La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

El Tren Turístico de Cuenca que espera en Renfe desde 2018

Actualidad


El lavado de imagen de las diferentes instituciones conquenses por el cierre de la línea Madrid-Cuenca-Valencia comienza a intensificarse. Al mismo tiempo que la presión social no cesa y plataformas, asociaciones, organizaciones políticas, sindicatos y la ciudadanía en general siguen mostrando su descontento a través sobre todo de los medios de comunicación y de las redes sociales ante esta decisión, la Junta de Comunidades y la Diputación de Cuenca escenificaban en Madrid hace unos días una multitudinaria reunión en la sede de la Fundación de Ferrocarriles Españoles para textualmente “buscar alternativas a la línea de tren convencional con el objetivo de que sea un atractivo turístico para la provincia conquense”. Un nuevo e hipnótico juego de palabras que pretende confundir e impresionar a la opinión pública sin que, detrás de ellas, se pueda atisbar absolutamente nada, ni concreto, ni a corto plazo. ¿Qué atractivo se puede buscar a una línea de ferrocarril que se cierra? ¿Qué tipo de tren recorre un territorio sin vías? ¿Por qué no se ha puesto en marcha el tren turístico ‘Serranía en Vía’ elaborado por la mencionada Fundación, remitido a la institución provincial en junio de 2018 y en poder de Renfe desde ese mismo año?

El 20 de junio de ese pasado 2018 la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, a través de su Gerencia de Patrimonio Histórico y Turismo Ferroviario, enviaba a la Diputación de Cuenca un documento en el que se detallaba la propuesta de un Tren Turístico, denominado ‘Serranía en Vía’, con la misma terminología e íntimamente ligado al proyecto de rehabilitación de 8 estaciones históricas situadas concretamente en el tramo Cuenca-Utiel. En ese correo se determinaban las limitaciones de velocidad del tren, las horas de circulación y las distancias complementarias a recorrer por carretera. También hacía alusión el texto que ese primer boceto estaba sujeto a posibles modificaciones y mejoras, con especial atención a los proyectos más avanzados en referencia al mencionado plan de rehabilitación de las estaciones históricas. Así, cinco meses después el 20 de diciembre de ese mismo año, el anterior presidente de la Diputación de Cuenca, Benjamín Prieto, viajaba a las oficinas centrales de Renfe en Madrid para entregar, personalmente y en el transcurso de una reunión, a los responsables de la empresa ferroviaria el proyecto de tren turístico para la provincia conquense. En los seis meses restantes de legislatura popular en la institución provincial no se recibió noticia alguna de la puesta en marcha del tren turístico. Por lo que se refiere a la actual corporación, desde julio de 2019, no ha reconocido ni tan siquiera la existencia de ese proyecto. Lo curioso es que, precisamente ahora, la delegada de la Junta, María Ángeles García y el presidente de la Diputación, Martínez Chana, acudan al lugar de donde partió la gestación del tren turístico y con una puesta en escena digna de una cumbre bilateral lleven a cabo un nuevo intento de hacer creer a la provincia de Cuenca que el cierre del ferrocarril es uno de los mejores acontecimientos de los que ha sido partícipe esta tierra y se muestren interesados, precisamente, en dinamizar la línea cerrándola.

En la edición de La Opinión de Cuenca del pasado 11 de abril explicábamos con detalle las características de este tren turístico. Recordábamos cómo los directivos de Renfe, aquel 20 de diciembre de 2018, alababan la iniciativa y se comprometieron a estudiarla con el objetivo de ponerla en práctica. De hecho, a nivel organizativo y de costes según admitieron que Cuenca contase con un Tren Turístico era perfectamente asumible y, por tanto, factible.  

Tren Turístico ‘Serranía en Vía’

‘Serranía en Vía’ era un proyecto que, pilotado por la Diputación de Cuenca hasta 2019, “propone la recuperación de las estaciones del tramo conquense del ferrocarril Cuenca-Utiel para nuevos usos de dinamización del territorio”. Así comienzan la veintena de páginas que recogen el proyecto de un Tren Turístico para nuestra provincia. En este informe, la Fundación de los Ferrocarriles Españoles reconoce el mal estado de los inmuebles de la línea, “habiéndose desentendido la administración ferroviaria, desde 2005 ADIF, de su conservación”, señala. Alude la citada Fundación “al ambicioso proyecto diseñado por la Diputación de Cuenca” y a la cesión por parte de ADIF de las estaciones históricas “con el compromiso de su recuperación, de modo que se frene su deterioro”

Así, la Fundación calificaba el Tren Turístico de “oportunidad” para Cuenca y planteaba entre dos y tres circulaciones entre la capital y Mira, con una primera parte paisajística, guiada e interpretada a bordo de los trenes y un segundo tramo en autobús, que llevaría a los viajeros a puntos de interés situados a poca distancia de la vía. Recalcaba el proyecto los viaductos y túneles con los que cuenta la línea, “espectaculares y referentes de la ingeniería de le época”, citando el de Narboneta y los de San Jorge y El Cabriel como especialmente llamativos.

En el estudio, se hacía especial hincapié en coordinar el inicio del viaje en el Tren Turístico con la llegada de los primeros AVE a la capital procedentes de Madrid y Valencia y en facilitar el acceso de quienes quieran llegar al punto de partida en transporte privado. El recorrido de esta atracción se circunscribiría a los fines de semana ya que precisamente en estos días, “hay una disponibilidad de trenes en la estación de Cuenca”, señala el informe.

Una vez en el tren, el recorrido comenzaría en Cuenca y seguiría por La Melgosa, el Viaducto del Rollo, Palancares, Viaducto Milano, Cañada del Hoyo, Carboneras, Arguisuelas, Viaducto de San Jorge, La Gramedosa, Yémeda-Cardente. Viaducto del Cabriel, Víllora, Viaducto El Imposible, Viaducto Torres-Quevedo (Narboneta), Enguídanos y Viaducto de Mira. Llegado a este punto, comenzaría el retorno a Cuenca.

Paradas y comida incluida

Todo el recorrido contemplaba paradas para disfrutar del paisaje, además de folletos y un servicio de guía para explicar la historia de los lugares por los que transcurre el tren. La comida estaba contemplada en Enguídanos, “con una parada de una hora de duración para la visita al viaducto, obra más espectacular de la línea. Además, existe espacio suficiente para realizar allí la comida mediante un servicio de catering”, apunta el proyecto. Tras este intervalo, tendría lugar el regreso a Cuenca, esta vez en autobús, “lo que permitiría al viajero conocer la infraestructura ferroviaria desde otro punto de vista, paralelo a la línea” y también visitar Las Hoyas, Las Torcas y Tierra Muerta, de gran singularidad y belleza paisajística. Se incluye, en este viaje de vuelta, una visita a la Fábrica de Maderas, perteneciente al Ayuntamiento de Cuenca, “un destacado enclave del patrimonio industrial”, recoge el documento. La llegada a la estación del AVE Fernando Zóbel estaba prevista para las 20’30, lo que permitiría a los turistas enlazar con los últimos servicios hacia Madrid y Valencia.

No olvidaba a quienes decidan utilizar su transporte privado para llegar a Cuenca, lo que se tornaría en “especialmente atractivo para los alojamientos rurales de la zona”, señalaba el informe.  

El billete, entre 35 y 45 euros

Los trenes propuestos para realizar el recorrido turístico pertenecían a la serie 592.200 de Renfe y son los que prestaban habitualmente el servicio de la línea Madrid-Cuenca-Valencia. Se trata de automotores diésel compuestos por tres coches de viajeros. Fueron modernizados en 2002, alcanzan una velocidad máxima de 140 kilómetros hora y tienen capacidad para 228 viajeros.

En cuanto al precio del billete, la Fundación de Ferrocarriles recomendaba que oscilaran entre los 35 y los 45 euros, “se estima que el producto turístico es viable a partir del 50 por ciento de su ocupación”, explicaba. El viaje contemplaría varias paradas para disfrutar de los paisajes y los viaductos de la línea Cuenca-Utiel y la visita a Las Torcas, Las Hoyas y Tierra Muerta. La comida se serviría en Enguídanos.

Dos años y medio han transcurrido, insistimos, desde que Renfe recibiera esta propuesta, impulsada por la Diputación en 2018 y desarrollada por la Fundación de Ferrocarriles Españoles. En estos años, Cuenca se ha quedado sin tren y las estaciones continúan su deterioro. Incluso la intención de convertir el recorrido ferroviario en Vías Verdes hace presagiar que se prescindirá de los actuales raíles. ¿Por dónde circularía, insistimos, el tren turístico? Quizás las actuales instituciones contemplen emular los famosos trenes bala asiáticos, aquellos que vuelan literalmente y a más de 600 kilómetros, sobre el suelo. Quien sabe… Lo cierto es que por mucha solemnidad con la que se intente dotar a reuniones en Madrid, fotos y notas de prensa que emitan Junta y Diputación fingiendo que les ocupa y preocupa el ferrocarril, la realidad es que estas instituciones no sólo no han sido capaces en estos dos años y medio de sacar adelante un Tren Turístico ya programado sino que han participado del cierre del único ferrocarril que recorría los municipios de Cuenca. 

Texto: AGA

Foto: Estación de la localidad de Arguisuelas, uno de las infraestructuras por las que transcurría el Tren Turístico diseñado en 2018

 
Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Batalla de Talavera, en la que participó Bassecourt, el 28 de julio de 1809 El 22 de junio, el comandante general de Cuenca Luis Alejandro Bassecourt [...]

De aquellos polvos estos lodos

De aquellos polvos estos lodos

Suele suceder que, cuando detectamos un problema, como sucede con los incendios forestales, este nos muestra lo que se suele decir la punta del iceberg, [...]

El diamante de la alimentación

El diamante de la alimentación

Si hay un producto que forma parte de nuestra vida es sin duda alguna el ajo y está, como dicen por ahí, hasta en la sopa. Sus magníficas [...]

Adiós, otra vez, a los multicines

Adiós, otra vez, a los multicines

Cuando unas salas de cine cierran, la primera y básica razón que se le ocurre a cualquiera es que no son rentables. Mucho ha cambiado la [...]

Pintar para disimular

Pintar para disimular

Lo del arreglo de carreteras en la provincia de Cuenca parece que va a consolidarse como una de las asignaturas pendientes de los distintos gobiernos [...]

'Mangana', faro de historia. El Seminario Conciliar de San Julián

Es mucho lo que se ha escrito sobre esta insignia histórica, bien y mal, atinado y desacertado pero hay que reconocer que Mangana ha representado [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: