La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

... de la mano de Anastasio

Patrimonio


                   “ A esto aspira este retorno que atardece,                                                                          a vivir lo distinto, sostener lo visible de su voz en su voz y            enmarcar en la lluvia lo que siempre tuvo como patria”

José Antonio Zambrano. Lo que dejó la lluvia.

Era de esperar que volviera a sentirme, otra vez, de nuevo fascinado en ese día 11 de diciembre de 2021, al presenciar en una de las salas de exposición de la Catedral de Cuenca, la excelente muestra de iconos presentada por don Anastasio Martínez Sáez.

Dichosa y felicísima hora, donde la noticia tuvo el valor de reunir en comunión a cuantos presentes buscábamos con ahínco el buen saber y el arte de un hombre tan sensible y virtuoso. Otra vez la Providencia salió al encuentro para dar trasparencia a su vida, la cual, ha ido envejeciendo a nuestro lado como legado sazonado por su constante trabajo, porque Dios sabe, que por vencedor, sencillo y humilde, nos dio todo lo que posee ‘de la mano de Anastasio’- sobre todo para contemplar del arte la belleza.

Reposamos nuestra confianza sobre la fidelidad que aporta su conocimiento, pero también por ese discreto y abundante hacer del día a día, llevándonos a esa emblemática colección de iconos. Si no me engañó la mirada, presencié el afán de una vida reflejada sobre la pulcritud de sus dorados, sobre sus firmes líneas, sobre el reflejo de sus brillantes asentados en los repujados de plata, y sobre el estilismo de figuras alegóricas exaltando en nuestras miradas, las miradas almendradas de las numerosas escenas que protagoniza la gran Familia de Nazaret. Pero aun más, cuando por el efecto de la mirada invertida percibía desde los fondos azulados en la atmósfera de la sala, la felicidad exaltada de cuantos corazones rodaban por doquier, acompañando la constelación de iconos vivientes que pululaban en nuestras retinas a modo de estrellas sobre un aura de espiritualidad.

Y en este acto, don Anastasio nos dejó en esta gran estación de la historia, y a dos pasos de su mirada, de sus impresiones y de su conocimiento, un grado de altruismo inusitado desbordando su corazón para descender a la tierra que pisábamos. Fue otro gran icono viviente, el de la ternura y la añoranza, naciendo en la profunda sala abovedada, la grandeza que solo los artistas virtuosos saben ofrecer al mundo. He aquí la sincera mirada en su rostro , reflejada en ese retrato de mi amigo y gran pintor Andrés Tristán y que presidirá en esta sala como un nuevo renacimiento para cuantas personas de bien pasen por este museo diocesano.

Gran admiración al sacerdote de apostolado ejemplar, al maestro henchido de arte, al hombre que ofrece como cimiento sus iconos para vivir una espiritualidad reposada y elevarla al cielo.

En ese mismo cielo quedarán para la eternidad 179 iconos, como 179 estrellas iluminando el paso de los tiempos y sublimando el recuerdo.

Claro esplendor el de esta galaxia que por sabiduría y prestancia su riqueza es mística belleza y su humanidad grandeza condensada para quienes tienen por bandera el amor.

Gracias por cuanta intimidad nos ofrece este legado, porque mientras el tiempo pase, la admiración, respeto y afecto vivirá en nuestro corazón por encima de otros aires, de otros ambientes y de otras extrañas abundancias.

Texto: Fernando Recuenco Abarca 

 
Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Batalla de Talavera, en la que participó Bassecourt, el 28 de julio de 1809 El 22 de junio, el comandante general de Cuenca Luis Alejandro Bassecourt [...]

De aquellos polvos estos lodos

De aquellos polvos estos lodos

Suele suceder que, cuando detectamos un problema, como sucede con los incendios forestales, este nos muestra lo que se suele decir la punta del iceberg, [...]

El diamante de la alimentación

El diamante de la alimentación

Si hay un producto que forma parte de nuestra vida es sin duda alguna el ajo y está, como dicen por ahí, hasta en la sopa. Sus magníficas [...]

Adiós, otra vez, a los multicines

Adiós, otra vez, a los multicines

Cuando unas salas de cine cierran, la primera y básica razón que se le ocurre a cualquiera es que no son rentables. Mucho ha cambiado la [...]

Pintar para disimular

Pintar para disimular

Lo del arreglo de carreteras en la provincia de Cuenca parece que va a consolidarse como una de las asignaturas pendientes de los distintos gobiernos [...]

'Mangana', faro de historia. El Seminario Conciliar de San Julián

Es mucho lo que se ha escrito sobre esta insignia histórica, bien y mal, atinado y desacertado pero hay que reconocer que Mangana ha representado [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: