La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

El desastre de Annual (VII)

Historia


Buhafora. Posición compuesta por varios edificios morunos formando patios y cerrado el resto por tapias, en una de las cuales se asentaban las cuatro piezas Krupp del 7 y medio, a cargo de un teniente. A la derecha había una pequeña construcción que era un café moro.

La guarnición estaba formada por una compañía de San Fernando y la batería artillera. Era, además, cabecera de la 12ª mía de Tafersit. Contaba con telégrafo y depósito de víveres. Por la noche del 22 comenzó el ataque, al que se sumó el harka amiga para que se enviara al coronel de la policía un telefonema, dirigido a la posición de Dríus, que rezaba así: “Si tienes confianza en mí, envía refuerzos y municiones a las posiciones de Buhafora y Midar; en caso contrario, me veré precisado a retirarme con mi gente a mi cabila”. El general Navarro respondió que ordenaba se entregase una caja de munición de fusil al jefe de la cabila.

Si se hubieran enviado los refuerzos solicitados desde Dríus, tal vez se hubiera sostenido la línea y no hubiera desertado la harka. El 23 se recibió la orden de abandonar la posición y replegarse a Cheif, pero se reunieron los oficiales y acordaron sostenerse aunque sólo supusiera alargar la resistencia unos pocos días. Posteriormente, como aumentase el enemigo y la policía cada vez se mostraba más dudosa, el capitán dispuso que saliera a viva fuerza y se estableciese en un moravo próximo para proteger la salida de la guarnición.

Entretanto, los catorce jefes indígenas que habían sido traídos a Euhafora el día 22 y los tenían de rehenes, se habían provisto de armas por unos boquetes y con ellas abrieron fuego matando al capitán de la policía, y al tiempo que los policías perpetraban su traición y que los de fuera asaltaban la posición, teniendo la guarnición que abandonarla, hubo un intento de abrirse paso a viva fuerza, en cuyo transcurso resultó aniquilada casi toda la guarnición.

Hamida. Se hallaba en la retaguardia y cercana a Buhafora, y estaba guarnecida por una sección de San Fernando, los ingenieros telegrafistas, y veinte policías y un sargento. En la mañana del 23 se recibió la orden de evacuación tras haber sido atacada por la noche. Una vez iniciada la marcha, el enemigo arreció el fuego, dispersándose la gente y llegando a Dríus unos treinta. Los demás murieron o fueron hechos prisioneros.

Azru. Esta posición la formaban una compañía de la Brigada Disciplinaria con unos sesenta efectivos, una sección de San Fernando, un destacamento de Artillería con un oficial y los ingenieros telegrafistas. A las seis de la mañana del día 23 de julio recibieron la orden de evacuar para ir a Cheif. Por la noche ya había sido acometida y se hallaba rodeada de moros.

Al salir, incendiaron la posición y, como vieron que Cheif también ardía, decidieron marchar a Dríus por Ain Kert. Poco después de salir fueron rodeados y tiroteados, pereciendo la mayor parte y dispersándose los demás.

Azib de Midar. Recibió la orden de abandonar la posición y a continuación desertó la policía incluidos los oficiales de la misma. Al evacuar, la escasa guarnición recibió el ataque del enemigo y los soldados se dispersaron, quedando el oficial con sólo tres hombres a los cuales se unieron poco más tarde algunos más, con lo que el pequeño grupo pudo llegar a Dríus.

Isen Lasen. Fue atacada por primera vez el día 21 y el 23 por la mañana  volvió a serlo, teniendo varias bajas, entre ellas el teniente y el sargento de Artillería. De Azieb recibieron la orden de abandonar la posición sin decirles adónde deberían dirigirse. Salieron entre dos fuegos, produciéndose la dispersión y huyendo la policía o uniéndose ésta al enemigo.

Ain Kert. Todo permanecía en calma hasta que el día 23, a las ocho de la mañana, recibieron la orden de abandonar el lugar y replegarse a Dríus. Retirada ordenada, por escalones alternados, recogiendo las bajas producidas por las cabilas que se levantaban al paso de la tropa. Iban dos secciones de San Fernando.

Karra Midar. Síntomas de agitación el día 23. A las once, orden de evacuación. Expectantes los moros de las cercanías a la posición, aunque sin atacar. Inutilizaron las piezas, prendieron fuego a material y municiones que no pudieron llevarse y, cuando iniciaron la salida, dio comienzo el ataque de los rifeños, aunque contenida haciendo pequeños altos hasta llegar al río donde los apoyó una sección de Caballería. Pudieron llegar a Dríus.

Tamasunin. Se dispuso la salida el 23 a las ocho de la mañana para marchar a Dríus. Cuando llevaban un kilómetro de marcha atacaron los moros. Se defendieron hasta el día siguiente, pero finalmente el enemigo logró aniquilar a casi toda la guarnición.

Ahesor. Era un puesto de policía cuyo destino se desconoce.

Haman. Guarnecida por una sección destacada de Ain Kert. Fue hostilizada, pero no se produjeron bajas.

Uestia.  Evacuada sin bajas.

Ichtiven. Órdenes y contraórdenes. A las seis del día 23, evacuación. A las ocho, contraorden. Al final, salida con más escolta de la ordinaria mandada por un teniente. Al salir del poblado, atacada por los moros y herido el teniente, que siguió animando a su gente. Al cabo resultó muerto defendiendo a un soldado. La tropa huyó, quedando solos el sargento, un cabo y dos soldados, que se retiraron a Dríus. En la posición quedaron el capitán y un número indeterminado de soldados, de los que unos cuantos, en su mayoría heridos, consiguieron llegar a Dar Azugaj.

En poco más de un día habían caído todas las posiciones de primera línea de fuego a lo largo del río Kert. Las de la circunscripción de Annual también se perdieron todas, unas por asalto del enemigo y otras abandonadas en los primeros momentos de pánico y desconcierto. Las correspondientes a la demarcación de Dríus fueron abandonadas por orden del general Navarro. Alguna, como Dar Azugaj, fue olvidada y no auxiliada a pesar de haberlo solicitado.

Continuará...

Foto: Cadáveres de soldados españoles y de caballos.

El desastre de Annual (IX)

El desastre de Annual (IX)

Dar Quebdani. Llegaron unos moros diciendo que la posición principal se había rendido y que hiciesen lo mismo ellos, respondiéndole [...]

El Geoparque de la Serranía de Cuenca, ¿para cuándo?

El Geoparque de la Serranía de Cuenca, ¿para cuándo?

Vamos a empezar con otro de los proyectos que han caído en el olvido por una de las últimas noticias de las que se tiene constancia pública. [...]

3, 2, 1... "¡¡LA BOUM!!"

3, 2, 1... "¡¡LA BOUM!!"

¡Silencio, se rueda! Bienvenidos a 1980, año en el que el director francés Claude Pinoteau estrenaba su película 'La Boum'. [...]

Valle del Cabriel, paraíso de la diversidad biológica

Valle del Cabriel, paraíso de la diversidad biológica

Si el paraíso tuviese una prolongación en la tierra seguro que uno de los rincones elegidos para asentarse sería el Valle del Cabriel [...]

La Playeta de Víllora, un tesoro en la Serranía Baja

La Playeta de Víllora, un tesoro en la Serranía Baja

Los atractivos turísticos naturales de la provincia de Cuenca surgen donde uno menos se lo espera. Hay zonas únicas como es el caso de Las [...]

Geacam, ¿es necesario llegar a estos extremos?

Geacam, ¿es necesario llegar a estos extremos?

La guerra entre la Junta de Comunidades y los trabajadores de la Empresa Pública de Gestión Ambiental (Geacam) comenzaba hace unas semanas [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares y Juan Carlos Álvarez.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz y José Fernando Peñalver.

Síguenos: