La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Dormir en una iglesia y trasladarse a la Edad Media

Actualidad


Las ofertas turísticas se reinventan y con ellas las posibilidades de experimentar nuevas sensaciones y aventuras. Hoteles, casas rurales, hostales, albergues, cabañas componen un amplio catálogo de posibilidades para pernoctar y comer, aportando a nuestro viaje un plus, que, en muchos casos, puede hasta llegar a eclipsar otros aspectos. En esta categoría, sin duda alguna, se encuentra la hospedería La Albacara, situada en la ciudad medieval de Moya. No es que se encuentre cerca de este impresionante complejo monumental, no, forma parte de él, ya que, en tiempos era un templo religioso, para más señas la iglesia de la Trinidad. La Albacara abría sus puertas en 2019. La Diputación Provincial de Cuenca incluía en el Plan de Mejora de Infraestructuras Turísticas, Plamit, este singular edificio con un doble objetivo, evitar su desaparición y revitalizar el turismo de esta zona. 

El entorno en el que se encuentra esta Hospedería es único en nuestra provincia. La ciudad medieval de Moya ha acusado durante siglos el deterioro del paso del tiempo y de la falta de inversión en sus múltiples monumentos. Está situada en un punto estratégico, a más de 1.100 metros de altitud, en la encrucijada de los antiguos reinos de Castilla, Aragón y Valencia. Sus primeros marqueses fueron Andrés de Cabrera y Beatriz de Bobadilla, allá por los inicios del siglo XVI, época en la que alcanzaba la villa el mayor de sus esplendores. Tuvo siete iglesias, dos conventos, ayuntamiento e incluso un hospital. 

La labor de recuperación de una ciudad como la de Moya es extensa y debería de continuar en el tiempo con la intensidad con la que se llevó desde los años 2011 a 2019, sobre todo por el empeño y las inversiones de la Diputación Provincial. Aunque la experiencia de pernoctar en una iglesia, como decíamos, es única, su valor y poder de atracción aumentaría si el entorno avanzara en su rehabilitación. El Patrimonio genera riqueza y trabajo, pero acometer obras en lugares con tanta historia requiere la ayuda y las inversiones de las administraciones. Eso sí, con un estudiado control de los responsables últimos que se encuentran, precisamente en esas instituciones y que son los cargos políticos. Los daños son irreparables tanto si perdemos monumentos por el deterioro del paso del tiempo como si las obras les provocan daños. Esta semana, sin ir más lejos se derrumbaba parte del muro de la calle Canónigos en Cuenca. Un claro ejemplo de falta de previsión y cuidado de nuestro Patrimonio que se extiende, cada vez, por más lugares de nuestra provincia.

 
Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Batalla de Talavera, en la que participó Bassecourt, el 28 de julio de 1809 El 22 de junio, el comandante general de Cuenca Luis Alejandro Bassecourt [...]

De aquellos polvos estos lodos

De aquellos polvos estos lodos

Suele suceder que, cuando detectamos un problema, como sucede con los incendios forestales, este nos muestra lo que se suele decir la punta del iceberg, [...]

El diamante de la alimentación

El diamante de la alimentación

Si hay un producto que forma parte de nuestra vida es sin duda alguna el ajo y está, como dicen por ahí, hasta en la sopa. Sus magníficas [...]

Adiós, otra vez, a los multicines

Adiós, otra vez, a los multicines

Cuando unas salas de cine cierran, la primera y básica razón que se le ocurre a cualquiera es que no son rentables. Mucho ha cambiado la [...]

Pintar para disimular

Pintar para disimular

Lo del arreglo de carreteras en la provincia de Cuenca parece que va a consolidarse como una de las asignaturas pendientes de los distintos gobiernos [...]

'Mangana', faro de historia. El Seminario Conciliar de San Julián

Es mucho lo que se ha escrito sobre esta insignia histórica, bien y mal, atinado y desacertado pero hay que reconocer que Mangana ha representado [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: