La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Filomena sigue en septiembre

Actualidad


El temporal de nieve Filomena, que atravesaba la península el pasado mes de enero afectaba, de lleno y en sus primeras jornadas con más intensidad, sobre todo a las infraestructuras viarias. Carreteras y caminos quedaban cubiertos por agua y hielo a medida que pasaban los días y muchos de ellos en un estado de considerable deterioro. De lo que poco se ha vuelto a hablar y menos a actuar, ha sido sobre la masa arbórea víctima, también, del peso de esa nieve que, acumulándose encima de las ramas, acababa rompiéndolas.

En la provincia de Cuenca todavía se pueden percibir las consecuencias de Filomena en la naturaleza. Un simple paseo por zonas con abundante arboleda nos acaba mostrando imágenes como la de la fotografía, ramas dispersas por el campo sin que la administración competente, en este caso la Junta de Comunidades, haya realizado ninguna labor de limpieza.

En febrero de este año, un mes más o menos después de sufrir el temporal, el responsable de Desarrollo Sostenible de la Junta, José Luis Escudero, reconocía en la que denominaba una primera evaluación de daños que los principales daños de la tormenta se concentraban en masas arboladas, caminos, vías pecuarias e instalaciones de espacios naturales protegidos y avanzaba que las actuaciones que iba a llevar a cabo su departamento se centrarían en tratamientos selvícolas para convertir la broza generada en biomasa, leña y abono natural, además de reducir el combustible fósil de las masas forestales afectadas al objeto de evitar plagas y disminuir la probabilidad de incendios forestales en el futuro.

Llegamos, de nuevo a la conclusión de que todo suma en el cuidado del monte y que en los incendios la prevención es fundamental. No menos importante es la conservación en el mejor de los estados de nuestros parajes para su disfrute por quienes practican deportes o simplemente los recorren en un paseo.

A las consecuencias de Filomena hay que añadir las de las tormentas de estos últimos días en la provincia, provocadas por la DANA. Los aguaceros tampoco han ayudado en nada a la mejoría del campo, tanto en lo que se refiere a los cultivos, como en el resto de parajes. Una señal más de que el cuidado del entorno ha de ser constante y no solo cuando las inclemencias meteorológicas agravan su estado.

Texto: AGA

Foto: Ramas de árboles en el suelo en un paraje de La Mancha conquense

 
 

 
Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Batalla de Talavera, en la que participó Bassecourt, el 28 de julio de 1809 El 22 de junio, el comandante general de Cuenca Luis Alejandro Bassecourt [...]

De aquellos polvos estos lodos

De aquellos polvos estos lodos

Suele suceder que, cuando detectamos un problema, como sucede con los incendios forestales, este nos muestra lo que se suele decir la punta del iceberg, [...]

El diamante de la alimentación

El diamante de la alimentación

Si hay un producto que forma parte de nuestra vida es sin duda alguna el ajo y está, como dicen por ahí, hasta en la sopa. Sus magníficas [...]

Adiós, otra vez, a los multicines

Adiós, otra vez, a los multicines

Cuando unas salas de cine cierran, la primera y básica razón que se le ocurre a cualquiera es que no son rentables. Mucho ha cambiado la [...]

Pintar para disimular

Pintar para disimular

Lo del arreglo de carreteras en la provincia de Cuenca parece que va a consolidarse como una de las asignaturas pendientes de los distintos gobiernos [...]

'Mangana', faro de historia. El Seminario Conciliar de San Julián

Es mucho lo que se ha escrito sobre esta insignia histórica, bien y mal, atinado y desacertado pero hay que reconocer que Mangana ha representado [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: