La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Cruces para la reflexión

Historia


Poco lugar a la interpretación traen consigo algunos hechos. Por mucho que se quiera desvirtuar la historia, cambiarla según convenga, en lo más sano y humano en lo que uno puede concluir es en lamentar y avergonzarse de que algunos sucesos hayan tenido lugar y tratar de empatizar con quienes vivieron y/o sobrevivieron a unas circunstancias atroces.

En un rincón de La Manchuela una enmudece cuando se encuentra con cuatro cruces de piedra. La mayor, situada detrás, parece tratar de cobijar y proteger a las tres más pequeñas. Ya de primeras, sin conocer nada acerca de lo acontecido, un escalofrío nos estremece, imaginando qué acontecimientos pudieron suceder en este lugar y a quienes representa este monumento funerario.

Marcelino Valentín Gamazo fallecía, junto a sus tres hijos, en tierras conquenses, el 5 de agosto del año 1936. Fueron apresados y torturados hasta la muerte por un grupo de milicianos socialistas del Frente Popular quienes, haciendo gala de una crueldad inimaginable, acabaron con sus vidas, las de tres jóvenes de 17, 20 y 21 años y la de su padre, quien había sido hasta hacía unos meses, Fiscal General de la República, nombrado por el entonces presidente Niceto Alcalá-Zamora.

La barbarie no puede clasificarse por ideologías ni justificar el dolor de las víctimas según sus verdugos. Estas cuatro cruces nos relatan la historia de un prestigioso jurista que desde su cargo de Fiscal General desarrollaba su labor, entre la que figuró la de encausar al dirigente socialista Largo Caballero como cabecilla del golpe de Estado de 1934 contra la propia República. Una vez terminado el juicio y absuelto Largo Caballero, Gamazo presentaba su dimisión en diciembre de 1935.

En los momentos en los que fue asesinado, apenas unas semanas después del inicio de la Guerra Civil Española desencadenada tras el fracaso de otro intento de golpe de Estado, esta vez en 1936, Marcelino Valentín Gamazo sólo era un padre que se encontraba en una finca familiar con parte de sus hijos. Estas cruces son un llamamiento sereno, dentro del dolor y el estupor por estos crímenes, a abandonar el odio, a interiorizar y asumir una parte dura de la historia de nuestro país que no va a cambiar por muchas rencillas que casi 100 años después se intenten alimentar desde algunos sectores de la sociedad, incluso con leyes.

En La Manchuela poco se habla de esta trágica historia, aunque es conocida y contada de padres a hijos. El lugar en el que se encuentran las cruces pertenece a la familia de los fallecidos. Desde la discreción lo visitan y desde el sentimiento puro, nunca desde el rencor, cada cierto tiempo un ramo de flores combate las miserias a las que el ser humano es capaz de descender y mantiene vivo el recuerdo de Marcelino y los jóvenes José Antonio, Javier y Luis.

Texto: AGA

Foto: Cruces que recuerdan la muerte de Marcelino Valentín Gamazo y sus tres hijos ocurrida en 1936 en La Manchuela conquense.

 
Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Batalla de Talavera, en la que participó Bassecourt, el 28 de julio de 1809 El 22 de junio, el comandante general de Cuenca Luis Alejandro Bassecourt [...]

De aquellos polvos estos lodos

De aquellos polvos estos lodos

Suele suceder que, cuando detectamos un problema, como sucede con los incendios forestales, este nos muestra lo que se suele decir la punta del iceberg, [...]

El diamante de la alimentación

El diamante de la alimentación

Si hay un producto que forma parte de nuestra vida es sin duda alguna el ajo y está, como dicen por ahí, hasta en la sopa. Sus magníficas [...]

Adiós, otra vez, a los multicines

Adiós, otra vez, a los multicines

Cuando unas salas de cine cierran, la primera y básica razón que se le ocurre a cualquiera es que no son rentables. Mucho ha cambiado la [...]

Pintar para disimular

Pintar para disimular

Lo del arreglo de carreteras en la provincia de Cuenca parece que va a consolidarse como una de las asignaturas pendientes de los distintos gobiernos [...]

'Mangana', faro de historia. El Seminario Conciliar de San Julián

Es mucho lo que se ha escrito sobre esta insignia histórica, bien y mal, atinado y desacertado pero hay que reconocer que Mangana ha representado [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: