La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

¡El tren que nos quieren quitar!

Actualidad


El tren significó un gran logro para Cuenca cuando un 12 de julio de 1883 llegó, por primera vez, a su estación.

Sus inicio se vieron enturbiados por numerosos accidentes por desprendimiento en su recorrido, así, en sus inicios, el 4 de diciembre de 1883, se produjo el primer siniestro, que el periódico La Vanguardia de Barcelona lo reflejó de esta manera: “A las 4,45 de la tarde, el tren Correo de Cuenca ha descarrilado en el km 110, resultando heridos el maquinista y el fogonero. También se cree que se han visto afectados algunos pasajeros. Ha salido un tren de socorro médico y botiquín. Así dice la noticia telegráfica”. Eran los inicios del ferrocarril conquense con la puesta en marcha de la línea Aranjuez-Cuenca. Que se hizo real en hasta 1885 como reza en la placa de conmemoración que hay en la estación de Cuenca acreditando los 102 años de su existencia en 1988.

Los desprendimientos de tierra y rocas sobre las vías se dieron con cierta frecuencia en los primeros años de su existencia, así sucedió el 2 de mayo de 1884 y el 29 de octubre del mismo año. Esto cambiaría al pasar su explotación a la compañía ferroviaria MZA el 5 de septiembre de 1885.

La línea ferroviaria que uniría Madrid con Valencia no se empezó hablar de ello hasta el 1915, cuando se inició el tramo de Cuenca-Utiel, siendo autorizada en el año 1921. Pasarían 26 años hasta su inauguración, completándose el tramo por completo de Madrid-Cuenca-Valencia. Siendo puesto en servicio el 25 de noviembre de 1947. En 1941 se nacionalizó la totalidad de la red ferroviaria pasando a ser gestionada por RENFE.

Desde el 18 de diciembre de 1865 esta vía dio un salto extraordinario al entrar en servicio el tren TALGO, tres que pude disfrutar de su comodidad y confort en mi trayecto de Salamanca- Madrid-Cuenca, ciudad donde estaba estudiando por aquel entones. Este confortable tren, orgullo de España duro hasta 1980.

La primera vez que es mencionada la posibilidad de la supresión de la citad línea de ferrocarril sería en el año 2010 por parte del Ministerio de Fomento y Adif, ocasionada por la apertura de la nueva Estación de Alta Velocidad Cuenca-Fernando Zóbel. Como respuesta de esta decisión los vecinos de Cuenca, el 13 de noviembre se manifestaron en su contra, siendo una manifestación multitudinaria, recorriendo las calles de la ciudad reclamando la permanencia de la línea y pocos días después el Ministro de Fomento, José Blanco (PSOE), anunció que la línea seguiría en funcionamiento afirmando que la estación se sacaría de la ciudad para unirla a la estación del AVE, cosa que aún no se ha cumplido.

Este año de 2021, después de tantas penurias para conseguir que siga en funcionamiento, nuevamente se empeñan en su desaparición. Esta año, 25 aniversario de la declaración de Cuenca Ciudad Patrimonio de la Humanidad por la Unesco; el Gobierno del Estado, el de Región, junto con el Presidente de la Diputación y el Alcalde de Cuenca (Todos del PSOE), vuelven a la carga, acuerdan la destrucción de la línea del ferrocarril.

Esta calamitosa decisión unilateral es un asunto de gran importancia para Cuenca y provincia que deja tirados a todos los pueblos por donde pasa el tren. Son muchos los municipios que han suscrito una moción en defensa del ferrocarril. El tren presta un servicio imprescindible y se reclama el mantenimiento de la línea, pues sirve de eje vertebrador y dinamizador de la provincia pues el tren conecta las zonas rurales con Cuenca, Madrid y Valencia.

Es de ley que se mantenga la línea ferroviaria Madrid-Cuenca-Valencia y el capital que se quiere invertir en cambiar todo esto sea empleado en la reparación de las vías que tantos años se han dejado sin atender y se le dé al pueblo lo que precisa y me atrevería a decir que antes de adoptar tal errónea decisión, que hablen con la gente de los pueblos, y con la ciudadanía en general, por donde pasa y verán que ellos y su descendientes desean seguir disfrutando de la experiencia de seguir viajando en su tren.

Texto: José María Rodríguez González (Profesor e investigador histórico)

Sección: Cuenca, remanso de historia

Cuenca, en los difíciles años 20 del siglo XVI, tras la Guerra de las Comunidades (XII)

Cuenca, en los difíciles años 20 del siglo XVI, tras la Guerra de las Comunidades (XII)

-Que en lo que dicen que se labre la Sierra contra el tenor de ciertas sentencias, por los vasallos de Diego Hurtado, dice que de su consentimiento y [...]

El Arca de San Julián, testigo de la sinrazón humana

El Arca de San Julián, testigo de la sinrazón humana

Se acerca la festividad de San Julián con la incertidumbre si habrá celebración o pasará igual que San Antonio, mucho acto [...]

Desasosiego

Desasosiego

                                     ...y el alma raída   Al [...]

La enigmática aurora boreal conquense de hace 84 años

La enigmática aurora boreal conquense de hace 84 años

El astrofísico, cosmólogo y divulgador científico, Stephen Hawking, dijo que había que recordar siempre mirar a las estrellas [...]

COVID, un virus puñetero y caprichoso

COVID, un virus puñetero y caprichoso

Si algo tenemos claro sobre este virus, es que, realmente, es un virus infinitamente puñetero. Pero lo que yo acabo de descubrir es que, además, [...]

La zona de San Juan, vergüenza y pena

La zona de San Juan, vergüenza y pena

Cuenca, Ciudad Patrimonio de la Humanidad, una de las ciudades más bonitas y pintorescas de España, evidentemente, para nosotros, los conquenses, [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: