La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

La sentencia de las instituciones conquenses al tren

Actualidad


El devenir de los acontecimientos nos llevaba, en los últimos días del año 2021 en la provincia de Cuenca, a que el tren y la todavía inaceptable noticia de su supresión, adquirieran un protagonismo inusual en la primera línea de la política local. El domingo, 19 de diciembre, hablaba la sociedad y su sentido común. Vecinos, alcaldes, con notables ausencias, concejales plataformas, asociaciones… acudían a la Plaza de España de la capital que, en una gris y fría mañana, acogía a aquellas personas que clamaron en contra del cierre del ferrocarril recriminando a los actuales gobernantes nacionales esta decisión y al resto, a los de la capital, la provincia y la región, que sumisos ante Madrid, no sólo no hayan luchado por la permanencia de esta infraestructura sino que justifiquen, carentes de convicción y sin pasar ni tan siquiera el filtro del autoconvencimiento propio, que para nuestra tierra era todo un regalo anticipado de Reyes el quedarse sin tren. Los Magos terrenales, además de privarnos de la belleza del Gaspar madrileño, decidieron hasta prescindir del carbón que alimentaba las viejas locomotoras de antaño y guiados por Moncloa, y sus pages regional, provincial y capitalino, cambiar un transporte público centenario por la letra x seguida de la palabra Cuenca, una entelequia que no pasa de unos folios más parecidos a los propósitos de nuevo año que se abandonan en febrero que a una planificación seria y firme de desarrollo para la capital y su provincia.

Prometía y mucho, el pleno que tenía lugar el martes, 28 de diciembre, en el Ayuntamiento de Cuenca. Nada menos que cuatro eran las mociones que, como vagones independientes, viajaban al Orden del Día de la sesión. Por no quedarse atrás y tratar de mantener la escasa dignidad que respecto a este tema le queda a Dolz y a sus concejales, hasta su grupo, el socialista, tuvo la osadía de llevar su propio texto de apoyo al ya famoso xCuenca. Siguen confiando estos ediles en la magia, los juegos de palabras y en las omisiones, es decir, creen que engañan a los conquenses ofreciéndoles autobuses y vías verdes a cambio del tren. Una actualización del timo de la estampita a las mismas puertas de Atocha, pero esta vez sin el regional Madrid-Cuenca-Valencia y sin la inestimable colaboración del genial Antonio Ozores para que Toni Leblanc pudiera llevar a cabo su tramposo plan. Pero esta es otra historia…

Volvemos al Pleno del Ayuntamiento de Cuenca. Los cuatro textos en torno al ferrocarril los firmaron el mencionado Grupo Socialista, el Popular, Ciudadanos y Cuenca en Marcha. Los ya desunidos de Cuenca Nos Une se las ingeniaron para salirse por la tangente, como acostumbran y que su voto no fuera decisivo para que se aprobaran las mociones. Es decir, y resumiendo, ninguna prosperó, ni el apoyo al xCuenca, ni la petición de marcha atrás en el cierre del tren ni tampoco la solicitud de inversiones para la línea. En este caso, cabe recordar que los números en la distribución de concejalías se inclinan hacia los socialistas y sus compañeros de legislatura y pactos, los ahora ya no tan unidos discípulos de Gómez Cavero. El público asistente a la sesión plenaria fue testigo de un espectáculo digno del día que se conmemoraba, los Santos Inocentes, una función surrealista con un director, el alcalde de Cuenca, Darío Dolz, que días después, en una entrevista concedida al diario local La Tribuna intentaba desmarcarse de la situación con otra nueva táctica, la sustitución del tocomocho por el mirar hacia otro lado, ya que ahora, según parece, es el Ministerio el responsable de quitarnos el tren y el Ayuntamiento capitalino nada tiene que ver en este asunto ¿Para qué quiere Cuenca un alcalde, entonces? Ante una decisión contraria a los intereses de la ciudad y a los de sus habitantes, ¿el primer edil se queda sentado en su despacho, desmarcándose del problema?

Como hechos significativos del Pleno municipal, que la portavoz del equipo de gobierno, Saray Portillo, se negara a debatir todas las mociones presentadas por la oposición en relación al tren, ¿Falta de argumentos, desprecio o simplemente desinterés en este tema? La concejala de Dolz exprimía una vez más, el débil argumentario socialista.  El concejal de Obras, Adrián Martínez Vicente, por su parte caía en obviedades como: “gobernar implica tomar decisiones” ,“les aseguro que para nosotros es más fácil dejar esta propuesta pasar, pues es un verdadero quebradero de cabeza” ,“para que Cuenca avance, algo tiene que cambiar”. ¿El cambio viene de la supresión de servicios? ¿Del cierre de empresas? ¿de la inacción del gobierno municipal que no es capaz de plantar cara a otras instituciones para exigir que no se discrimine a la capital? A estas proclamas le siguió una nueva versión del argumentario de su partido. Y la nota más alta correspondió, un pleno más al líder de Cuenca Nos Une que diseñó su estrategia quirúrgicamente para, de nuevo, mostrar su fidelidad a Dolz, pero con algo de reticencia ante la presión social.  Abstención en todas las mociones de los grupos de la oposición, condición para que ninguna de ellas se aprobara y voto en contra de la del PSOE, para disimular.

Entre el público se encontraba uno de los portavoces de ‘Pueblos con el Tren’, Francisco de los Cobos, que intervino unos minutos y defensores de la línea de ferrocarril entre ellos varios alcaldes, con pancartas a favor del transporte ferroviario. Una integrante de Frente Obrero fue expulsada por hablar en voz alta.  

La fatídica miniserie en torno al tren se prolongó un capítulo más. Al día siguiente, 29 de diciembre, la Diputación Provincial acogía un Pleno Extraordinario a petición del Grupo Popular, para que la institución aprobara una declaración en apoyo al tren y rechazando, por tanto, su supresión. Prevenidos ya los representantes socialistas provinciales, restringieron la entrada de público y el que acudió, todo parece indicar, fue previamente seleccionado para evitarles incómodas situaciones a Chana y su banda, como gusta denominar con orgullo a su grupo el diputado socialista, Santiago Gómez.

El objetivo del pleno era consensuar una declaración que instara al Ministerio de Fomento a desistir del cierre de la línea de tren Madrid-Cuenca-Valencia y que desde la Diputación se exigieran las inversiones necesarias para reimpulsar el trayecto tanto para viajeros como para otros usos incluido el transporte de mercancías o el turístico. El desprecio por el tren llegaba, en esta ocasión de la mano de la vicepresidenta socialista, Elena Carrasco y por la única representante de Cuenca Nos Une, Marta Tirado. En las intervenciones de esta última primó un tono lastimero y paternalista hasta coronarlo con la frase “paren el mundo que me bajo”, una genialidad de Groucho Marx, poco apropiada para el contexto de un pleno monográfico sobre el ferrocarril y muy adecuada a las políticas practicadas por los (des)unionistas desde hace dos años y medio a modo, sobre todo, de ausencias en los plenos y abstenciones.

Las perlas de la vicepresidenta Carrasco dieron para más. Cualquier interesado puede revivir el momento en el que la Diputación de Cuenca condena nuestro tren en el canal de Youtube de la institución. Para quienes no dispongan de tiempo para repasarse las casi dos horas de sesión, algún ejemplo. Carrasco comenzaba con una oda a Chana, un presidente que medita y avanza por el bien de la provincia. ¿Dejar a Cuenca sin tren es sinónimo de avanzar? Cuando se viaja en un coche de 80.000 euros poco importa que un vecino de Carboneras se quede sin transporte público. La vicepresidenta definía el plan xCuenca como vanguardista y valiente y adecuaba una nueva oda, esta vez a los autobuses, anunciando conexiones con la capital, paradójicamente, de los cinco pueblos más cercanos, ¿y los 233 municipios restantes? ¿A expensas de que se les restrinjan servicios y sigan con el invento del a demanda? Carrasco también expuso una visión futurista de la estación Fernando Zóbel, un nuevo modelo intermodal, dijo y hasta filosofó, el tren es el medio no es el fin, llegó a afirmar. Pero la guinda del pastel llegaba tras una hora y 24 minutos de pleno, cuando la socialista elegida por Chana para justificar el desmantelamiento de la línea Madrid-Cuenca-Valencia afirmaba sin rubor que “No se cierra el tren, se traslada”. ¿A dónde? Cerrar no es trasladar, es desaparecer, clausurar. No hay más vuelta de hoja. Y añadía, “seguiremos teniendo una vía con muchísima más respuesta para los ciudadanos que eso es lo importante”. Definitivamente, toman a la realidad y a la ciudadanía que es peor, y siguiendo el hilo marcado por la viral reflexión del periodista de Antena 3, Manu Sánchez, por tontos.

Atrás queda aquel 24 de mayo de 2013, cuando un atrevido Page acompañado de José Ángel Regatero, hoy director general de coordinación informativa de la Presidencia de la Junta y por Pablo Bellido, hoy presidente de Las Cortes de Castilla-La Mancha se subían a un tren regional para reivindicar su existencia, o defendemos lo nuestro o no lo defiende nadie, rezaba el slogan del vídeo publicitario del Psoe regional. 

Ninguna línea de tren es rentable. No lo son carreteras, hospitales, institutos… me he venido en el tren para dejar claro que en la vida no todo tiene que ser rentable, simplemente el Estado está para cubrir lo que es necesario, Si nos guiáramos por un criterio de rentabilidad no tendríamos ni policía, ni guardia civil, ni ejército… Estas eran las palabras del hoy presidente de la Junta de Comunidades hace nueve años. Chana, Dolz, Portillo, Carrasco, Tirado, Cavero… reniegan de ellas. Y como no, el propio Page, que desde su sillón de Fuensalida y desde el de su cómodo coche oficial, contempla cómo los ciudadanos de esta región siguen perdiendo trenes.

Texto: AGA

Foto: Imagen parcial de la fachada de la Diputación de Cuenca

 
Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Batalla de Talavera, en la que participó Bassecourt, el 28 de julio de 1809 El 22 de junio, el comandante general de Cuenca Luis Alejandro Bassecourt [...]

De aquellos polvos estos lodos

De aquellos polvos estos lodos

Suele suceder que, cuando detectamos un problema, como sucede con los incendios forestales, este nos muestra lo que se suele decir la punta del iceberg, [...]

El diamante de la alimentación

El diamante de la alimentación

Si hay un producto que forma parte de nuestra vida es sin duda alguna el ajo y está, como dicen por ahí, hasta en la sopa. Sus magníficas [...]

Adiós, otra vez, a los multicines

Adiós, otra vez, a los multicines

Cuando unas salas de cine cierran, la primera y básica razón que se le ocurre a cualquiera es que no son rentables. Mucho ha cambiado la [...]

Pintar para disimular

Pintar para disimular

Lo del arreglo de carreteras en la provincia de Cuenca parece que va a consolidarse como una de las asignaturas pendientes de los distintos gobiernos [...]

'Mangana', faro de historia. El Seminario Conciliar de San Julián

Es mucho lo que se ha escrito sobre esta insignia histórica, bien y mal, atinado y desacertado pero hay que reconocer que Mangana ha representado [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: