La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

El Puente de La Melgosa: el Ecce Homo de Borja conquense

Actualidad


Cargadas de un mensaje espiritual del pasado, las obras monumentales de los pueblos continúan siendo en la vida presente el testimonio vivo de sus tradiciones seculares. La humanidad, que cada día toma conciencia de la unidad de los valores humanos, los considera como un patrimonio común, y de cara a las generaciones futuras, se reconoce solidariamente responsable de su salvaguarda. Debe transmitirlos en toda la riqueza de su autenticidad…

La conservación y restauración de monumentos tiende a salvaguardar tanto la obra de arte como el testimonio histórico… 

La restauración es una operación que debe tener un carácter excepcional. Tiene como fin conservar y revelar los valores estéticos e históricos del monumento y se fundamenta en el respeto a la esencia antigua y a los documentos auténticos. Su límite está allí donde comienza la hipótesis: en el plano de las reconstituciones basadas en conjeturas, todo trabajo de complemento reconocido como indispensable por razones estéticas o técnicas aflora de la composición arquitectónica y llevará la marca de nuestro tiempo. La restauración estará siempre precedida y acompañada de un estudio arqueológico e histórico del monumento…

 EXTRACTO DE LA CARTA INTERNACIONAL SOBRE LA CONSERVACION Y LA RESTAURACION DE MONUMENTOS Y SITIOS (CARTA DE VENECIA 1964)

Para los que somos profanos en el mundo de la restauración, leer y releer la llamada Carta de Venecia de 1964, sobre la Conservación y la Restauración de los Monumentos y los Sitios, es verdaderamente esclarecedor y te ayuda a entender el porqué de numerosas intervenciones. No siempre ocurre así, y tal es el caso de lo que me pasa con El Puente Romano de la Melgosa. Cuanto más leo La Carta de Venecia, menos entiendo lo que se ha hecho en él.

En la localidad de La Melgosa, perteneciente al término municipal de Cuenca, y sobre el río Moscas, se encuentra este pequeño puente, que estudios arqueológicos han datado de la época romana. Parece ser que por él pasaba una calzada romana, dadas las dimensiones del mismo, ya que es casi igual de ancho que de largo. Este puente ha dado servicio de paso durante los más de dos mil años que tiene, tanto a personas como a vehículos de todo tipo, incluidos los pesados propios de las labores del campo. Este tránsito, junto con el pasar del tiempo lo ha llevado a una situación altamente delicada, en la que sólo se conserva la rosca. Por similitud a otros puentes romanos de la época y de la zona, se deduce que su aspecto original debería de ser parecido al puente romano de Valeria. A la hora de acometer su restauración se plantea el darle ese aspecto que se supone era el original. Yo personalmente no me siento capacitada para juzgar la idoneidad de esta decisión. Ahora bien, una cosa muy distinta es el resultado final, o semifinal, parece ser, que se ha logrado.

El 26 de febrero de 2020, La Tribuna de Cuenca anunciaba que el Ayuntamiento de Cuenca ha publicado la licitación del proyecto de restauración del Puente de La Melgosa, toda vez que la Junta de Gobierno Local aprobó en su última sesión la orden de inicio y aprobación del expediente de contratación de la obra. La actuación está encaminada a solucionar las patologías observadas en lo que al estado del puente se refiere, a acondicionar los accesos al puente y a mejorar la interpretación visual para el visitante, y cuenta con un presupuesto de 50.000 euros que serán sufragados por la Diputación Provincial. Esta dotación de 50.000 € quedó presupuestada en el ejercicio de 2018.

Una vez iniciadas las obras, y ya bastante avanzadas, ante el aluvión de críticas y quejas por parte de ciudadanos aparecidas en redes sociales y medios de comunicación, debido al aspecto que presentaba el puente, el Ayuntamiento de Cuenca adopta la medida de suspender las obras que se estaban acometiendo, aludiendo motivos “técnicos e históricos”. En principio se comunicó que se derribaría el pretil y se recuperaría la morfología más antigua del puente, información que recogía Onda Cero Cuenca. Este mismo medio, al igual que otros, se hacía eco de las declaraciones del concejal de Patrimonio Histórico, Miguel Ángel Valero, que indicaba que los trámites de esta actuación fueron iniciados por parte del anterior equipo de Gobierno de la Diputación Provincial, que sufraga la obra, valorada en 50.000 euros. Es increíble como la actual corporación municipal echa balones fuera cada vez que algo sale mal. Recordemos las declaraciones del Señor Alcalde cuando se le derrumbó el muro de bajada de Las Casas Colgadas… un poco más y la culpa la tenía Alfonso VIII. Cuando uno está al mando de una institución, debe asumir la responsabilidad de todo aquello que ocurra durante su mandato. El concejal Valero nos recordaba quién inició los trámites de esta intervención, pero quien aprobó la orden de inicio y aprobación del expediente de contratación de la obra en Junta de Gobierno Local en febrero de 2020 fue el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Cuenca, del cual él forma parte. Luego, a no ser que el concejal Valero firmara dicha aprobación sin leer el expediente, él estaba al tanto de lo que allí se iba hacer.

No hace falta ser un gran entendido para darse cuenta, a la vista del estado del frágil y pequeño puente, que, si no se buscaba una solución alternativa, para que siguiera dándose el servicio de paso adquirido por las fincas colindantes, este tendría que ser reforzado, ampliado y dotado de medidas de seguridad para evitar accidentes de los vehículos que por él transitaran. ¿No hubiera sido más correcto el haber consolidado el puente como estaba, dejando vista la estructura que mantenía, y haber construido a unos metros un puente alternativo para dar servicio a estas fincas?

El caso es que a día de hoy no sabemos lo que va a ocurrir con este puente, que en la actualidad parece salido de una construcción del Exin Castillos. La vegetación que lo rodea está creciendo a pasos agigantados… quizá sea la mejor vestimenta para tapar nuestro particular Ecce Homo de Borja.

Texto: Ana Martínez

Foto: Imagen comparativa del Puente Romano de La Melgosa y cómo se encuentra en la actualidad (Ana Martínez)

 
Cuenca, en los difíciles años 20 del siglo XVI, tras la Guerra de las Comunidades (VIII)

Cuenca, en los difíciles años 20 del siglo XVI, tras la Guerra de las Comunidades (VIII)

-Otrosí decimos que a la ciudad y tierra le están ocupados muchos términos y pastos, entre los cuales son: el marqués de Moya [...]

Al compás del chacachá, del chacachá del tren

Al compás del chacachá, del chacachá del tren

Si ha leído usted el título de mi columna, no hace falta que le pida que ponga la canción a la que hago referencia, porque ya la [...]

Nos han copiado, San Nicolás era de Almonacid

Nos han copiado, San Nicolás era de Almonacid

En un lugar de la baja Austria de cuyo nombre si puedo y quiero acordarme, corría el mes de diciembre del año 2004, cuando una pareja daba [...]

Ahora, y además, sin oficina bancaria en los pueblos

Ahora, y además, sin oficina bancaria en los pueblos

A mediados del siglo pasado, cuando el ahorro era sinónimo de previsión y garantía de afrontar el futuro, tanto para planes positivos [...]

El Crimen de Cuenca o cómo matar un tren

El Crimen de Cuenca o cómo matar un tren

Hace ya muchos años que unos hechos luctuosos pusieron, tristemente, a nuestra provincia en el candelero a nivel nacional. Entonces ellos hicieron [...]

Cuenca y Villar del Humo: Patrimonio de la Humanidad

Cuenca y Villar del Humo: Patrimonio de la Humanidad

La respuesta internacional más grande de la historia ocurrió hace más de 60 años cuando la Unesco hizo un  llamamiento [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: