La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

La muerte como negocio

Actualidad


El hablar del tema parece que es tabú, es algo que ha quedado relegado al Día de Difuntos, o en algún momento que nos ha tocado de cerca. Nos gusta más montar la parodia de monstruos vivientes en el reciente Halloween.

El miedo nos provoca desconcierto, rechazo a lo que nos pueda pasar y el sentimiento que nos produce nos hace huir.

En el Día de Todos los Santos los cementerios se llenan para rendir tributo a los seres que no están ya con nosotros. Este día sirve de reflexión para repasar todo lo que hay detrás de la industria funeraria, que vienen a ser en España unas 1.700, que mueve 1.600 millones de euros al año y emplean a unas 10.000 personas (Datos de la Asociación Nacional de Servicios Funerarios. “Panasef”) para que estos datos se mantengan es necesario que haya un gran número de defunciones. En España hay unas 400.000 al año, por lo que el mercado es goloso.

Las costumbres cambian y las tradiciones se pierden. En la actualidad el número de entierros en nichos o tumbas es el 65% mientras que la incineración es de un 35% y creciendo. Saliendo de los números, vemos que esos entierros pomposos están desapareciendo en pos de organizar el entierro como una despedida, algo como un homenaje a la vida del difunto, a los sentimientos, a lo que nos ha dejado en su trascurrir en el contacto diario con el difunto.

La muerte, como negocio, creció entre 2013 y 2014, según Funespaña, en un 5,5% y en 2015 sus ingresos aumentaron un 8.8% en comparación el año anterior. Se pretende para aumentar el negocio que al Día de Difuntos se le quite realidad y se convierta en fiesta, así la gestora de Funespaña da conciertos de música y lanza globos a lo largo del día, explican la acción diciendo: “Queremos que sea algo más entrañable y emotivo”.

En los últimos años las compañías ofrecen a los que son incinerados la opción de los columbarios o en su caso el esparcir las cenizas, en este caso se está pidiendo que se prohíba esparcir las cenizas en la naturaleza, al no existir ningún reglamento que regule este hecho, viene a ser una opción frecuente de los familiares del difunto. También se puede optar por convertir las cenizas en diamante o ponerlas en una urna biodegradable que  enterradas junto a la plantación de un árbol, sirve de abono para su crecimiento y poderlo ver crecer, algo singular.

Con la pandemia del COVID-19 el incremento de fallecimientos ha crecido y con ello el abuso de las compañías funerarias. Las familias han pasado de controlar los sepelios a ser sólo los pagadores de los servicios de estas compañías sin escrúpulos. Al tratarse del Covid, el Gobierno dictó unas normas relacionados con los velatorios y enterramientos que han llevado a colocar todo tipo de conceptos en el desglose de la factura para inflar el precio final, como el de que es necesario un ataúd especial. Eso es una trola. El Ministerio de Sanidad elaboró un documento técnico donde explicaba el procedimiento para el manejo de cadáveres de casos de COVID-19. En el punto quinto, al hablar del féretro y destino final, explica que la bolsa sanitaria-estanca conteniendo el cadáver puede introducirse en un féretro normal, sin que sean precisas precauciones especiales. El destino final puede ser entierro o incineración, en las condiciones habituales.

La mayoría de la gente desconoce esta información. La gente debe saber que cuando muere un familiar puede elegir la funeraria que quiera y debe haber una lista de precios clara, sin opacidades.

Quiero terminar este pequeño artículo con la letra del la canción: “La muerte no es el final”.

Tú nos dijiste que la muerte, 
no es el final del camino 
que aunque morimos no somos 
carne de un ciego destino. 

Tú nos hiciste, tuyos somos, 
nuestro destino es vivir siendo felices contigo 
sin padecer ni morir. 

Cuando la pena nos alcanza 
por un hermano perdido, 
cuando el adiós dolorido 
busca en la fe su esperanza, 
con la certeza que Tú 
ya le has devuelto la vida, 
ya le has llevado a la luz. 

Cuando, Señor, resucitaste, 
todos vencimos contigo. 
Nos regalaste la vida 
como en Betania al amigo. 
Si caminamos a tu lado, 
no va a faltarnos tu amor, porque, 
morimos, vivimos 
vida más clara y mejor. 

Letra : Cesáreo Gabaráin.

Texto: José María Rodríguez González. (Profesor e investigador histórico)

 
 


Pícaros, embaucadores, hechiceros y nigromantes. Jerónimo de Liébana (VIII)

Pícaros, embaucadores, hechiceros y nigromantes. Jerónimo de Liébana (VIII)

Llegado el día jueves, nueve de diciembre, a lo que se quiere acordar, habiendo ayunado en la forma ordinaria éste y los demás, el [...]

El Oratorio del despacho de la Alcaldía. Ahora sí, ahora no

El Oratorio del despacho de la Alcaldía. Ahora sí, ahora no

Pequeñas joyas artísticas y patrimoniales las hay, ignoradas o escondidas, por nuestra ciudad y provincia. Una de ellas es, sin duda, el [...]

FIDA, medio siglo de exaltación del ajo de Las Pedroñeras

FIDA, medio siglo de exaltación del ajo de Las Pedroñeras

La Feria Internacional del Ajo de Las Pedroñeras (FIDA) es uno de los eventos más importantes que se celebra en verano en la provincia de [...]

La casa del Corregidor y Juan de Cervantes, abuelo de Miguel de Cervantes

La casa del Corregidor y Juan de Cervantes, abuelo de Miguel de Cervantes

Estos días ha sido noticia la Casa del Corregidor de Cuenca cuando RTVE en el programa “Los pilares del tiempo” visita Cuenca y pone [...]

Verano en la cocina del chef Raúl Contreras

Verano en la cocina del chef Raúl Contreras

Nos despedimos hasta septiembre. Por delante quedan dos meses en los que según los vaticinadores climatológicos, el calor va a ser uno de [...]

Sin hospital, sin autovías, sin parque tecnológico y sin tren

Sin hospital, sin autovías, sin parque tecnológico y sin tren

Nada de nada. Quien eche la vista atrás, a hace cuatro años, y se pare a reflexionar tan solo unos segundos, que son más que suficientes, [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Antonio Gómez, Julián Recuenco, Ana Martínez, Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin, Vicente Caja, Jesús Fuero, José María Rodríguez, Catalina Poveda, José Julián Villalbilla, Mario Cava.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: