La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Demasiados gorrinos visten de traje

Actualidad


Vivimos momentos difíciles como de costumbre en el sector primario. En este caso un señor ministro del Reino de España ha tenido la osadía de llegar a trasladar a la prensa inglesa (ni más ni menos) que la carne de nuestro sector ganadero no es de calidad. Según él, al proceder en parte de lo que denominan macro-granjas no es buena, entre otras cosas por haberse producido con “maltrato animal” en condiciones de producción intensivas.

Estos señores que en la mayoría de los casos nacieron en macro-hospitales de las macro-ciudades donde tienen todo tipo de medios para la sanidad en general, pero para un parto en particular, son sencillamente unos ineptos mentales con capacidad de hacer mucho daño, sobre todo a aquellos que trabajan, que arriesgan dinero en muchas ocasiones prestado, que viven y mantienen algo de actividad económica en la España Vaciada.

El mundo sigue creciendo mucho, las bocas que alimentar cada día son más, y lo primero que hay que evitar es la pandemia del hambre. Y la sociedad cada día es más exigente con lo que se denomina “calidad de vida”. Concepto que es muy diferente aquí, en el llamado primer mundo, que en países poco desarrollados a los que se les defiende desde una vida sin privaciones y con todos los medios tecnológicos a nuestra disposición.

Es increíble el grado de manipulación que tienen estos sectores de población adaptándose cada día a las nuevas circunstancias. Huyeron a las macro-ciudades para evitar el trabajo sucio y penoso del medio rural, y quizás quieren que quienes aquí siguen produciendo alimentos para que a ellos les lleguen a diario, sigan viviendo como antes "tirados en el campo de día y de noche” cuidando de los animales y los cultivos para que a ellos les siga llegando el pollo de corral o los tomates del terreno, por decir algo.

No son más tontos porque tienen mermado el cerebro con la malicia que les ocupa la casi totalidad.

¡Pues claro que se producen animales en sistemas intensivos!, al igual que existe la agricultura de alto rendimiento que utiliza medios que no se precisaban antaño. Pero no por ello los productos son peores. Muestra de ello es la mayor esperanza de vida hoy que hace tan solo cincuenta años.

La carne de pollo y los huevos en su mayoría salen de granjas intensivas donde los animales están confinados. Y últimamente no se escucha mucho sobre estas macro-granjas de aves, pero seguro que les tocará pronto. Los cerdos se producen en su mayoría en explotaciones porcinas de ciertas dimensiones para lograr calidad y rentabilidad a la vez. Como existe el ganado vacuno intensivo que como los anteriores genera una carne de calidad que entre otras cosas pasa unos importantes controles sanitarios para asegurar precisamente lo que en ocasiones en una explotación extensiva es más difícil de implementar.

Existen producciones intensivas de pescado (piscifactorías), como hay explotaciones de caracoles, y de tantos y tantos otros seres vivos que sirven para la alimentación, que como a éstos les dé por perseguirlos a todos tenemos polémicas y crisis de gobiernos cada día.

También a día de hoy los cereales que se consumen son prácticamente idénticos genéticamente hablando, lo que supone una pérdida de diversidad genómica que existe el riesgo de que un día aparezca una enfermedad que los haga desaparecer y la población mundial se quedase sin hidratos de carbono de un plumazo. Pero por ello existen desde hace muchos años los bancos de germoplasma que conservan esa diversidad genética que en algún momento pueda utilizarse.

Vuelvo a repetir que la humanidad se tiene que alimentar, y para ello es preciso todo tipo de producciones. Pues sin ir muy lejos hace poco una granja de gallinas para huevos ecológicos ha tenido que cerrar porque el mayor coste de producción les ha impedido mantenerse en un mercado que mira el precio al comprar y no siempre pueden asumirse los costes que lo ecológico requiere. O también que en la zona de Cataluña por la posible extensión de la peste aviar estaban obligando a quitar las granjas al aire libre.

Hoy las exigencias sanitarias son tan altas que la seguridad alimentaria está quizás más asegurada que nunca.

También es un gran riesgo vivir en una macro-ciudad con todas las comodidades en tu mano, así como todos los servicios sociales, educativos, sanitarios y culturales próximos. Pues un incendio en un bloque de pisos conlleva mucho más peligro que en una casa individual en el pueblo. O el riesgo de coger una enfermedad en un macro-hospital cuando por ejemplo se produce un parto respecto a tantas generaciones de españoles que nacimos en la casa del pueblo donde vivían nuestros padres.

Todo es así Señor Ministro, y no mientan a la población con la contaminación por ejemplo por nitratos de las aguas subterráneas como consecuencia del reparto de purines en las tierras agrícolas. Por eso hay normativas especiales que cumplir en estas instalaciones como las hay en las macro-ciudades, en los macro-hospitales y en todo aquello que a usted le proporciona vivir tan bien.

Mienten todo lo posible con tal de confundir y ganarse a la gente con falsedades. No tienen escrúpulos. Mire, el purín tiene un 0,4 % de nitrógeno total del que aparecerán al final los nitratos. Pues en otras actividades también del sector primario se están aplicando al suelo abonos con riquezas del 46 % de nitrógeno que también terminará en forma de nitrato. Luego si tal y como se debe hacer, se reparte los purines adecuadamente y en una superficie grande, nunca llegaremos a contaminar las aguas subterráneas como suelen decir. Es más, le puedo afirmar que en el entorno donde me muevo, hay términos municipales sin macro-granjas como tampoco micro-granjas donde los niveles de nitratos en las aguas subterráneas superan las 50 partes por millón (ppm), y en otros donde hay macro-granjas ese nivel no se alcanza ni de lejos. Luego no contaminen ustedes a la opinión pública. Entre otras cosas porque a un señor ministro se le presupone un alto nivel de formación para conocer todo esto.

Y en cualquier caso lo que tienen que hacer todos los defensores de lo ecológico o de explotaciones pequeñas como usted, es venirse a la España Vaciada donde se están hundiendo las casas que ustedes abandonaron y vivir aquí produciendo como antes, en cada casa dos gorrinos, veinte gallinas, dos cabras y una vaca. Y una mula o burro para cultivar la tierra como les gusta. ¡A trabajar!.

Texto: Miguel Antonio Olivares

Sección: Guardián del Labriego

 

Pícaros, embaucadores, hechiceros y nigromantes. Jerónimo de Liébana (VIII)

Pícaros, embaucadores, hechiceros y nigromantes. Jerónimo de Liébana (VIII)

Llegado el día jueves, nueve de diciembre, a lo que se quiere acordar, habiendo ayunado en la forma ordinaria éste y los demás, el [...]

El Oratorio del despacho de la Alcaldía. Ahora sí, ahora no

El Oratorio del despacho de la Alcaldía. Ahora sí, ahora no

Pequeñas joyas artísticas y patrimoniales las hay, ignoradas o escondidas, por nuestra ciudad y provincia. Una de ellas es, sin duda, el [...]

FIDA, medio siglo de exaltación del ajo de Las Pedroñeras

FIDA, medio siglo de exaltación del ajo de Las Pedroñeras

La Feria Internacional del Ajo de Las Pedroñeras (FIDA) es uno de los eventos más importantes que se celebra en verano en la provincia de [...]

La casa del Corregidor y Juan de Cervantes, abuelo de Miguel de Cervantes

La casa del Corregidor y Juan de Cervantes, abuelo de Miguel de Cervantes

Estos días ha sido noticia la Casa del Corregidor de Cuenca cuando RTVE en el programa “Los pilares del tiempo” visita Cuenca y pone [...]

Verano en la cocina del chef Raúl Contreras

Verano en la cocina del chef Raúl Contreras

Nos despedimos hasta septiembre. Por delante quedan dos meses en los que según los vaticinadores climatológicos, el calor va a ser uno de [...]

Sin hospital, sin autovías, sin parque tecnológico y sin tren

Sin hospital, sin autovías, sin parque tecnológico y sin tren

Nada de nada. Quien eche la vista atrás, a hace cuatro años, y se pare a reflexionar tan solo unos segundos, que son más que suficientes, [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Antonio Gómez, Julián Recuenco, Ana Martínez, Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin, Vicente Caja, Jesús Fuero, José María Rodríguez, Catalina Poveda, José Julián Villalbilla, Mario Cava.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: