La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

El desastre de Annual (IV)

Historia


Talilit. Se replegó sobre Sidi-Dris por orden del comandante general Silvestre. La avanzadilla fue aniquilada en la evacuación así como el destacamento de artillería que había quedado en la posición al salir el resto de la fuerza, inutilizando las piezas. Las fuerzas retiradas fueron protegidas por la policía de Sidi-Dris, incorporándose a esta posición cuya suerte siguieron luego.

Buimeyán. que había sido anteriormente muy hostilizada, como todas las del frente, recibió la orden de replegarse a Annual cuando ya lo habían ocupado los rifeños. Murió la mayor parte de la fuerza y cayeron prisioneros el capitán y cerca de veinticinco hombres.

Intermedia C. Dominaba los caminos que circundaban la de Izumar. Cuando el día 22 vieron pasar las tropas en retirada a Annual, el capitán mandó abandonar la posición, prendiéndole fuego e incorporándose a la columna.

Izumar. Situada en un cerro de 750 metros de cota, su guarnición estaba formada por una compañía del regimiento San Fernando, una sección de Ceriñola y el destacamento de artillería con cuatro piezas de 7,5. Al enterarse de la evacuación de Annual, se decidió el abandono y, sin ser hostilizada, la guarnición se incorporó a la columna hacia Annual.

La Intermedia B. guarnecida por una compañía de Ceriñola y un destacamento de policía, fue asaltada y aniquilada.

Yebel Uddía. Formada por dos secciones de la sexta del segundo de Ceriñola y treinta policías, también resultó aniquilada.

Intermedia A. compuesta por dos secciones del regimiento de San Fernando, dos ametralladoras y un destacamento de artillería, aniquilada.

Tzayudat. Defendida por policías solamente, parece ser que se unieron al enemigo.

Mehayast. Sobre un monte de 1.150 metros y desde la que se divisaba las posiciones de Sidi-Dris, Izumar, Igueriben y otras, estaba guarnecida por una compañía de la Brigada Disciplinaria con treinta y seis hombres y dos oficiales. Todos resultaron muertos o prisioneros salvo unos cuantos que se acogieron en la posición de Quebdani.

Axdir Asus. Compuesta por una sección del regimiento de San Fernando, no se tuvieron noticias porque ningún superviviente se presentó en ninguna de las demás.

Tuguntz. Los policías de la avanzadilla abandonaron. En la noche del 22 al 23 pidió Tuguntz órdenes a Quebdani, comunicándole que era atacada; que carecían de agua y de víveres, y las municiones escaseaban. No se le dieron órdenes porque Tuguntz pertenecía a la circunscripción de Dríus, donde estaba el general segundo jefe Navarro. El día 24 la tomaron los moros por asalto.

Yemaa de Nador y Halaun. La guarnecía una compañía del regimiento de San Fernando y un destacamento de artillería, más una avanzadilla con un sargento y veinte hombres. Los moros se acercaron y el capitán mandó salir una sección a despejar las avenidas en tanto las demás  se preparaban para la defensa en el parapeto. Al salir la sección fue atacada por un grupo de Caballería, al parecer de la policía, deshaciendo a aquélla así como a las otras que salieron en su auxilio y la fuerza de la avanzada, que fue batida al abandonar el puesto para dirigirse a Dríus, donde se acogieron los pocos que se salvaron.

Morabo de Sidi-Mohamed. Sin supervivientes y, habiéndola visto arder en la tarde del 22 de julio, se dio por cierto que sucumbió toda la guarnición, compuesta por una sección del regimiento de San Fernando.

Dar Mizián. Cabecera de la 13ª mía (policía indígena), desertó íntegramente.

Ben-Tieb. Inútiles resultaron los esfuerzos del jefe de la posición para contener allí a los fugitivos de Annual, que se dirigían precipitadamente a Dríus. Como no recibían las órdenes que habían solicitado, también emprendieron la evacuación, que se hizo ordenadamente, con la caballería desplegada a la izquierda para llamar la atención del enemigo mientras  la infantería desplegaba a su vez al salir de la posición, yendo después los heridos, y de esta forma, y sin ser hostilizados por los moros, llegaron a Dríus, alcanzando en el trayecto la cola de la columna de Annual. La guarnición estaba formada por dos secciones  de una compañía del batallón de San Fernando, una compañía de Ingenieros, un escuadrón de Alcántara, un destacamento de Artillería, dos compañías de montaña de Intendencia y el personal de este cuerpo afecto al depósito de acumulación y repuesto de municiones.

Ben-Tieb fue un caso típico de la desorganización y de la anomalía reinante en el territorio. Tan nutrida tropa estaba mandada por un capitán, que, solicitando órdenes, dijo que si en cinco minutos no obtenía respuesta, el silencio lo interpretaría como vía libre a la evacuación, dirigiéndose al general, que estaba en Drius, y decidió la evacuación por sí mismo, sin ser hostigado, cuando con tanta saña lo habían sido las posiciones que le precedían.

Foto: Revista de Armas, número 114, abril de 2017

Continuará...

 
Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Batalla de Talavera, en la que participó Bassecourt, el 28 de julio de 1809 El 22 de junio, el comandante general de Cuenca Luis Alejandro Bassecourt [...]

De aquellos polvos estos lodos

De aquellos polvos estos lodos

Suele suceder que, cuando detectamos un problema, como sucede con los incendios forestales, este nos muestra lo que se suele decir la punta del iceberg, [...]

El diamante de la alimentación

El diamante de la alimentación

Si hay un producto que forma parte de nuestra vida es sin duda alguna el ajo y está, como dicen por ahí, hasta en la sopa. Sus magníficas [...]

Adiós, otra vez, a los multicines

Adiós, otra vez, a los multicines

Cuando unas salas de cine cierran, la primera y básica razón que se le ocurre a cualquiera es que no son rentables. Mucho ha cambiado la [...]

Pintar para disimular

Pintar para disimular

Lo del arreglo de carreteras en la provincia de Cuenca parece que va a consolidarse como una de las asignaturas pendientes de los distintos gobiernos [...]

'Mangana', faro de historia. El Seminario Conciliar de San Julián

Es mucho lo que se ha escrito sobre esta insignia histórica, bien y mal, atinado y desacertado pero hay que reconocer que Mangana ha representado [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: