La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Muertos vivientes

Actualidad


Comienza noviembre con buñuelos y huesos de santo, castañas asadas y flores en los cementerios, que se resisten ante el empuje pagano y foráneo de un Halloween hortera que nos inunda de disfraces de inflamables y colmillos postizos, pelucas de colores y maquillajes poco favorecedores.

Se sustituye la oración y el recuerdo sentido por nuestros muertos por la emulación risible de personajes de The Walking Dead y sus versiones y nos lanzamos a devorar películas gore en lugar de los manjares de nuestras abuelas. 

En un momento en que todo lo frivolizamos, quitándole cualquier sentido trascendente, copiando lo que sólo es industria y fuego fatuo, mientras nos desprendemos de tradiciones gloriosas, apenas somos conscientes del empobrecimiento como pueblo al que nos lanzamos, gozosos, para celebrar la muerte más que la vida. 

Ahora todo el mundo conoce o, mejor, “wikiconoce” las tradiciones mejicanas y norteamericanas a través de las películas, aunque no su fundamento y las raíces que les dieron origen. Y se lanzan a ellas jubilosamente, sin aferrarse a las nuestras. Limpiar las sepulturas de los abuelos, llevarles flores, acudir a la novena, a la misa del día de todos los Santos y, después, la de difuntos, porque no es lo mismo, aunque recemos para que los segundos nuestros pronto integren la lista de los primeros.

Nuestros muertos vivientes lo son porque permanecen en nuestro recuerdo siempre, todos los días, a cada paso. ¿Qué haría mi padre? ¿cómo se alegraría o se entristecería por esto que me pasa? ¿se sentiría orgulloso o decepcionado? Todas las preguntas que nos hacemos para tomar las decisiones de hoy basadas en su recuerdo y ejemplo de ayer, que hacen que vivan en nosotros, con alegría, con esperanza, por qué no decirlo, con fe.

Son esos muertos vivientes porque el sentido trascendente de la vida de los cristianos nos dice que no se acaba todo en un sinsentido nihilista. Porque esa forma de entender la vida que impregna nuestra forma de ser y entender las cosas va más allá del sentimiento religioso y no debe, no puede ser sustituido por ruido, confeti y pelucas. Son esos muertos que viven en el recuerdo y en la oración, que se funden y confunden en la memoria que va secando las lágrimas y pintando sonrisas con el tiempo.

Son los muertos vivientes que pisan con paso firme y mirada clara, erguidos y orgullosos de sus vidas, a las que dieron sentido y valor. Nada que ver con esos ajados y decrépitos personajes de películas de terror, de susto o de asco, que los sustituyen en la preparación de su día.

Pensemos por un momento si somos conscientes de lo que les estamos ofreciendo a nuestros hijos, si realmente estamos cambiando costumbres y tradiciones para mejorar sus experiencias y modelos vitales. Y después de hacerlo, corramos a la tienda de todo a un euro del barrio a comprar la sangre artificial y la capa del vampiro porque la vacuidad tiene un efecto atractivo.

Por mi parte, iré a comprar velas y flores, haré unos buñuelos que rellenaré de crema pastelera, compraré huesos de santo en la pastelería, visitaré los cementerios, porque por desgracia ya los declino en plural y rezaré un poco más que cada día para pedir al Señor por ellos y a ellos, ya integrantes del excelso grupo de todos los Santos, su intercesión. Sin trucos. Sin tratos.

 

Texto: Silvia Valmaña Ochaita (Profesora Titular de Derecho Penal. Universidad de Castilla-La Mancha)

Sección: De frente y por derecho

 

 
Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Batalla de Talavera, en la que participó Bassecourt, el 28 de julio de 1809 El 22 de junio, el comandante general de Cuenca Luis Alejandro Bassecourt [...]

De aquellos polvos estos lodos

De aquellos polvos estos lodos

Suele suceder que, cuando detectamos un problema, como sucede con los incendios forestales, este nos muestra lo que se suele decir la punta del iceberg, [...]

El diamante de la alimentación

El diamante de la alimentación

Si hay un producto que forma parte de nuestra vida es sin duda alguna el ajo y está, como dicen por ahí, hasta en la sopa. Sus magníficas [...]

Adiós, otra vez, a los multicines

Adiós, otra vez, a los multicines

Cuando unas salas de cine cierran, la primera y básica razón que se le ocurre a cualquiera es que no son rentables. Mucho ha cambiado la [...]

Pintar para disimular

Pintar para disimular

Lo del arreglo de carreteras en la provincia de Cuenca parece que va a consolidarse como una de las asignaturas pendientes de los distintos gobiernos [...]

'Mangana', faro de historia. El Seminario Conciliar de San Julián

Es mucho lo que se ha escrito sobre esta insignia histórica, bien y mal, atinado y desacertado pero hay que reconocer que Mangana ha representado [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: