La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

¿La residencia de mayores? Beteta, 16 años después

Actualidad


Si hay una infraestructura en nuestra provincia que, tristemente, no sólo no ha conseguido el propósito para el que fue concebida, sino que se deteriora a medida que va pasando el tiempo, ese edificio es la Residencia de Mayores de Beteta. Cualquiera que visite esta preciosa localidad de la Sierra de Cuenca habrá reparado en una gran construcción de tonalidades amarillas, situada en una ladera a las afueras del municipio y rodeada de vallas y maleza. Una estructura compuesta, en la actualidad y desde hace años, por paredes y cables detrás de los que se intuye el megalómano proyecto que se concibió en su momento y del que Junta y Diputación, pese a ser sus promotores, se han desentendido en la actualidad. 16 años después y casi 7 millones de euros gastados, la falta de conservación evidencia el mal estado del edificio y, lo más importante, los vecinos de la comarca continúan sin un más que necesario recurso asistencial.

La historia de la Residencia de Beteta comienza en 2005. El entonces presidente de la Junta de Comunidades, José María Barreda anuncia la construcción de este inmueble y otros dos más, en Priego y Cañete. Para compartir la carga económica, el Gobierno Regional implica a la Diputación de Cuenca en aquel momento de gobierno socialista y liderada por el entonces alcalde de Montalbo, Luis Muelas. El 28 de febrero de 2007, año electoral, se firma el convenio que legitima este acuerdo. Las obras de la Residencia no comenzarían hasta unos meses después.  Tras los comicios de mayo de ese año, en la Junta de Comunidades continua, una legislatura más, el mencionado Barreda, pero en la Diputación provincial el partido socialista sustituye a Muelas por Juan Ávila.

Para la Residencia de Beteta ambas instituciones destinaron, en principio, 2 millones de euros. Es sabido que en obras de esta envergadura, la cantidad inicial suele sufrir alguna modificación, generalmente al alza, pero es excepcional, como en este caso, que se triplique su coste. En julio de 2011, el Partido Popular pasa a gobernar por primera vez la Junta y también consigue mayoría en la Diputación de Cuenca. Los nuevos responsables políticos pronto descubren un grave problema asociado con la infraestructura. La empresa encargada de la construcción de la Residencia de Beteta había certificado obras, en ese momento, por valor de 6 millones 700 mil euros y reclamaba, además dentro de esa cantidad, pagos por algunas de esas obras que no se correspondían con las realizadas. ¿Cómo llegó a triplicarse el coste de la Residencia? ¿Qué control y supervisión habían llevado a cabo, hasta ese año 2011, tanto la Junta como la Diputación sobre su construcción? Mientras desde las instituciones se analiza la situación y cómo solventarla, a principios de 2012, la empresa contratada, Obrum, entra en concurso de acreedores y abandona el proyecto. En ese momento, la Residencia de Beteta comenzaba el que iba a ser un largo periplo judicial que impedía, mientras durase el litigio, tomar ninguna decisión sobre ella y, también, continuar con las obras. La Diputación valló el perímetro y se dotó de seguridad al edificio para evitar actos vandálicos.

En el año 2016 sigue bloqueada la situación, es decir, no se puede continuar con la construcción de la Residencia por motivos administrativos y legales. Tema aparte y casi secundario, en ese momento, es el de la financiación, de donde se iba a conseguir dinero para continularla. Esa legislatura, Benjamín Prieto, del Partido Popular, sigue siendo el presidente de la Diputación y el socialista Emiliano García Page, el de la Junta. A la espera de lo que dicten los tribunales, en febrero de ese mismo año, en concreto el día 11, la Junta dirige una carta al gobierno provincial firmada por la Secretaria General de la Consejería de Bienestar Social, Natalia Zambudio, en la que se notifica la intención del Ejecutivo Regional de dar por concluido el convenio que le unía a la Diputación en este proyecto, sin cumplir con su objetivo, que era dotar a Beteta de una residencia y después de haberse invertido en total cerca de 7 millones de euros. Se exime, pues, el gobierno regional de toda responsabilidad en el asunto y le comunica a la Diputación un plazo de quince días para presentar alegaciones en contra de esta decisión. El tiempo pasa y, con él, el edificio continúa su deterioro. Por fin en el año 2018, el enrevesado estado administrativo de la Residencia de Beteta se resuelve y, con ello, la posibilidad de continuar la obra. Es entonces cuando la Diputación Provincial redacta un proyecto y reserva 1 millón de euros de fondos propios para reiniciar las obras y vuelve a pedir amparo a la Junta, tanto económico como organizativo, es decir, que esta infraestructura pasara a formar parte de la Red de Residencias Públicas de Castilla-La Mancha. Durante todo el año 2018 y la mitad del 2019, desde el Gobierno regional no hubo ni una sola respuesta, a modo de carta o reunión al requerimiento de la Diputación. A mediados de 2019, tras otras elecciones municipales y autonómicas, Page revalida su presidencia en la Junta y el partido socialista sustituye al popular en la Diputación. Sensibilizados con el grave problema que supone no solo la carencia de una residencia de mayores en la localidad de Beteta, sino el contar en el municipio con un edificio en desuso y deteriorándose cada vez más, en el primer pleno ordinario de la actual legislatura, celebrado el 31 de julio de 2019, el Grupo Popular en la Diputación registraba una moción en la que pedía al nuevo Equipo de Gobierno que no anulara el millón de euros habilitado en la anterior legislatura para la residencia, y que pidiera a la Junta que reconsiderase su decisión de no colaborar en su continuidad. No suele ser habitual que al Salón de Plenos de la Diputación acuda público, pero ese día la sesión contó con un nutrido grupo de vecinos de Beteta y su comarca que quisieron ser testigos directos del desarrollo de los acontecimientos, es decir, de cuales iban a ser las intenciones de la Diputación con su Residencia. Tras votar en contra de la moción popular, el actual presidente de la institución, Martínez Chana, adquiría el compromiso verbal de que haría todo lo posible para que se retomaran las obras y se finalizara el edificio. Una promesa algo incongruente teniendo en cuenta que acababa de anular el millón de euros destinado para este fin.

Un año y nueve meses después de esas palabras, nada ha cambiado y la única aliada que tenían hasta el momento los vecinos de Beteta, la Diputación, ha pasado a adoptar la misma estrategia que la Junta, olvidarse de aquel, para ellos, fatídico día en el que Barreda y Muelas, allá por 2005 unieron sus firmas en un documento en el que se prometía a Beteta una residencia para sus mayores. Mientras, las humedades, el polvo, la maleza y los excrementos de animales siguen colonizando un edificio que sigue, 16 años después, esperando su rescate.

  • 16 años después
  • 16 años después
  • 16 años después
  • 16 años después
  • 16 años después
  • 16 años después
  • 16 años después
Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Batalla de Talavera, en la que participó Bassecourt, el 28 de julio de 1809 El 22 de junio, el comandante general de Cuenca Luis Alejandro Bassecourt [...]

De aquellos polvos estos lodos

De aquellos polvos estos lodos

Suele suceder que, cuando detectamos un problema, como sucede con los incendios forestales, este nos muestra lo que se suele decir la punta del iceberg, [...]

El diamante de la alimentación

El diamante de la alimentación

Si hay un producto que forma parte de nuestra vida es sin duda alguna el ajo y está, como dicen por ahí, hasta en la sopa. Sus magníficas [...]

Adiós, otra vez, a los multicines

Adiós, otra vez, a los multicines

Cuando unas salas de cine cierran, la primera y básica razón que se le ocurre a cualquiera es que no son rentables. Mucho ha cambiado la [...]

Pintar para disimular

Pintar para disimular

Lo del arreglo de carreteras en la provincia de Cuenca parece que va a consolidarse como una de las asignaturas pendientes de los distintos gobiernos [...]

'Mangana', faro de historia. El Seminario Conciliar de San Julián

Es mucho lo que se ha escrito sobre esta insignia histórica, bien y mal, atinado y desacertado pero hay que reconocer que Mangana ha representado [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: