La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Dinosaurios y Toros, abandonar proyectos para vender promesas

Actualidad


Cuenca ha vivido este reciente verano una experiencia preelectoral de libro. Cualquiera que reflexione sobre lo acontecido se dará cuenta de que el bucle en el que entramos hace casi 40 años capitaneado por el Gobierno de la Junta de Comunidades se repite incesantemente meses antes de la cita con las urnas. Anuncios de autovías, hospitales, arreglos de carreteras, o grandes proyectos entran de lleno en la boca de los gobernantes, y como papagayos, los repiten una y otra vez con el tiempo justo para llegar vivos a, en este caso, mayo de 2023.

Calculaba mal la alianza socialista los efectos del cierre del tren en la provincia. Tras ocultar las verdades intenciones durante los primeros ocho meses de 2021, incluso con el paripé de que se reclamaba y escribía cartas a Adif desde Ayuntamiento, Diputación y Junta de Comunidades, los avezados jefes del Psoe locales utilizaban a la Ceoe conquense para lanzar su globo sonda y comprobar cómo iba a reaccionar la sociedad conquense cuando supiera que se iba a desmantelar la centenaria infraestructura ferroviaria. Enseguida comenzó el descontento y las eternas preguntas de por qué Cuenca, por qué teniendo dinero no se invertía en mejorar la línea o por qué en otras provincias de la región se adecuaban servicios y trenes turísticos. El rechazo y las manifestaciones se sucedieron en contra de la clausura de la línea Madrid-Cuenca-Valencia, y a los responsables de la rosa, en todos los niveles, no les iba quedando más remedio que sacar un enorme conejo de la chistera. Nada mejor para la ocasión, y tratar de tapar la más que evidente inquina y desprecio contra Cuenca de cuatro nombres propios, Sánchez, Page, Chana y Dolz y sus respectivas administraciones, que recurrir a la lejana América. Allende los mares, a modo de El Dorado, se alzaba una oportunidad que respondía a las necesidades del momento, prometer con palabras, cifras grandilocuentes y fechas con amplio margen de maniobra un sueño difícilmente rebatible y también contrastable. Cientos de puestos de trabajo, año 2025, Cuenca pionera mundial… y todo resuelto. Hay que reconocer que la singular ecuación, en otros momentos, hubiera funcionado. Pero claro, al subconsciente de esta provincia acude, por ejemplo, el eterno hospital en construcción de la capital, cuya primera piedra enterraba Barreda en 2011, el Bosque de Acero, que protagonizaba idéntico enterramiento en 2007 de la mano también de Barreda y del alcalde Cenzano, o, por ejemplo, el Palacio de Congresos, que la capital lleva esperando desde el 10 de noviembre de 2006, cuando en rueda de prensa, el entonces delegado de la Junta y ahora diputado nacional, Luis Carlos Sahuquillo, lo anunciaba junto al consejero Díaz Salazar, completando la foto, de nuevo, el primer edil Cenzano. Podemos seguir con las autovías, y acordarnos, por ejemplo, de la de La Alcarria. En septiembre de 2007 se reunían Junta y Gobierno Central, ambos socialistas y representados por Sánchez Pingarrón y Magdalena Álvarez para anunciar que las obras de esta infraestructura comenzarían el otoño siguiente, es decir en 2008. Nada de nada. Tampoco podemos olvidar aquella promesa de, otra vez, José María Barreda cuando en 2007 y ante miles de personas, en el pabellón deportivo de La Fuente del Oro, en el cierre de campaña de ese año, anunciaba la construcción de la autovía Cuenca-Ciudad Real, que pasaría por La Almarcha. Otra vez humo. También podemos aludir a otra autovía, la del Júcar, cuyo inicio de construcción anunciaba la Junta de Barreda en 2010. Seguimos esperando. 

Y es que el modus operandi del socialismo en general en nuestra región y provincia siempre es el mismo. Prometer, dilatar e incumplir.

Estos días, el vicepresidente de la Junta, el parrillano Guijarro, concedía una amplia entrevista al digital vocesdecuenca. No hace falta recrearse ni perder demasiado el tiempo en analizar su extenso contenido. El dos de Page y uno de la provincia no era capaz de sacar pecho ni de un solo proyecto en Cuenca en esta legislatura. Ni el hospital, ni autovías, ni el Palacio de Congresos, los remontes al Casco en el aire, ningún dato del que presumir de su apuesta personal, la colección del dudoso Roberto Polo… En estas, aparece Toro Verde, un castillo vendible y calculado temporal y estratégicamente para llegar con algo de oxígeno a mayo de 2023. Ah, y por supuesto, la culpa de la crisis económica que llevamos padeciendo años, según Guijarro, la tiene Putin. Y Sánchez ya no es tan amigo de los socialistas castellanomanchegos… De chiste.

¿Cambiamos toros, por ejemplo, por dinosaurios?

 Mientras tanto, como niños que abandonan juguetes, el potencial de la provincia de Cuenca sigue latente, sin que nadie en los actuales gobiernos se preocupe por su desarrollo. Es más fácil viajar de vacaciones al Caribe, hablar de cientos de puestos de trabajo y de un proyecto que veremos en qué termina y si lo hace en ese 2025, que trabajar en firme. La quimera de Toro Verde se presentaba hace unos días en el Museo Paleontológico, un lugar emblemático que surgió como alterna a otro fracaso socialista, el Ars Natura, inaugurado por, otra vez, Barreda en 2010. En abril de ese año, el presidente socialista anunciaba este proyecto como “un referente mundial”. Ahí se quedó el sueño. En millones de euros gastados en un macroedificio que nadie visitaba. Hasta que, en 2015 Cospedal, si Cospedal, merced a un acuerdo de la Junta con la Diputación de Cuenca, presidida en ese momento por el popular Benjamín Prieto, inauguraba el actual Museo Paleontológico, como aglutinador de un potencial real y patrimonial de la provincia de Cuenca, su relación con este mundo prehistórico y los restos que dejaron estos mágicos animales en nuestra tierra.

El Museo Paleontológico paralizó su crecimiento hace años. Siete lleva Page en el poder de la Junta y ha inaugurado dos fases, la última el pasado 2018, en la que el responsable socialista vendía, en un paseo lleno de fotos en por las instalaciones, unas mejoras, sin entrar en demasiados detalles, claro. Lo cierto es que la decadencia de este espacio es más que evidente y que las excavaciones o exposiciones sobre el mundo de estos fascinantes animales están congeladas por no hablar de extintas. El lugar se ha convertido en una elegante, eso sí, sala de saraos más que en un enclave didáctico. 

Y en este marco de fracaso del primigenio Ars Natura y de incumplimiento con un potencial real, los fósiles y restos de dinosaurios en Cuenca, recordemos que en 2014 llegó a organizarse hasta una exposición en Japón de dinosaurios de la provincia, se presentaba hace unos días el proyecto Toro Verde de tirolinas y del hotel. Un inciso. Quien piense que estas líneas se posicionan en contra de que proyectos e inversiones lleguen a Cuenca que abandone la idea. La llegada de actividad económica es muy necesaria en una tierra que muere lentamente. O que la matan. Pero lo que no se puede consentir son las medias verdades o mentiras, las promesas incumplidas y que se utilicen las instituciones, el dinero público y las esperanzas e ilusiones de los ciudadanos únicamente para perpetuar sillones de gobierno. Y ya van muchos ejemplos y años de esta táctica.

Los dinosaurios han vuelto, pues, a caer en el olvido. Los científicos que defendían su desarrollo, excavaciones y exposiciones callan. Suponemos que por miedo. Los fósiles de Lo Hueco, siguen soportando el paso del tiempo y el deterioro, escondidos en alguna nave polvorienta. Ahora se abren paso las tirolinas vertiginosas. Los pequeños empresarios multiaventura de la provincia también callan. Por miedo, por prudencia y quizás porque, en el fondo, reconocen las quimeras, aquellas que ellos mismos nunca contemplaron, sustituidas por esfuerzo, riesgo e ilusión.

Y en esta Cuenca, de la que no conviene olvidar su pasado, ni el más reciente, nuestros niños seguirán viajando a Dinópolis, referente nacional, ese sí, de un Parque Temático dedicado a los dinosaurios. Ea.

Texto: AGA

Imagen: Reproducción de un dinosaurio en Fuentes (Cuenca)

Multicines Cuenca, ¿Cierre definitivo?

Multicines Cuenca, ¿Cierre definitivo?

“Este cine permanecerá cerrado a partir de julio de 2022. Les seguiremos atendiendo en Odeon Multicines Mirador. Disculpen las molestias”. [...]

Espacios urbanos convertidos en obras de arte

Espacios urbanos convertidos en obras de arte

Los murales pintados están repletos de historias que logran captar la mirada de todos aquellos que pasan por las inmediaciones. Auténticos [...]

Los ajetreados Días de Noviembre

Los ajetreados Días de Noviembre

Ya hace años que la celebración de los Días Internacionales o Mundiales se han convertido en la excusa perfecta para acordarse de [...]

Un año más sin la Residencia de Beteta

Un año más sin la Residencia de Beteta

El tiempo pasa y el mamotreto a medio construir y cada vez más cercano a la ruina, situado a las afueras de Beteta, la que iba a ser la Residencia [...]

Puntos Limpios, otro agujero económico para los Ayuntamientos

Puntos Limpios, otro agujero económico para los Ayuntamientos

No vivimos buenos tiempos para los presupuestos municipales. Los domésticos, lo sabemos todos, tampoco gozan de salud, pero las cuentas que dependen [...]

Unanimidad contra el cierre del tren, con la misma excepción…

Unanimidad contra el cierre del tren, con la misma excepción…

Pensaban las instituciones socialistas, y el partido que las respalda, que con el paso del tiempo iría amainando el rechazo social que ha generado [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Antonio Gómez, Julián Recuenco, Ana Martínez, Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin, Vicente Caja, Jesús Fuero, José María Rodríguez, Catalina Poveda, José Julián Villalbilla, Mario Cava.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: