La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

El desastre de Annual XIV

Historia


Zeluán.  El 22 de julio, la guarnición la componían una sección de veinte hombres del Regimiento de Ceriñola, los pequeños grupos de ingenieros para el servicio de telegrafía, y de Intendencia y Sanidad; un cabo y cuatro guardias civiles, y un oficial con diecisiete policías. En total, seis oficiales y cincuenta y ocho de tropa, cuya exigua fuerza aumentó en los días 23 y 24 de julio con el desmoralizado, fugitivo y enfermo personal que, a viva fuerza, había sido detenido durante la huida desordenada subsiguiente a la pérdida de Annual, y que en conjunto dieron un total de treinta y ocho oficiales y cuatrocientos cuarenta y cuatro individuos de diversas armas y cuerpos, de ellos ciento veinticinco del Regimiento de Alcántara, de los que según dictamen médico había útiles para el servicio a lo más doscientos hombres.

Había también veinte policías de fuerzas indígenas, que fueron encerrados por no inspirar confianza alguna, dos kaídes y ciento cuarenta soldados de Caballería de Regulares, de los que se sublevó un escuadrón y marchándose un grupo indeterminado de hombres. Pero como no ofrecía ninguna confianza toda esa tropa, los restantes  fueron enviados aquella misma tarde a Melilla con el capitán Margallo, el teniente Carvajal y los alféreces Bermejo y Tomaseti, teniendo que abrirse paso a tiros porque ya el enemigo rodeaba la alcazaba. Tomaseti murió en la retirada de esta fuerza.

La alcazaba quedó sitiada, manteniendo el enemigo su hostilidad, además de impedir el surtido de agua, cuya cañería que abastecía a la Alcazaba la cortó el día 25; por ese motivo hubo necesidad de llevar agua del río, lo que causaba muchas bajas, y a veces volvían de vacío. En los últimos días, esa agua contaminada con los cadáveres de personas y animales en descomposición resultaba muy peligroso beberla.

Cerca de la Alcazaba se situaba el aeródromo, cuya guarnición era de tres sargentos y cuarenta y tres soldados de Aviación y de otros cuerpos. Fue reforzada con treinta soldados del Regimiento de Alcántara al mando de un alférez de complemento apellidado Maroto; también se encontraba allí de servicio el teniente observador Martínez Vivancos y otro alférez de Ingenieros, de las tropas de Aviación. Comenzaron a ser atacados la noche del día 23 y quedó cortada la comunicación con la Alcazaba. Se defendieron con variable intensidad hasta el 2 de agosto, sin tener enfrente a un poderoso enemigo hasta el último día. En la defensa se produjeron cuatro muertos y seis heridos, ocasionándose el mayor número de bajas: quince en un departamento que contaba con treinta hombres, en los convoyes a la Alcazaba para llevar municiones y víveres, servicio hecho por los de Caballería. En los días finales tuvieron que comer carne cruda de los caballos muertos.

El día 2 de agosto por la tarde, un jefe moro con bandera blanca se acercó a la posición seguido de un grupo. El teniente Vivancos ordenó cesar el fuego y bajó con los otros oficiales a parlamentar. Entretanto, irrumpieron los moros en el aeródromo y cogieron prisioneros a todos. Al día siguiente, la Alcazaba se rendía, tras lo cual les dejaron a los del aeródromo marchar por el llano y en cuyo trayecto los persiguieron y mataron a todos a tiros y a golpe de gumía.

Mientras tanto, la Alcazaba proseguía su defensa hasta el 2 de agosto en que, en una reunión de oficiales presidida por el capitán Carrasco, se acordó la rendición atendiendo al hecho de haber sufrido cien bajas entre muertos y heridos, hallarse las fuerzas agotadas y haber autorizado el alto comisario la capitulación toda vez que el socorro era materialmente imposible. Acordado esto, salieron el capitán Carrasco y el teniente Fernández hablando con los jefes moros y convinieron que, una vez entregadas las armas, los dejarían salir libremente para Melilla, llevándose también a los heridos. El capitán Carrasco, suspendido el fuego para parlamentar, accedió a que salieran de la Alcazaba más de cincuenta moras con niños de las familias de los policías.

En la mañana del día 3 de agosto, Carrasco dispuso la entrega del armamento y la salida de la tropa; pero antes de hacerlo entró tumultuariamente un grupo de moros que en un tris se dio al saqueo, incendiando la enfermería, persiguiendo a todos y tratando de hacerles entrar en el patio, por lo que, sorteando el peligro que presentían, huyeron hacia Nador siendo tiroteados y muertos en la escapada.

Un soldado, al que los moros le obligaron a volver para registrar los cadáveres y entregarles lo que éstos llevasen encima, refirió que un grupo rodeó al capitán Carrasco y al teniente Fernández, les ataron los brazos a la espalda, les taparon la boca y los mataron a tiros para después quemar los cuerpos.

Durante el asedio de la Alcazaba destacó el hecho censurable de la venta de víveres a cambio de dinero realizada por el auxiliar de Intendencia Lompart.

Continuará...

Foto: Tropa en la posición de Zeluán
Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Batalla de Talavera, en la que participó Bassecourt, el 28 de julio de 1809 El 22 de junio, el comandante general de Cuenca Luis Alejandro Bassecourt [...]

De aquellos polvos estos lodos

De aquellos polvos estos lodos

Suele suceder que, cuando detectamos un problema, como sucede con los incendios forestales, este nos muestra lo que se suele decir la punta del iceberg, [...]

El diamante de la alimentación

El diamante de la alimentación

Si hay un producto que forma parte de nuestra vida es sin duda alguna el ajo y está, como dicen por ahí, hasta en la sopa. Sus magníficas [...]

Adiós, otra vez, a los multicines

Adiós, otra vez, a los multicines

Cuando unas salas de cine cierran, la primera y básica razón que se le ocurre a cualquiera es que no son rentables. Mucho ha cambiado la [...]

Pintar para disimular

Pintar para disimular

Lo del arreglo de carreteras en la provincia de Cuenca parece que va a consolidarse como una de las asignaturas pendientes de los distintos gobiernos [...]

'Mangana', faro de historia. El Seminario Conciliar de San Julián

Es mucho lo que se ha escrito sobre esta insignia histórica, bien y mal, atinado y desacertado pero hay que reconocer que Mangana ha representado [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: