La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

El seguro de los que lo tienen todo asegurado

Actualidad


Un año más con casi ausencia de hielos de primavera en los viñedos de Castilla-La Mancha. Ya estamos a ocho de mayo y nuevamente las heladas de primavera en el corazón de La Mancha, donde se concentra “el mayor viñedo del Mundo”, prácticamente no han aparecido.

Aquí, en el centro geográfico de esta región son ya más de quince años en que los hielos de primavera tan temidos en otros tiempos no han hecho prácticamente acto de presencia en los viñedos manchegos. Ni en variedades tintas ni en blancas, ni en las tradicionales como airen, cencibel o garnacha, ni en las más nuevas como cabernet sauvignón, verdejo, sauvignón blanc, etc. 

Es cierto que los sistemas de cultivo han variado significativamente. Ya puede decirse que las cepas en espaldera predominan sobre las tradicionales en vaso. Solo éste hecho ya supone una diferencia importante por una diferencia de altura de las yemas respecto del suelo. Ello hace que las heladas de “inversión térmica” tengan una menor incidencia en general.

El hecho es que los temidos daños de hielo cuando los tallos están comenzando a salir, o incluso estando en forma de yema hinchada, han disminuido de forma muy considerable.

Dicen en Las Pedroñeras, por ejemplo, que pasando La Virgen de La Cuesta (8 de mayo) ya no hay peligro, y mi observación de muchos años así lo confirma.

Este es un hecho relevante en las políticas de planificación de los seguros agrarios. Y ya que hablamos del cultivo de la vid, quiero mencionar que el coste del seguro al agricultor por asegurar su cosecha de uva contemplando solo el riesgo del pedrisco es menos de la mitad que si aseguramos también la helada de invierno. Ello teniendo en cuenta que la cobertura del seguro en el caso de helada es solo del 80 por ciento, frente al noventa en el caso de pedrisco. Esto sin tener en cuenta la franquicia (o daño a cuenta del agricultor) que se aplica en ambos casos.

Este problema que da lugar a muchas parcelas sin seguro, pues se trata de un coste elevadísimo, además demuestra la poca vergüenza que demuestran los responsables públicos (políticos) cuando hacen las grandes campañas de promoción de los seguros agrarios como la salvación de la agricultura. Promociones que hacen hincapié en la generosidad del Estado y Comunidades Autónomas al subvencionar en “no sé qué” maravillosos porcentajes el coste de la prima del seguro. 

Como en casi todo en la gestión gubernamental, los hechos demuestran que estos administradores de lo público no “bajan al ruedo”. Para conocer la realidad hay que vivirla, y seguro (valga la redundancia) que si estuvieran más cerca del agricultor y sus problemas verían estas circunstancias y se podrían corregir. 

Se están cargando el “Sistema de Nacional de Seguros Agrarios”, del que han presumido las altas esferas en materia agrícola al compararse con el resto de Europa. Pues cuando después de tantos años no nos han copiado ni de lejos, será porque carece de tanta bondad como se nos hace creer.

Y nuevamente aquí hay que denunciar al resto de agentes que cobran y viven del sector agrario por su inacción ante este tipo de problemas de interés tan grande, pues puede dar lugar a que una herramienta que podía resultar valiosa en el aseguramiento de la renta de nuestros agricultores tan expuestos a las inclemencias del tiempo, termine desapareciendo. Y me refiero a los Sindicatos Agrarios e incluso al Sector Cooperativo. A sus dirigentes que van a Madrid a reunirse con el ministerio y todos los agentes económicos implicados.

No olvidemos que AGROSEGURO es una entidad de gestión de los seguros agrarios que mantiene el monopolio para dicho fin, tutelada por ENESA (entidad estatal de seguros agrarios) y en la que tienen participación las diferentes compañías aseguradoras. Lo cierto es que el Estado en ello tiene una gran responsabilidad y debía ser más eficiente en la gestión de los recursos que de algún modo dan protección a las producciones agrícolas de las que viven tantos agricultores y que representan un porcentaje del PIB nacional bastante importante. 

Se dice que se trata de un sistema deficitario en cuanto a que con las primas pagadas por los asegurados no se cubren los siniestros, pero lo cierto es que el agricultor es reacio a asegurar y no aumenta la contratación. Luego algo está fallando, y vuelvo a repetir que no debe trabajarse desde los despachos, hay que ir a la tierra (nunca mejor dicho), “patear el campo” y que las conclusiones salgan de ahí.

A estos gestores/políticos, o “representantes” agrarios, de quien realmente vive de cultivar la tierra hay que decirles que su “nómina” siempre está bajo cubierto. Como “las primas y dietas” que César Lumbreras (periodista agrario de LA COPE) viene denunciando muchos años que se subieron los miembros del Consejo de Administración de AGROSEGURO y a preguntas al respecto junto a los problemas de este Sistema Nacional de Seguros Agrarios dieron y siguen dando “LA CALLADA POR RESPUESTA”.

Hace falta MÁS TRABAJAO DE CAMPO y MENOS CUENTO para ayudar un poco a quienes a diario “doblan el lomo” para producir el alimento que todos necesitamos. Que últimamente no paramos de escuchar aquello de “sector esencial” para ganarse su confianza, pero quienes cada día madrugan y desarrollan su trabajo bajo el frío y calor intensos son los productores, mientras los “gestores” siempre “al abrigo” deciden “su campaña” siguiente. 

Texto: Miguel Antonio Olivares

Sección: Guardian del labriego

 
La Santa Hijuela de Carboneras de Guadazaón

La Santa Hijuela de Carboneras de Guadazaón

Todos los días, en todos los lugares del mundo, Jesús se manifiesta en la Eucaristía, es lo que creemos los cristianos en un acto [...]

Fertilización sostenible de los cultivos

Fertilización sostenible de los cultivos

Para el crecimiento de las plantas se necesitan tres nutrientes básicos: el carbono, el hidrógeno y el oxígeno. El primero lo consiguen [...]

Sigue el castigo

Sigue el castigo

Glorioso San Isidro Labrador Tú, sabes bien lo duro que es cultivar la tierra pues fuiste agricultor durante la mayor parte de tu vida. Dios [...]

¿Aprendemos de las abejas?

¿Aprendemos de las abejas?

Nadie duda ya a estas alturas de que la miel es un producto exquisito. Es complicado que en la carta de un restaurante no aparezca postres con ella, incluso [...]

Endivias, a la luz de nuestras mesas

Endivias, a la luz de nuestras mesas

Llegaron a nuestra provincia, en concreto a Minglanilla, podríamos decir que por casualidad. De las seis empresas que acoge nuestro país [...]

Aceite fdh, calidad con sabor y olor a La Mancha Alta

Aceite fdh, calidad con sabor y olor a La Mancha Alta

En una provincia tan extensa y variada como la conquense, los pequeños tesoros no dejan de aflorar normalmente de la mano de quienes más [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: