La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Cosas de resinero

Opinión


Si algún ínclito personajillo del papel cuché o de la fanfarria televisiva, o de esos que están jodiendo o fastidiando a los españoles me preguntase que ¿qué es la resina?, yo les diría <resina eres tú, por tu amargo sabor, porque no hay nadie que este bien que sea capaz de tragarte.> Se supone que la resina es objeto de deseo para la industria y una de las riquezas de mi querida Cuenca. Se supone que nuestros políticos lo son por el deseo del pueblo español, el castellano (aunque no sea el de la Mancha), el de Cuenca y el de mi otro pueblo serrano, y que deberían ser nuestra riqueza. ¡Que se vota para llenar tantos cuchitriles y sindis de incapaces de llenar una cuba de resina entre tos! Pero a mí, que soy un pobre jornalero, me traen por el camino de la amargura, el de la resina, esa que destilan los pinos de nuestros innúmeros pinos. Yo recuerdo la primera vez que probé la resina siendo niño, esa que decía mi tía que era muy buena para el catarro y los dolores de garganta. Recuerdo muy bien ese día de merienda en la dehesa del pueblo, bajo el pino sestero, en la cerca Martín. Quise probarla, la curiosidad mata, y un hilillo casi transparente caía de una herida que el pino sestero tenía, y yo la arranqué y metí en mi boca, afanándome en masticarla y comerla a pesar de su amargo sabor. Ya desaparecida en mi intestino, el sabor amargo de la resina perduraba, y se intensificaba. Yo siempre he tenido buenas hambres, buen apetito, y de niño aún más. Sólo diré que la tortilla de patata probé y que su sabor amargo me la hizo inapetente, que preferí no comer casi nada más para no despertar el amargor de la resina. Y eso a pesar de los muchos tragos de agua fresca que eché en la canaleja de la fuente, tantos que mi tripa dijo, - ¡vale ya, que el odre está lleno! Y de los políticos resinosos que nos gobiernan diré que no hay quien se los trague, que cada vez que intento acercarme a ver que destilan solo percibo amargor. La “resina” que al pueblo de Cuenca debería enriquecer y traer prosperidad es reducto amargo del que no pinta ná en la comunidad regional. ¿Sin tren que resina vamos a exportar ahora que los borricanganos no van a la ciudad? ¿Sin la autovía que a mañicolandia nos llevaría, que hermandad de resineros prósperos vamos a construir? 

En fin, no quiero empezar maldiciendo la ventura de mi Cuenca, que muchos malditos ¡eas! hemos dicho ya. Llega el verano y suerte tendremos ahora que los que nos amargan se van de vacaciones, y aunque no las merezcan que se vayan, a la Mareta o a donde les dé la ganeta, al menos nosotros descansaremos de ellos mientras la miera de nuestros inconmensurables pinos llena las cacharras que a algunos algo de provecho traerán. ¡No como otros!

Sección: El resinero
    

 
Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Batalla de Talavera, en la que participó Bassecourt, el 28 de julio de 1809 El 22 de junio, el comandante general de Cuenca Luis Alejandro Bassecourt [...]

De aquellos polvos estos lodos

De aquellos polvos estos lodos

Suele suceder que, cuando detectamos un problema, como sucede con los incendios forestales, este nos muestra lo que se suele decir la punta del iceberg, [...]

El diamante de la alimentación

El diamante de la alimentación

Si hay un producto que forma parte de nuestra vida es sin duda alguna el ajo y está, como dicen por ahí, hasta en la sopa. Sus magníficas [...]

Adiós, otra vez, a los multicines

Adiós, otra vez, a los multicines

Cuando unas salas de cine cierran, la primera y básica razón que se le ocurre a cualquiera es que no son rentables. Mucho ha cambiado la [...]

Pintar para disimular

Pintar para disimular

Lo del arreglo de carreteras en la provincia de Cuenca parece que va a consolidarse como una de las asignaturas pendientes de los distintos gobiernos [...]

'Mangana', faro de historia. El Seminario Conciliar de San Julián

Es mucho lo que se ha escrito sobre esta insignia histórica, bien y mal, atinado y desacertado pero hay que reconocer que Mangana ha representado [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: