA e IGUALDAD. Cada pueblo de la provincia de Cuenca es como un hijo para la Diputación, y un padre jamás traiciona, ni vende, ni pone en peligro la vida de un hijo. Déjale también un manual de lo que significa LEALTAD, pero lealtad a los conquenses, a los que ha traicionado y mentido no defendiéndolos ante su partido y ante el gobierno, tanto regional como nacional.

Y, por último, Baltasar, tú siempre representaste para mí la ternura. Despertabas en mí los verdaderos sentimientos de la NAVIDAD. A ti te pido que inundes nuestra ciudad y pueblos con el VERDADERO ESPÍRITU DE LA NAVIDAD. Haz de todos nosotros personas mejores que construyamos una sociedad mejor”.

Con todo el amor y admiración por la ciudad y provincia que me vieron nacer… ¡FELIZ NAVIDAD!

Texto: Ana Martínez

Imagen: Los Reyes Magos pasean por una vía del tren en Cuenca (Dibujo de Ana Martínez)


Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Batalla de Talavera, en la que participó Bassecourt, el 28 de julio de 1809 El 22 de junio, el comandante general de Cuenca Luis Alejandro Bassecourt [...]

De aquellos polvos estos lodos

De aquellos polvos estos lodos

Suele suceder que, cuando detectamos un problema, como sucede con los incendios forestales, este nos muestra lo que se suele decir la punta del iceberg, [...]

El diamante de la alimentación

El diamante de la alimentación

Si hay un producto que forma parte de nuestra vida es sin duda alguna el ajo y está, como dicen por ahí, hasta en la sopa. Sus magníficas [...]

Adiós, otra vez, a los multicines

Adiós, otra vez, a los multicines

Cuando unas salas de cine cierran, la primera y básica razón que se le ocurre a cualquiera es que no son rentables. Mucho ha cambiado la [...]

Pintar para disimular

Pintar para disimular

Lo del arreglo de carreteras en la provincia de Cuenca parece que va a consolidarse como una de las asignaturas pendientes de los distintos gobiernos [...]

'Mangana', faro de historia. El Seminario Conciliar de San Julián

Es mucho lo que se ha escrito sobre esta insignia histórica, bien y mal, atinado y desacertado pero hay que reconocer que Mangana ha representado [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: