La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Francisco San Nicolás, el bandolero conquense que fascinó a la Corte

Actualidad


El fenómeno del bandolerismo forma parte de la historia de España desde hace siglos y sus andanzas no cayeron en el olvido ya que aparecen reflejadas en la literatura, la pintura, la televisión o el cine. José María Hinojosa “El Tempranillo”, Juan Mingolla “Pasos Largos” o Francisco Ríos “El Pernales”, fueron algunos de los bandoleros más famosos que recorrieron los caminos durante sus cortas vidas. El escritor almarcheño, Miguel Salas, se sumerge en uno de sus últimos libros en las hazañas del bandolero nacido en Tresjuncos, Francisco San Nicolás, que adquirió protagonismo en el S.XIX. Un hombre que “gozó de gran prestigio popular, pues se dice que robaba a los ricos para distribuir parte de lo robado entre los pobres, que se tomaba la justicia por su mano y operó como un benefactor social a la vez que como salteador de caminos”. 

En las páginas de Francisco San Nicolás, un bandolero entre la historia y la leyenda profundiza en la intensa vida de esta persona que le llevó incluso a tener una muy buena relación con la Corona. Al morir el rey Fernando VII, el 29 de septiembre de 1833, su esposa doña María Cristina de Borbón Dos Sicilias “quedó viuda, y en la minoría de edad de su hija Isabel II fue regente desde 1833 a 1840”. Salas afirma que más tarde ella se casó en secreto con el sargento de la guardia de Corps, Agustín Fernando Muñoz y Sánchez, “natural de Tarancón, pero hasta 1844 no se celebraría la boda oficial”.

El bandolero vivirá un episodio que nunca olvidará, ya que se cuenta que atracó la carroza de la reina regente doña María Cristina, que trasportaba a esta localidad conquense a uno de sus hijos. Al cuidado del pequeño “iba el cura don Marcos Aniano González, que no dudó en defenderlo, pistola en mano, y al abrirse la puerta estaba ya encañonando a Francisco San Nicolás”. La sorpresa tuvo que ser enorme cuando cara a cara se reconocieron ambos, pues en su juventud habían participado en juergas conjuntas en la comarca de Tarancón. 

Los dos guardaron sus correspondientes armas y el bandolero con “su cuadrilla dio custodia al carruaje hasta la citada villa conquense”. La amistad entre ellos continuó y prueba de ello es que gracias a la Corona recibió en arrendamiento la finca de El Molinillo en La Almarcha. Tras el segundo destierro de la reina regente, doña María Cristina, y de Agustín Fernando Muñoz, “a partir de 1868 les hacía llegar las rentas a su lugar de destierro”. Según otra versión la carroza atracada fue la de la reina Isabel II, pero todo parece indicar que una derivación de la leyenda o historia anterior. 

Dos de sus hijas sirvieron en la Corte

El bandolero conquense envió a la Corte a dos de las ocho hijas que tuvo, Valentina y Clara San Nicolás Collado, que acompañaron a María Cristina a París, cuando ésta fue desterrada a Francia. Allí le sirvieron como camareras, aunque no permanecieron en el destierro mucho tiempo ya que regresaron a España tras la reinstauración de la monarquía hacia 1874. La primera vez que Francisco San Nicolás tuvo problemas con la Justicia fue en 1843 por querer crear una partida y por la detención de Ángel Moya y Sebastián Izquierdo con un trabuco, motivos por el cuales fue condenado a dos años de prisión. Sin embargo, fue indultado más tarde con motivo de la boda de la reina Isabel II y tras una fugaz estancia en Tresjuncos, decide finalmente residir en Villarrubio. 

Salas no se quiere olvidar que cuando nombraron obispo de Cuenca a Don Fermín Sánchez, éste se acercó a Tarancón y María Cristina de Borbón y su esposo Don Agustín le preguntaron que cómo iba a ir a Cuenca y les respondió que con su caballo. Sin embargo, ambos “le indicaron que de eso nada, que iría en el coche de ellos conducido por su cochero, que era el antiguo bandolero Francisco San Nicolás”. Cuándo en la Plaza Mayor de Cuenca la gente vio la carroza del obispo conducida por el citado bandolero, “la muchedumbre se echaba las manos a la cabeza al tiempo que decía “¿pero qué ven mis ojos, el coche del obispo conducido por un bandolero?”.

Según la tradición oral Francisco San Nicolás vivió entre otras, en las localidades de “Tresjuncos, Los Hinojosos donde se casó, Villarrubio donde puso su hogar hasta que falleció su esposa Clara Collado, La Almarcha donde casó a tres hijas con habitantes de Valverde y Honrubia, Valverde de Júcar con su hija María, Honrubia, y Tarancón para finalmente fallecer en Villarrubio en 1879 cuidado por sus hijas Catalina y Valentina”. En sus correrías estuvo en Albacete, Extremadura e incluso en Portugal según confesión del propio bandolero. El libro Francisco San Nicolás, un bandolero entre la historia y la leyenda ya salió el pasado 20 de diciembre, pero todavía no lo han presentado en la Diputación Provincial de Cuenca. La intención es “presentarlo en el mes de abril y esperamos que al acto vengan unos cuantos tataranietos del bandolero procedentes de Almería, Granada, Madrid, Toledo y diversos pueblos de la provincia de Cuenca”.

Texto: Antonio Gómez

Fotografía: El escritor almarcheño, Miguel Salas, dedica uno de sus libros al bandolero conquense, Francisco San Nicolás. 

 
Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Batalla de Talavera, en la que participó Bassecourt, el 28 de julio de 1809 El 22 de junio, el comandante general de Cuenca Luis Alejandro Bassecourt [...]

De aquellos polvos estos lodos

De aquellos polvos estos lodos

Suele suceder que, cuando detectamos un problema, como sucede con los incendios forestales, este nos muestra lo que se suele decir la punta del iceberg, [...]

El diamante de la alimentación

El diamante de la alimentación

Si hay un producto que forma parte de nuestra vida es sin duda alguna el ajo y está, como dicen por ahí, hasta en la sopa. Sus magníficas [...]

Adiós, otra vez, a los multicines

Adiós, otra vez, a los multicines

Cuando unas salas de cine cierran, la primera y básica razón que se le ocurre a cualquiera es que no son rentables. Mucho ha cambiado la [...]

Pintar para disimular

Pintar para disimular

Lo del arreglo de carreteras en la provincia de Cuenca parece que va a consolidarse como una de las asignaturas pendientes de los distintos gobiernos [...]

'Mangana', faro de historia. El Seminario Conciliar de San Julián

Es mucho lo que se ha escrito sobre esta insignia histórica, bien y mal, atinado y desacertado pero hay que reconocer que Mangana ha representado [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: