La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

El gnomo me dijo que quemara cosas

Opinión


Sabía que sería un problema el dedicar unas líneas al final de cada artículo a dar una pista sobre el siguiente, que en un futuro no lejano tendría que incumplir esa expectativa. Pero en esta ocasión prima el principio de actualidad, y prefiero aclarar mi punto de vista antes de entrar de lleno en el análisis de una película de terror con cierto ‘gore’.

Hace un par de días leí un artículo de un periódico generalista, de tirada nacional, que hablaba sobre los asesinos del joven Samuel. Sin señalar, que es de mala educación, un par de expertos consultados por el periodista hablaban sobre la “banalización de la violencia”. Explicaba que “ahora no hay filtros”, mientras que antes estaban “los dos rombos” ahora hay “series y juegos hiperviolentos a los que están enganchadísimos, como ‘Fortnite’”.

El argumento lo sentencia con una alerta sobre “la gente no va a saber qué es ficción y qué realidad”. Se cubren las espaldas diciendo que “la mayoría saben discernir, pero perciben demasiada violencia”. Escuchando esos argumentos, creo que los expertos han consumido ‘demasiada poca’.

Es peligroso culpar al inocente y justificar al culpable: en un episodio de Los Simpsons, Ralph Wiggum le dice a Bart: “Ahí me encontré al gnomo. Me dijo que quemara cosas…”. Un sketch cómico gracioso, pero no puedo imaginar que ningún pirómano o su abogado defensor justifique los actos por la risa que le produjo ese chiste.

Pero esto no es una columna de sucesos; la casualidad ha querido que el debate de los expertos coincida con el relanzamiento en físico para PlayStation 4 y Switch del videojuego ‘Hotline Miami Collection’; un recopilatorio de los dos juegos ‘Hotline Miami’ que llevan al jugador a un Miami ochentero en el que se enfrentan a la mafia rusa.

Para los cinéfilos, el juego es una mezcla de las películas ‘Drive’ (2011) y la saga ‘John Wick’ (2014) visto desde una perspectiva cenital o aérea. Teniendo esas referencias, el juego es ‘ultraviolento’ (que no ‘hiperviolento’) y como decían los expertos, dan literalmente puntos al jugador por patear la cabeza de los enemigos hasta que sea un charco de sangre.

Todas las acciones en el juego son muy explícitas y sangrientas. Violentas. E implican al jugador como partícipe directo del horror que deja a su paso. Pero como todo, la violencia es un grado y de los tres ejemplos que he puesto el más explícito es el videojuego, pero el más violento es ‘Drive’: hacia el final, el protagonista interpretado por Ryan Gosling tortura a un capo de la mafia sujetando una bala en la cabeza y amenazado con golpear la bala con un martillo. 

Obviamente, la escena es violenta y el objetivo del director es que apartemos la vista y nos preguntemos si hasta esos extremos vamos a apoyar al héroe. Tanto cine como series y videojuegos tienen el objetivo de entretenernos, de vivir experiencias a través de los protagonistas por medio de la empatía. Pero no tiene porqué ser una experiencia divertida. Y aviso, quien piense que debe primar la diversión en obras maestras como ‘La lista de Schindler’ o el juego a ‘Lisa: The Painful’ que pida ayuda rápido.

Al acabar ‘Hotline Miami’ el jugador ve que no es divertido ser un justiciero, que hay que erradicar la trata, prostitución y drogas de la mafia, pero que al deshumanizar al enemigo nos deshumanizamos nosotros mismos hasta el punto de que todo lo que se cruza en el camino es un enemigo, pero no humano.

Durante el juego se muestran pistas de que el protagonista es un veterano de guerra que sufre estrés postraumático, pero la narrativa no culpa de la violencia a la enfermedad: en uno de los últimos capítulos se toma el control durante una de las misiones durante la guerra y, sorpresa, el protagonista ya era un psicópata y un sádico, sin excusas. 

La violencia también es parte de la vida, la bondad y la maldad son inherentes al ser humano, nos inspiran y turban, pero la experiencia (propia o adquirida de forma externa), nos hace crecer como personas. Si no hacemos caso a los gnomos.

Texto: Luis Aranda Valmaña

(Realizador de Televisión)

Sección: Press to start

 

El desastre de Annual (y XV)

El desastre de Annual (y XV)

Monte Arruit. Era una posición importante porque era el punto principal de la línea general de comunicaciones. En el momento de los sucesos [...]

Con fecha de caducidad

Con fecha de caducidad

Los Magistrados en general, y los del Tribunal Constitucional en particular, tienen la facultad de emitir lo que la ley llama voto particular, que no [...]

No paso por el aro

No paso por el aro

Que somos un país de sangre caliente, eso ya lo sabemos. Que nos pierde la euforia cuando ganamos en cualquier actividad, también. Que somos [...]

ATC o el vapuleo de la Junta en los tribunales

ATC o el vapuleo de la Junta en los tribunales

La historia del Almacén Temporal Centralizado, ATC, de Villar de Cañas se puede resumir muy brevemente. Un gobierno que decide que en España [...]

Puntos limpios, 13 años de problemas para los ayuntamientos

Puntos limpios, 13 años de problemas para los ayuntamientos

Cuando a mediados del pasado mes de julio, la actual directora general de Economía Circular de la Junta de Comunidades aludía a los puntos [...]

Almonacid del Marquesado, el gran basurero de Europa

Almonacid del Marquesado, el gran basurero de Europa

Hace tres años que, en la provincia de Cuenca, en concreto en Almonacid del Marquesado, se encuentra el mayor macrovertedero privado de residuos [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares y Juan Carlos Álvarez.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz y José Fernando Peñalver.

Síguenos: