La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

El perpetuo arte callejero del almarcheño Arnal

Actualidad


Pasear por las calles de La Almarcha es como visitar un museo de arte callejero al aire libre porque en numerosos rincones se contemplan auténticas obras de arte. Hace cincuenta años el artista Luis Javier Arnal decidió inundar de color tanto los portones de la maquinaria agrícola como las fachadas y muros. Su pasión por la música le llevó a plasmar obras que estaban inspiradas en las portadas de los discos que escuchaba. De esta forma, logró captar no sólo la atención de los vecinos sino también de los visitantes que se sorprendían del talento que tenía para pintar esos murales. 

El genio almarcheño, que falleció recientemente, convirtió a esta localidad en los años 70 en un lugar de referencia para todos aquellos que tenían como  ídolos a The Beatles, The Rolling Stones, Pink Floid o Mike Olfield. En la siguiente década ya dejó su profunda huella en enormes lienzos pintando a Marilyn, el submarino amarillo de The Beatles o Jesucristo Superstar. Su amigo y periodista en el Levante EMV, Julio Monreal, señala que  Arnal  era una persona que “tenía un talento artístico muy grande”. Sus dos pasiones, la pintura y la música, supo canalizarlas hacia una actividad que “ha convertido en un espacio singular a La Almarcha”. 

En la actualidad quedarán alrededor de una docena de obras esparcidas por esta localidad, sobre todo en la calle Real, pero “llegó a pintar unas 25 portadas”. La primera de ellas fue una enorme escena de planetas, donde destacaba La Tierra y Saturno, sobre las puertas metálicas de un almacén de su familia. Los propietarios de la puerta metálica “pagaban la pintura con la que él dibujaba y, con posterioridad, completaba la obra con ayuda de la gente que le rodeaba”. 

Monreal recuerda con nostalgia aquellos años ya que “yo formaba parte de Los Fieras, que estaba compuesta por sus cinco hermanos y hermanas, primos y amigos, y éramos los que le echábamos una mano”. Despertaba gran expectación cuando emprendía un nuevo proyecto porque significaba que un rincón tendría una nueva vida una vez que pasaba por sus manos. El éxito fue tal que tuvo  “un efecto llamada para que  pintara a la gente algunas obras y eso desbordó un poco al artista ya que le llovieron los encargos”. 

Mural dedicado a Kandisnsky

Decoró algunos espacios en localidades limítrofes como Honrubia o Castillo de Garcimuñoz, pero también  dejó su huella a la entrada de un pub de la Plaza de Abajo de La Almarcha o en un mural dedicado a Kandinsky. Éste lo pintó por encargo del Ayuntamiento en la Plaza Nueva, donde se instala el mercado ambulante  y “creo que ese detalle  fue una forma de reconocimiento hacia su persona”. El paso del tiempo afectó a sus creaciones  y algunas de ellas se fueron deteriorando, pero “él siempre las repasaba minuciosamente para que todo el mundo pudiese contemplarlas”. 

Monreal apunta que eso hizo que sus obras fuesen singulares y tuviesen “prestigio en muchos lugares porque una de las cosas por las que reconoce a este pueblo es por las pinturas de Arnal”. La última de las obras que plasmó fue aproximadamente hace dos años y lo curioso es que “nadie estropeó lo que hacía en esta portadas de metal que tanto le gustaban”. El artista almarcheño se fue hace unos días para no volver, pero esos colores que tanto le gustaban quedarán ya perpétuos en su honor. Su funeral quiso que fuese también especial y los acordes de la canción Imagine de John Lennon sirvieron para despedir a este genio que será recordado para siempre.

Texto: Antonio Gómez.

Fotografía: El artista Luis Javier Arnal murió recientemente, pero deja un legado importante de sus obras en la localidad de La Almarcha. 


Cuenca, en los difíciles años 20 del siglo XVI, tras la Guerra de las Comunidades (XII)

Cuenca, en los difíciles años 20 del siglo XVI, tras la Guerra de las Comunidades (XII)

-Que en lo que dicen que se labre la Sierra contra el tenor de ciertas sentencias, por los vasallos de Diego Hurtado, dice que de su consentimiento y [...]

El Arca de San Julián, testigo de la sinrazón humana

El Arca de San Julián, testigo de la sinrazón humana

Se acerca la festividad de San Julián con la incertidumbre si habrá celebración o pasará igual que San Antonio, mucho acto [...]

Desasosiego

Desasosiego

                                     ...y el alma raída   Al [...]

La enigmática aurora boreal conquense de hace 84 años

La enigmática aurora boreal conquense de hace 84 años

El astrofísico, cosmólogo y divulgador científico, Stephen Hawking, dijo que había que recordar siempre mirar a las estrellas [...]

COVID, un virus puñetero y caprichoso

COVID, un virus puñetero y caprichoso

Si algo tenemos claro sobre este virus, es que, realmente, es un virus infinitamente puñetero. Pero lo que yo acabo de descubrir es que, además, [...]

La zona de San Juan, vergüenza y pena

La zona de San Juan, vergüenza y pena

Cuenca, Ciudad Patrimonio de la Humanidad, una de las ciudades más bonitas y pintorescas de España, evidentemente, para nosotros, los conquenses, [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: