La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Marxismo (II)

Opinión


¿Porqué la Rusia Soviética y la China de Mao no han tenido su juicio de Nuremberg, como la Alemania nazi?. Una de las razones es porque sus asesinatos nunca se contaron en tiempo real, sino décadas más tarde, y por la demonización inmediata de toda crítica. Hay que reconocer que el comunismo supo, desde sus orígenes, ganar la batalla de la opinión pública y ser acogido con benevolencia entre las élites intelectuales de Europa. Sartre llegó a decir que “un anticomunista es un perro”. Bernard Shaw elogió públicamente a Stalin y, después de una gira por la URSS, rechazó las denuncias de crímenes, que eran ciertas. Bertolt Brecht no veía irregularidades en los juicios que escenificaban una farsa completa. Un ministro francés desmentía la existencia de hambre en Ucrania cuando allí morían por esa causa diez millones de personas. Thomas Mann calificó el anticomunismo como  “la mayor idiotez de nuestro tiempo”. Y casi toda la intelectualidad europea se tragó aquello de que “quién está contra la URSS está con el fascismo o la opresión burguesa”.

¿Cómo fue posible semejante silenciamiento y manipulación? La Internacional Comunista, después Komintern, supo formar una auténtica legión de creadores de opinión: artistas, periodista,actores,dramaturgos …Dicen que Lenin detestaba a esa gente y los hubiera fusilado a todos, pero Stalin supo aprovechar la potencialidad de los intelectuales de izquierdas, evitando que se les etiquetase como comunistas, pues eran más útiles si se les tenía por “independientes”. Se entrenaba a los agentes para que entraran en la vida de los intelectuales. Se les asignaban amigos íntimos, amantes o incluso cónyuges.

La historiadora Nina Berberova habla de las “damas del Kremlin”.

Willi Munzemberg, empresario de la propaganda stalinista, organizó una multinacional de la desinformación, con editoriales, periódicos, librerías, emisoras de radio, productoras de cine. La historia de este empresario la cuenta Stefhen Koch en “El fin de la inocencia”.

El Marxismo había hecho músculo contra un enemigo concreto, el Capitalismo, en defensa de un numeroso grupo de oprimidos. Pero el siglo XX desmintió las profecías apocalípticas de Marx y el proletariado en vez de depauperarse, empezó a vivir mejor, a prosperar. Después, la  caída del Muro permitió ver lo que había al otro lado y las comparaciones fueron evidentes. Entonces la izquierda necesitó reinventarse y tuvo la luminosa idea de inventar nuevos proletarios, es decir, buscar nuevos grupos a los que aplicar el simplista esquema opresor/oprimido y encontraron estos que iremos desarrollando en próximos capítulos:
- Las mujeres con respecto a los hombres
- Cualquier raza con respecto a la blanca
- Los nativos contra los colonizadores
- Los inmigrantes contra los nativos
- Los homosexuales contra los heterosexuales
- La Madre Tierra contra el ser humano

Si la lucha de clases resultaba impensable en las democracias del mundo, la confrontación de ideas formaba parte de su esencia democrática.

Gramsci y la Escuela de Frankfurt, aprovecharon esa libertad de expresión para extender y consolidar el marxismo cultural, en escuelas, universidades y medios de comunicación. Se propusieron desmantelar una visión milenaria en cuyo centro estaban las civilizaciones de Grecia y Roma, la ley natural y la familia, Dios y sus mandamientos. Hay que reconocer que consiguieron su objetivo: las ideologías del siglo XX , han sido inspiradas y promovidas en mayor o menor medida por el marxismo. Aunque el marxismo económico había fracasado, el marxismo cultural triunfó como contracultura y contramoral. Gramsci, fundador del partido comunista italiano en 1921, explicó en sus “Cuadernos de la cárcel” que el marxismo debía sustituir la violencia por las ideas. Fue lo que hicieron los principales pensadores de la Escuela de Frankfurt: Horkheimer, Adorno, Marcuse y Erich Fromm. Eran alemanes neomarxistas, freudianos y judíos que se salvaron de la persecución nazi huyendo a Estados Unidos. Allí, desde la Frankfurt School de Nueva York, difundieron un freudomarxismo concretado en la libertad sexual, el feminismo radical, la homosexualidad, el aborto y el divorcio. La conocida crítica de Voltaire a Rousseau fue formulada también para ellos: “Nunca tanta inteligencia se malgastó en causas tan inhumanas”.

En su demolición de la cultura occidental, el marxismo socavó los cimientos, arrojando sombras de vergüenza e infamia sobre el pasado.

Colón es acusado de introducir la esclavitud en el Nuevo Mundo.

La derrota y conversión de los aztecas se presenta como un genocidio contra gentes pacíficas, aunque el mexicano Octavio Paz  los haya visto como un pueblo sólo comparable a los asirios en crueldad. Tampoco se salvan los fundadores de Estados Unidos, repudiados como esclavistas. La denigración se extiende a todo el que discrepa de esa visión de la historia, que de inmediato es descalificado como fascista. Lo explica María Elvira Roca Barea, de forma concluyente, en “Imperiofobia y Leyenda Negra”.   

Texto: Vicente Pérez Hontecillas

Sección: Nihil Scitur

 
Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Batalla de Talavera, en la que participó Bassecourt, el 28 de julio de 1809 El 22 de junio, el comandante general de Cuenca Luis Alejandro Bassecourt [...]

De aquellos polvos estos lodos

De aquellos polvos estos lodos

Suele suceder que, cuando detectamos un problema, como sucede con los incendios forestales, este nos muestra lo que se suele decir la punta del iceberg, [...]

El diamante de la alimentación

El diamante de la alimentación

Si hay un producto que forma parte de nuestra vida es sin duda alguna el ajo y está, como dicen por ahí, hasta en la sopa. Sus magníficas [...]

Adiós, otra vez, a los multicines

Adiós, otra vez, a los multicines

Cuando unas salas de cine cierran, la primera y básica razón que se le ocurre a cualquiera es que no son rentables. Mucho ha cambiado la [...]

Pintar para disimular

Pintar para disimular

Lo del arreglo de carreteras en la provincia de Cuenca parece que va a consolidarse como una de las asignaturas pendientes de los distintos gobiernos [...]

'Mangana', faro de historia. El Seminario Conciliar de San Julián

Es mucho lo que se ha escrito sobre esta insignia histórica, bien y mal, atinado y desacertado pero hay que reconocer que Mangana ha representado [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: