La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

La Estrella de Navidad no iluminó Cuenca

Actualidad


En todos los hogares en donde se celebra la Navidad, en lo más alto del árbol, presidiendo nuestro Belén o incluso anunciando la venida del Salvador en la puerta de nuestra casa, siempre hay una estrella. La Estrella de Navidad es algo más que un elemento decorativo, es un símbolo religioso, un símbolo que según narran los evangelios guio a los Reyes Magos de Oriente hasta el lugar donde nacería el Niño Jesús. Pero el misterio de esta estrella ha transcendido lo meramente religioso, y son muchos los estudiosos que han intentado encontrar una explicación a este fenómeno, y muchas las teorías al respecto. Hay quien dice que fue una supernova, otros que si un cometa, incluso el cometa Halley, y también una lluvia de estrellas o un choque de meteoritos.

Es indudable el sentido de faro, de guía que la Estrella de Navidad tiene para el hombre, pero de una manera muy especial para Cuenca, ya que además, esta estrella es parte de la simbología de su escudo, pues representa la Estrella de los Reyes Magos, debido a que la fecha del 6 de enero, festividad de la Epifanía, de 1177, es la fecha en que nuestro rey, Alfonso VIII, comenzó el asedio de la ciudad para liberarla de la ocupación musulmana, asedio que concluyó el 21 de septiembre del mismo año, festividad de San Mateo. La historia recoge que el Rey Alfonso VIII dotó a Cuenca para su escudo de armas, de una estrella de plata sobre un cáliz en campo rojo en honor de ambas fechas.

Durante muchos años se venía colocando una estrella de Navidad en lo alto del Cerro de La Majestad, que durante las noches navideñas iluminaba Cuenca como si de un enorme Belén se tratara. Pero este año, el Ayuntamiento de nuestra ciudad nos ha dejado huérfanos de esta Luz. La Estrella de Navidad este año no ha iluminado a Cuenca. Como si de manera premeditada se tratara, parece como si alguno no quisiera que los Reyes Magos encontraran el camino hacia sus casas por miedo al descomunal saco de carbón que presumiblemente les traerían. Y esta negra estela se ha extendido por gran parte de la ciudad durante estas Navidades en forma de mediocridad y oscuridad… y nunca mejor dicho lo de oscuridad, y si no, que se lo digan a los comerciantes de los puestos navideños de Carretería, que han tenido que padecer por más de un día la falta de luz y calefacción en sus puestos. Empezaron tarde y sin electricidad, y de igual manera han acabado, a oscuras; porque a pesar de que el ayuntamiento les concedió unos días de prolongación del mercadillo para compensar el mal inicio, este no fue capaz, según publicaba Las Noticias de Cuenca el día ocho de este mes, de conseguir una prórroga en el contrato con la compañía eléctrica encargada del suministro... ¿En serio le puede pasar esto a un ayuntamiento de una ciudad como Cuenca?

Y es que estas han sido, sin lugar a duda, unas navidades distintas… un tanto tristes y no exentas de polémica. Claro, que nunca llueve a gusto de todos. Es verdad que estamos mejor que el año pasado, pero aun así, el COVID nos lo ha puesto difícil. Y cuando la ausencia de esa Luz que nos ilumina es total, bien porque no la vemos, o bien porque deliberadamente no se enciende, ocurren hechos, algunos esperpénticos y otros lamentables, como los que hemos vivido en esta Navidad. No deja de ser de chiste una cabalgata de Reyes con tres carrozas, que baten el récord de velocidad inimaginable y al ritmo de “Susanita tiene un Ratón” … este debe de ser el último “hit” en villancicos. Pero lo que es verdaderamente lamentable y preocupante es lo que año tras año viene ocurriendo con el Belén del Ayuntamiento de la Plaza de la Hispanidad. Robos y destrozos por repetidas veces de las figuras ante la más absoluta impunidad. Promesas por parte de los responsables municipales de mayor dotación de seguridad y vigilancia que resultan absolutamente ineficaces. El colmo de los colmos, el Niño Jesús es repuesto, no por el Ayuntamiento, sino por un ciudadano que lo compra personalmente. ¿Falta de educación? ¿Intolerancia religiosa? ¿O como decía mi abuelo, ganas de ganeta? En cualquier caso, y ante la gran cantidad de actos vandálicos que ocurren en Cuenca, algo muy grave le está ocurriendo a nuestra sociedad. Tenemos una sociedad que está creciendo falta de los valores más esenciales, pero más importantes para una sana convivencia. Pero es responsabilidad de nuestros gobernantes el mantener en perfecto estado nuestro entorno urbano y no urbano. La falta de actuación por parte de ellos genera una sensación de que la ley no existe. Es lo que se conoce como la “Teoría de los Cristales Rotos”

Mediocridad llama a mediocridad, así como excelencia llama a excelencia. Y afortunadamente en nuestra ciudad la Excelencia es una realidad también. Y yo destacaría dos hechos acontecidos en Cuenca durante esta Navidad, y que realmente son dignos de todo reconocimiento y alabanza. El primero, es la tradicional Ruta de los Belenes, que, como cada año, organiza la Junta de Cofradías, y que nos acerca al verdadero sentido de la Navidad, a lo que es y siempre ha sido nuestra tradición navideña y a la inmensa riqueza artística que hay dentro de muchos Cofrades Conquenses. Y, en segundo lugar, quiero destacar el Festival de Música de Navidad organizado por ÓPERA QNK en la Iglesia de San Pedro los días 26 y 28 de diciembre. Este festival se logra sacar adelante con total ausencia de ayudas institucionales, pero gracias al tesón y buen hacer de Carlos Lozano, a la generosidad del párroco de San Pedro, Don Miguel Ángel Albares, y gracias a la ciudad de Cuenca que sabe reconocer y apoyar la Excelencia cuando se la ofrecen.

NOS APAGARON LA ESTRELLA, SÍ, PERO EL INTERRUPTOR ESTÁ EN NUESTRAS MANOS PARA VOLVER A ENCENDERLA.

Texto: Ana Martínez

Foto: Miguel Ángel Vila


Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Batalla de Talavera, en la que participó Bassecourt, el 28 de julio de 1809 El 22 de junio, el comandante general de Cuenca Luis Alejandro Bassecourt [...]

De aquellos polvos estos lodos

De aquellos polvos estos lodos

Suele suceder que, cuando detectamos un problema, como sucede con los incendios forestales, este nos muestra lo que se suele decir la punta del iceberg, [...]

El diamante de la alimentación

El diamante de la alimentación

Si hay un producto que forma parte de nuestra vida es sin duda alguna el ajo y está, como dicen por ahí, hasta en la sopa. Sus magníficas [...]

Adiós, otra vez, a los multicines

Adiós, otra vez, a los multicines

Cuando unas salas de cine cierran, la primera y básica razón que se le ocurre a cualquiera es que no son rentables. Mucho ha cambiado la [...]

Pintar para disimular

Pintar para disimular

Lo del arreglo de carreteras en la provincia de Cuenca parece que va a consolidarse como una de las asignaturas pendientes de los distintos gobiernos [...]

'Mangana', faro de historia. El Seminario Conciliar de San Julián

Es mucho lo que se ha escrito sobre esta insignia histórica, bien y mal, atinado y desacertado pero hay que reconocer que Mangana ha representado [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: