La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

La zona de San Juan, vergüenza y pena

Actualidad


Cuenca, Ciudad Patrimonio de la Humanidad, una de las ciudades más bonitas y pintorescas de España, evidentemente, para nosotros, los conquenses, la más bonita… coqueta, noble, acogedora, única, mágica, romántica, pétrea, delicada… bella, la mires por donde la mires. Pero desgraciadamente, estos no son los únicos calificativos que le podríamos dar; Cuenca también es y está sucia, abandonada, rota, agredida, dejada… Para un vecino de Cuenca, vivir en el casco antiguo es, o debería ser, un lujo y un placer, pero lo cierto es que cuando pones los pies en la calle, el alma se te cae a los pies.

Me gusta, en mis paseos diarios, recorrer la calle de San Juan y su entorno, observando y admirando, cuando se puede, lo que me rodea. Nace ancha la calle, dentro de las limitaciones de amplitud que otorga el casco antiguo de Cuenca, a la altura del torreón de la antigua iglesia y de la puerta, tan unida a la leyenda de la reconquista de la ciudad, que le dan nombre. Se encajona un poco más abajo, a la altura del 14, en los pares, y el 3 en los impares, hasta su final en la curva de Palafox y fuente de La Trinidad.

La peculiaridad se la dan sus 69 grandes escalones de considerable “pisa” o “huella”, y, por el contrario, su suave “contrahuella” para intentar aliviar tan empinada cuesta cuando se acomete de subida.

Es una pena su estado de deterioro, culpable el actual consistorio y los que le precedieron, y el progresivo avance del mismo si no se continúa con su rehabilitación. Lamentablemente, las matemáticas, y más concretamente una sencilla regla de tres, nos indican que, si se han arreglado 19 escalones en 2 años, para acabar los otros 50 restantes nos queda una espera de 5,263 años!!! Ufff, casi nada!!!

Ni siquiera queda una mínima parte de los guijarros y teselas negras que los conformaron a pesar de haber ido agrupándolos en los laterales. Faltan tapas de registro en las aceras con el consiguiente problema de un posible accidente. ¡Qué fácil sería para cualquiera meter el pie en uno de esos agujeros en un descuido…

Además, el principio y final que definen la calle tampoco tienen desperdicio. Arriba, el pequeño jardín del Escardillo lleva el mismo camino en cuanto a su “enguijarrado”, aunque aquí, los alcorques de los árboles están actuando de depósito de los guijarros sueltos. A las jardineras de suelo le faltan los arbustos y el actual “Pipí/Caca” can en el que se ha convertido, hace poco viable el uso de los bancos que, curiosamente, aún perduran. Abajo, en la curva faltan bolardos y junto a la fuente, un panel, con nombre tan rimbombante como PLAN DE SEÑALÉTICA, dejó hace tiempo de realizar su cometido por el estado de degradación tan grande que presenta, y hace imposible su visualización y lectura. 

Si al otro lado de la calle, tomamos la cuesta de igual nombre desde la misma puerta hasta las inmediaciones del Recreo Peral, nos encontramos con una situación parecida: la puerta de San Juan es un lugar lúgubre, tétrico, oscuro y sucio, farolas invadidas por trepadoras que limitan su luz, un boquete que han intentado disimular con algo de escombro pero que irá a más, piedras grandes desprendidas del muro, restos de obras anteriores en lo que podía ser una coqueta y larga jardinera junto a la roca si se le pusieran una vegetación adecuada... en definitiva, una zona abandonada como muchas otras zonas de Cuenca, TRISTE y LAMENTABLE.

Texto: La Opinión de Cuenca

Foto: Imagen del deteriorado estado de los escalones de la Calle de San Juan


La Santa Hijuela de Carboneras de Guadazaón

La Santa Hijuela de Carboneras de Guadazaón

Todos los días, en todos los lugares del mundo, Jesús se manifiesta en la Eucaristía, es lo que creemos los cristianos en un acto [...]

Fertilización sostenible de los cultivos

Fertilización sostenible de los cultivos

Para el crecimiento de las plantas se necesitan tres nutrientes básicos: el carbono, el hidrógeno y el oxígeno. El primero lo consiguen [...]

Sigue el castigo

Sigue el castigo

Glorioso San Isidro Labrador Tú, sabes bien lo duro que es cultivar la tierra pues fuiste agricultor durante la mayor parte de tu vida. Dios [...]

¿Aprendemos de las abejas?

¿Aprendemos de las abejas?

Nadie duda ya a estas alturas de que la miel es un producto exquisito. Es complicado que en la carta de un restaurante no aparezca postres con ella, incluso [...]

Endivias, a la luz de nuestras mesas

Endivias, a la luz de nuestras mesas

Llegaron a nuestra provincia, en concreto a Minglanilla, podríamos decir que por casualidad. De las seis empresas que acoge nuestro país [...]

Aceite fdh, calidad con sabor y olor a La Mancha Alta

Aceite fdh, calidad con sabor y olor a La Mancha Alta

En una provincia tan extensa y variada como la conquense, los pequeños tesoros no dejan de aflorar normalmente de la mano de quienes más [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: