La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Junta y ATC, siete años de varapalos judiciales y ni una inversión en la comarca

Actualidad


El Almacén Temporal Centralizado (ATC) de Villar de Cañas sigue vivo. Esta infraestructura concedida a la localidad conquense en 2011 ha cumplido ya más de 10 años de historia, centrada, de manera especial, en los ríos de tinta que sobre ella han vertido los medios de comunicación. Se arreglaron carreteras cercanas, el Vivero de Empresas terminó su construcción y cuando el protagonista de esta particular serie, el propio almacén, estaba a punto de iniciarse el signo político de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha cambió. De la popular Cospedal pasó al socialista Page y éste, que había atacado sin piedad la infraestructura durante los cuatro años previos a ocupar la presidencia regional, sin argumento técnico alguno y tirando de simplezas emocionales, se inventó una Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) que, curiosamente, abarcaba hasta el último centímetro del emplazamiento del citado almacén.

Creía, el ahora presidente de la región, que en Villar de Cañas iban a amilanarse por su enconado odio al ATC, propuesta y concebida, todo hay que decirlo, por su compañero Zapatero. Imaginaba Page que aquel 21 de septiembre de 2015, cuando recibía en su despacho de Fuensalida al alcalde del municipio, José María Saiz, el primer edil iba a caer rendido ante su palabrería, que giró en torno a prometerle un gran proyecto empresarial en su comarca que eclipsaría la millonaria inversión, pero real, que ya estaba llegando a la zona merced al silo nuclear. Siete años después, todo sigue igual. Page intentando dar carpetazo un largo capítulo que le ocupa ya dos legislaturas y el municipio defendiéndose por la vía legal y, también, del que se sabe en el uso de la razón.

El paso del tiempo afianza, cada vez más, que el inicio de la inquina de los socialistas contra el ATC fue exclusivamente por razones políticas. Tomaron como rehén de su escasez de ideas y propuestas para la provincia de Cuenca una infraestructura innovadora y pionera, necesaria, y que cuenta con construcciones similares en numerosos países. Quisieron llenar esta comarca conquense de grullas imaginarias escudando, tras estos bellos animales, su debilidad argumentativa.

La localidad de Villar de Cañas y su Ayuntamiento siguen defendiendo lo que consideran se ganaron de forma justa y, además, y no menos importante, un proyecto de Estado, beneficioso de manera especial para el pueblo, la comarca y España. La pasada semana, sin ir más lejos y en Pleno municipal, la corporación aprobaba una moción, con los votos a favor del Grupo Popular y la abstención del único concejal socialista, reiterando su intención de albergar la instalación y anunciando que volverán a la carga, legalmente, presentando alegaciones al séptimo Plan de Gestión de Residuos Radioactivos, que, todo hay que decirlo, sigue recogiendo la construcción del ATC, unida a otra alternativa. Lo que queda claro, y que el gobierno regional parece ignorar premeditadamente, es que nuestro país tiene que darle una solución a ese combustible gastado que no pase, exclusivamente, por llevarlo bajo pago de una millonada de euros, a Francia.

La argumentación de Villar de Cañas para acoger la instalación sigue siendo de lo más sólida. Escasean las oportunidades de trabajo y de desarrollo, las instituciones nacional, regional y provincial no mueven ni un dedo ni un euro para revertir la despoblación y este municipio, como tantos otros de Cuenca, se muere.  “Nuestro pueblo sigue convencido de que la construcción del ATC será beneficiosa para toda la provincia. Por este motivo, sólo podemos reafirmar el compromiso que, de forma unánime, tomó este ayuntamiento en pleno en sesión extraordinaria del veintidós de enero de dos mil diez, acuerdo ratificado ante todos los vecinos en sesión extraordinaria urgente del veintiocho de enero de dos mil diez y que, año tras año, se ha ido renovando”, explica el Ayuntamiento en su moción. Desmienten tajantemente los bulos que se han ido regando desde las filas socialistas para crear incertidumbre e inseguridad en torno al emplazamiento, “el Consejo de Seguridad Nuclear emitió su informe favorable en relación con la autorización previa del ATC de Villar de Cañas el 27 de julio de 2015” y hablan de números, muy importantes siempre y más en las actuales circunstancias económicas, “frente a otras alternativas propuestas, la construcción de un único ATC en Villar de Cañas supondría un ahorro económico de 2.124.915.000 euros”.

Cuando se trata de atacar el Almacén Temporal Centralizado, desde las diferentes fuentes gubernamentales se omite, puede intuirse la razón, que el ATC no se quedará en Cuenca para siempre, pasarán 60 años y será desmantelado y tampoco se alude al Centro Tecnológico Asociado que sí se quedaría en la provincia como referente internacional de investigación. Quizás a los ingenieros, empresarios, investigadores, que pudieran trabajar en él, al sector de la hostelería donde pudieran alojarse y comer y hasta a la propia Universidad de Castilla-La Mancha podría interesarle este recurso, con el refuerzo de la Cátedra nuclear que se creó hace años y la organización de congresos y cursos… pero claro, la Junta de Comunidades prioriza su sinrazón a cualquier beneficio que el ATC pudiera reportarle a Cuenca. 

Page y su Gobierno no conservan dignidad alguna en su envite contra el ATC. El Tribunal Supremo, en octubre de 2020, ratificaba lo que el TSJ castellanomanchego ya había dictado en una sentencia anterior que la ampliación de la zona de especial protección de aves en la laguna de El Hito de las actuales 1.000 hectáreas a las 24.000 que pretendía la Junta llevaba otros fines que no eran precisamente ni los medioambientales ni los de velar por el bien del municipio de Villar de Cañas. Años de litigio, dinero, tiempo y recursos malgastados en una batalla emprendida por el presidente socialista a sabiendas de que no iban a vencer e intentando trampear a la Justicia.  

ATC y abaratamiento de la factura de la luz

Ya relatábamos en un reportaje publicado en La Opinión de Cuenca el pasado mes de septiembre que el ATC “podría continuar su construcción de forma inmediata. Además, si se empezase por la losa de recepción de contenedores, esto estaría disponible en un plazo corto de tiempo, y por tanto se evitaría tener que realizar una ampliación de todos los ATI ya construidos en las centrales nucleares. Tener operativo el ATC de Villar de Cañas, representa un incremento de la seguridad nuclear en España, pues el combustible irradiado esta mejor almacenado en el ATC de Villar de Cañas que en los ATI y que en las piscinas de las centrales nucleares. Los análisis probabilísticos de seguridad que se usan para cuantificar estos niveles lo demuestran”, nos explicaba un experto.  “Cada año que pasa sin el ATC operativo se tienen que comprar unos 14 contenedores, con un coste entorno a los 28 millones de euros año. Y si hay que ampliar todos los ATI eso tiene otro gasto adicional”, añadía. Sumando y teniendo en cuenta otros factores “el retraso en la construcción del ATC a 2030 puede llegar a generar unas pérdidas económicas de 1.214 millones de euros”.

A todo esto hay que añadir el elevado precio de la luz que soportamos desde hace meses. ¿Qué permite a otros países, por ejemplo, Francia, que el precio de la luz sea mucho más barato que en España?  La respuesta era clara, “Francia cuenta con el 75% de la electricidad de origen nuclear, tiene 56 centrales, frente a España con solo un 20% de electricidad de origen nuclear y 7 centrales.  Por tanto, Francia, con nuclear, hidráulica y un poco de carbón, prácticamente no necesita gas”, afirmaban estas fuentes.   Actualmente en el mundo hay 443 instalaciones de este tipo y se están construyendo 57 más. Planificadas, el número llega hasta 101 y las propuestas para desarrollarse nada más y nada menos que a 325 más. Estados Unidos, con 93 centrales, Francia con 56, China que alcanza las 51 y Rusia con 38 lideran este ranking, mientras que España cuenta con sólo 7 centrales operables y ninguna en construcción, cifra similar a países como Pakistán, con 6, o Eslovaquia con 4 centrales. 

Volvemos a Villar de Cañas. El Ayuntamiento, impulsado y apoyado por sus vecinos, seguirá luchando por su ATC para sacarla del debate político en la que la ha enfangado la Junta de Comunidades y que se construya. De momento, el concejal socialista de la localidad ya no se ha atrevido a votar en contra de la última moción que la defiende y que anuncia alegaciones al último Plan de Residuos estatal. La batalla no ha terminado y ojalá que la conversión y racionalización  del presidente regional comience con este pequeño signo… Tiempo al tiempo. 

Texto: AGA

Imagen: Instalaciones ya construidas en Villar de Cañas para albergar el ATC

 

 
Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Batalla de Talavera, en la que participó Bassecourt, el 28 de julio de 1809 El 22 de junio, el comandante general de Cuenca Luis Alejandro Bassecourt [...]

De aquellos polvos estos lodos

De aquellos polvos estos lodos

Suele suceder que, cuando detectamos un problema, como sucede con los incendios forestales, este nos muestra lo que se suele decir la punta del iceberg, [...]

El diamante de la alimentación

El diamante de la alimentación

Si hay un producto que forma parte de nuestra vida es sin duda alguna el ajo y está, como dicen por ahí, hasta en la sopa. Sus magníficas [...]

Adiós, otra vez, a los multicines

Adiós, otra vez, a los multicines

Cuando unas salas de cine cierran, la primera y básica razón que se le ocurre a cualquiera es que no son rentables. Mucho ha cambiado la [...]

Pintar para disimular

Pintar para disimular

Lo del arreglo de carreteras en la provincia de Cuenca parece que va a consolidarse como una de las asignaturas pendientes de los distintos gobiernos [...]

'Mangana', faro de historia. El Seminario Conciliar de San Julián

Es mucho lo que se ha escrito sobre esta insignia histórica, bien y mal, atinado y desacertado pero hay que reconocer que Mangana ha representado [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: