La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Escaleras al Casco Antiguo de Cuenca ¿Conocemos los riesgos?

Actualidad


Poco o prácticamente nada se ha difundido sobre las consecuencias que en el entorno declarado como Patrimonio de la Humanidad de la capital conquense pueden derivarse de la construcción de los tan traídos y llevados remontes mecánicos. No es necesario hablar desde la experiencia técnica que requiere una obra de estas características para adivinar que la ejecución del proyecto no es nada sencilla y que cualquier error en su desarrollo sería totalmente irreparable. 

Lo cierto es que, desde que el 27 de septiembre de 2019 el alcalde Darío Dolz y el presidente de la Junta, Page, anunciaran exultantes que los presupuestos regionales del año siguiente, 2020, incluirían 5 millones de euros para lo que llamaron proyecto de accesibilidad y también para un centro de convenciones, han sido más las críticas y dudas sobre lo que pueda pasar con Cuenca y su monumentalidad que el dinero contante y sonante que ha llegado hasta la ciudad. Prometían, ambos representantes de la alianza socialista, en aquella comparecencia pública, hasta la construcción de un nuevo hotel. “García-Page pedía paciencia a los conquenses ante los cambios que esperan para la capital que marcarán el futuro de una década y le darán la vuelta”, publicaba el digital lasnoticiasdecuenca. Habría que analizar, más de tres años después, cual ha sido la deriva de la ciudad, un tema que puede dar para una más que extensa disertación.

Centrémonos en los famosos remontes. El 30 de noviembre de 2020, el servicio de Patrimonio y Arqueología de la Junta de Comunidades, unido al de Cultura, firmaba un informe que se identificaba en su asunto como Estudio Técnico de Viabilidad de la Conexión Mediante Escaleras Mecánicas Accesibles. El texto en cuestión respondía a un escrito registrado por el primer edil Dolz un mes antes, el 28 de octubre, en el que pedía una valoración sobre la posible afección al patrimonio cultural del proyecto de las escaleras mecánicas.

El informe en cuestión cuenta con un total de 24 páginas. Llaman poderosamente la atención varias cuestiones, pero entre ellas destaca, en su página 15, una más que lapidaria propuesta, “se informa a la Delegada Provincial que no procede a la autorización/informe favorable de la propuesta o estudio de viabilidad”. Continua este párrafo que, para emitir un informe positivo del proyecto de las escaleras mecánicas, los solicitantes, en este caso el Ayuntamiento de Cuenca y su alcalde, deben de aportar más documentación sobre este proyecto, distribuida en cuatro apartados básicos. Primero “un estudio previo histórico constructivo y arqueológico de la zona afectada que permita documentar la situación primitiva de la configuración arquitectónica de las sucesivas reformas (…) e incorpore la valoración de la actuación (…) en los sectores de elevada presunción de contener y conservar restos asociados a la Muralla Medieval". En segundo lugar, el informe técnico de la propia Junta de Comunidades pide otro estudio más, “previo de afección a los entornos de los Bienes de Interés Cultural muy especialmente al relativo a la Iglesia de la Santa Cruz”. Anteriormente, en el inicio de este documento, se detalla el área de actuación a la que afecta la construcción de las escaleras mecánicas. A la mencionada Iglesia de la Santa Cruz se unen el propio edificio del Ayuntamiento, el Palacio Episcopal, nada más y nada menos que la Catedral de Cuenca, los conventos de La Merced y de San Pedro de las Justinianas y otra iglesia, la de San Miguel. Parece, pues, que el coste de un paso en falso en lo que se refiere a la construcción de estas escaleras mecánicas no es, ni mucho menos, una broma. 

El tercer documento que pedían los técnicos para dar su visto bueno al proyecto estaría relacionad con un estudio previo del paisaje, “con especial incidencia sobre el tratamiento de los bordes y cornisas, el contenido ambiental de las zonas verdes y los nuevos espacios de colindancia entre los crestones calizos y los accesos previstos. Se incorporará el correspondiente análisis detallado de la topografía y fisiología de la zona actual afectada y la situación prevista o alcanzada”.  En este sentido, y previamente, el informe alude a la calle Alfonso VIII, que forma un "frente arquitectónico de alto valor ambiental" y, como tal, “requiere un esmerado tratamiento en cualquier modificación que haya de efectuarse”. Recuerdan los departamentos firmantes del informe que, estos lugares especiales, “no podrán ser modificados en su forma, volumen o color sin la previa justificación de no alteración de la visual paisajística”. Ante cualquier intervención, “que puede tener repercusiones de transcendencia sobre grandes áreas se requieren controles especiales”, insiste el texto.

En último lugar, los técnicos piden al Ayuntamiento de Cuenca “un estudio geotécnico que incida en la valoración detallada de la posible afección de los movimientos de terreno y remociones del subsuelo necesarias y presumibles para alojar el volumen de la construcción e instalación prevista y especialmente en relación al soporte geológico de los bienes de interés cultural existentes en la zona afectada”.

No hace falta, como decíamos, compartir los más que exhaustivos conocimientos de los expertos para darse cuenta de que, tal y como se ha llevado el asunto de las escaleras mecánicas, a los conquenses no se les está explicando todo. ¿Se está imponiendo el interés electoralista y partidista al sentido común? La idea de las escaleras mecánicas, ¿Sigue adelante simple y llanamente porque los actuales gobernantes no pueden permitirse el coste político de paralizar el proyecto? Desde el primer momento, como decíamos, las dudas han sobrevolado esta iniciativa, empezando por el cambio de los ascensores primigenios a las escaleras. “El citado estudio deberá realizarse y desarrollarse por un equipo multidisciplinar especializado, que recoja y unifique todos los resultados particularizados en un documento de síntesis global”, recoge entre sus párrafos finales el estudio técnico de 2020. ¿Se ha formado este equipo? ¿Quiénes lo componen? ¿Se ha aportado toda la documentación y con las garantías necesarias, que hace ya dos años se pidió al Ayuntamiento?

Demasiadas son las dudas que suben y bajan en estas escaleras al Casco Antiguo. Pero la sensación de que no se ha contado todo lo que se debería y de que no se ha garantizado que los incalculablemente valiosos monumentos del Casco Histórico no van a sufrir ningún daño sigue más que presente, acompañando a un megalómano proyecto cuya ejecución puede costar muy caro a la capital conquense.

Texto: AGA

Imagen: Casco Antiguo de Cuenca


Pícaros, embaucadores, hechiceros y nigromantes. Jerónimo de Liébana (VIII)

Pícaros, embaucadores, hechiceros y nigromantes. Jerónimo de Liébana (VIII)

Llegado el día jueves, nueve de diciembre, a lo que se quiere acordar, habiendo ayunado en la forma ordinaria éste y los demás, el [...]

El Oratorio del despacho de la Alcaldía. Ahora sí, ahora no

El Oratorio del despacho de la Alcaldía. Ahora sí, ahora no

Pequeñas joyas artísticas y patrimoniales las hay, ignoradas o escondidas, por nuestra ciudad y provincia. Una de ellas es, sin duda, el [...]

FIDA, medio siglo de exaltación del ajo de Las Pedroñeras

FIDA, medio siglo de exaltación del ajo de Las Pedroñeras

La Feria Internacional del Ajo de Las Pedroñeras (FIDA) es uno de los eventos más importantes que se celebra en verano en la provincia de [...]

La casa del Corregidor y Juan de Cervantes, abuelo de Miguel de Cervantes

La casa del Corregidor y Juan de Cervantes, abuelo de Miguel de Cervantes

Estos días ha sido noticia la Casa del Corregidor de Cuenca cuando RTVE en el programa “Los pilares del tiempo” visita Cuenca y pone [...]

Verano en la cocina del chef Raúl Contreras

Verano en la cocina del chef Raúl Contreras

Nos despedimos hasta septiembre. Por delante quedan dos meses en los que según los vaticinadores climatológicos, el calor va a ser uno de [...]

Sin hospital, sin autovías, sin parque tecnológico y sin tren

Sin hospital, sin autovías, sin parque tecnológico y sin tren

Nada de nada. Quien eche la vista atrás, a hace cuatro años, y se pare a reflexionar tan solo unos segundos, que son más que suficientes, [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Antonio Gómez, Julián Recuenco, Ana Martínez, Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin, Vicente Caja, Jesús Fuero, José María Rodríguez, Catalina Poveda, José Julián Villalbilla, Mario Cava.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: