La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Nuestro Patrimonio: Responsabilidad de conservarlo y su potencial de desarrollo (I)

Patrimonio


Mis primeras palabras son de agradecimiento por haberme dado la oportunidad de estar aquí esta tarde junto a todos vosotros, algunos amigos, y otras personas a las que tengo la oportunidad de conocer hoy, en este comienzo de año 2023. Aprovecho para desearos un feliz año.

Agradezco la hospitalidad de mi buen amigo Jesús Mateo, que nos acoge en su casa. Para mí es un auténtico maestro de la vida, de la cultura y de encontrar la esencia de todo lo que nos rodea. 

Si esta tarde puedo en parte hacer un balance de nuestro patrimonio, es porque a lo largo de mi vida he tenido la suerte de encontrarme a personas como Jesús Mateo, que me han enseñado a disfrutar de él y, sobre todo, de amarlo.

Creo que pocas personas quedarán en la provincia que desconozcan mi pasión por el patrimonio, por todos y cada uno de los monumentos y riquezas artísticas que atesora Cuenca. Durante los ocho años que presidí la Diputación, uno de los ejes en los que me centré con mi Equipo de Gobierno, junto a las infraestructuras y el emprendimiento, fue el de rescatar de la indiferencia y el olvido al que habían sido sometidos durante décadas edificios y parajes de la provincia. Jamás he podido entender como los últimos gobiernos socialistas de la Diputación o en los casi 40 años de este partido en la Junta de Comunidades, sus gobernantes nunca abordaron de forma integral y continuada la conservación del patrimonio conquense. Es inexplicable que, paseando por la capital, visitando nuestros pueblos, no sientan dolor e impotencia al contemplar castillos, conventos, palacios, murallas, iglesias, ciudades romanas… que van deteriorándose mes a mes y que, además, cuando una corporación como fue la que presidí en la Diputación durante ocho años, cumple con su deber constitucional de "conservar y promover el enriquecimiento del patrimonio", desde la oposición, este partido socialista de Cuenca, constantemente se criticase, se pusieran trabas e intentase ridiculizar la inversión y recuperación de monumentos. Esta inquina y falta de sensibilidad con el patrimonio no se quedó aquí y se materializó a la llegada al poder del socialismo de nuevo en la Diputación en 2019 con la supresión de decenas de intervenciones previstas, jactándose (y aún lo siguen  haciéndolo) de que eso de las "piedras" nada tiene que ver con sus inquebrantables principios de izquierdas.

No me avergüenzo ni por un momento de haber invertido en 8 años desde la Diputación Provincial, cerca de 35 millones de euros en la conservación y rehabilitación del patrimonio como dicta nuestra Constitución, y como cualquier gobernante que quiera que progrese nuestra provincia debería hacer. Este dinero, los millones que invertimos desde la Diputación, se quedaron en Cuenca, en nuestras empresas, profesionales, en los bares y restaurantes en los que comían los trabajadores, en la compra de material… Dinamizaron nuestra economía, además con una visión de futuro: la de revitalizar y potenciar nuestro sector turístico.

Las piedras pasaron a convertirse en personas, en ingresos económicos. ¿No es más lícito invertir así el dinero que gastarlo en asesores a dedo y en prometer e iniciar proyectos que nunca ven la luz y que solo contribuyen a dejar endeudadas las instituciones?

La capacidad de los bienes que constituyen el patrimonio cultural de contribuir en su condición de activos al desarrollo socioeconómico es una cuestión aceptada a nivel científico y refrendada en el institucional. Cuenca cuenta con un rico stock patrimonial que posee, también, un altísimo potencial de generación de actividad económica y empleo que dista de haberse aprovechado de manera óptima.

A nivel nacional, el patrón de especialización turística, demasiado sesgado hacia las actividades de sol y playa, ha dejado en un segundo plano la puesta en valor del patrimonio cultural como estrategia de desarrollo, y desde Cuenca, desde Castilla-La Mancha, nunca las Administraciones Públicas, el poder político, hizo nada por remediarlo. En este punto  fue donde comenzó nuestra andadura en 2011 para revertir esta situación que en breve comenzaré a desgranar.

El no haber intervenido en nuestro patrimonio ha supuesto un elevado coste de oportunidad que es necesario reequilibrar en consonancia con la tan importante diversificación del tejido productivo conquense hacia actividades de mayor valor añadido. Aprovecharlo de manera sostenible y responsable supone una excelente oportunidad de contribuir a mejorar las condiciones de vida de las personas, tanto en lo material (riqueza, empleo, innovación, emprendimiento) como en lo inmaterial (identidad, participación, formación, satisfacción, disfrute…). En suma, la adecuada puesta en valor del patrimonio cultural atesora una gran potencialidad para contribuir al crecimiento económico sostenible y al desarrollo social. Cuando constantemente se habla del drama de la despoblación y de la falsedad de la España Vacía, ¿por qué no se aprovechan las oportunidades que tiene nuestro territorio para luchar contra el problema y no en cronificar el drama desde la Administración desaprovechando el ingente patrimonio cultural que nos rodea?

Este patrimonio cultural comprende tanto elementos físicos -museos, sitios históricos y arqueológicos, iglesias, castillos, conventos… como intangibles , expresiones de vida y tradiciones heredadas-.

A nivel internacional, desde hace años, diferentes instituciones y entidades han ido tejiendo un reconocimiento institucional sobre la importancia del patrimonio cultural y su vinculación con el desarrollo socioeconómico a todos los niveles: internacionales, europeos, estatales, regionales y locales, poniendo de manifiesto el carácter "global" de su valoración. Un primer referente histórico a nivel mundial lo establece la Organización de Naciones Unidas (ONU) con la creación de la UNESCO, dando los primeros pasos en la Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural, firmada en París el 21 de noviembre de 1972. Este planteamiento ha sido plenamente asumido por la Unión Europea. El aspecto del patrimonio cultural como factor económico de sostenibilidad de desarrollo local y de cuestión social, viene siendo señalado desde hace más de tres décadas por el Consejo de Europa.

No es mi voluntad aportar más datos a este respecto para conseguir vuestro aburrimiento y agotar vuestra paciencia, pues estoy convencido de que todo esto ya lo conocéis; pero sí que considero que se debe reflejar en el marco de las actuaciones al frente de mi etapa en Diputación (2011-2019), así como en mi actual etapa de diputado regional, además de mantenerme en el convencimiento y compromiso de por dónde se debe actuar en el futuro con el patrimonio en nuestra provincia de Cuenca y en la Comunidad de Castilla-La Mancha, donde tengo que decir que en rehabilitación de patrimonio son CERO los euros que de fondos propios invertidos por el Gobierno de Page.

El primer programa que tuve oportunidad de gestionar para la rehabilitación de nuestro patrimonio, fue el Plan de Mejora de Infraestructuras Turísticas (PLAMIT 2011-2013). A través de él se actuó en 35 inmuebles además de en 6 enclaves de nuestro patrimonio natural. Situándonos cronológicamente en el tiempo, no podíamos desaprovechar nuestro patrimonio paleontológico, y en 2012 comenzamos a habilitar espacios expositivos en Cañada del Hoyo y Fuentes, además de preparar una "ruta de los dinosaurios" por Fuentes, Cañada del Hoyo y La Cierva, e iniciando un proceso de ordenación de los más de 13.000 restos fósiles del yacimiento paleontológico del cretáceo superior "Lo Hueco”, que hicieron posible, en 2015, la apertura del Museo Paleontológico de Castilla-La Mancha mediante un acuerdo de colaboración entre el Gobierno de Castilla-La Mancha y la Diputación Provincial de Cuenca.

(Continuará...)

Texto: Benjamín Prieto Valencia, presidente de la DIputación Provincial de Cuenca de 2011 a 2019. Primera parte de la conferencia del día 9 de enero de 2023 pronunciada en la Asociación Cultural Ágora)

 
Pícaros, embaucadores, hechiceros y nigromantes. Jerónimo de Liébana (VIII)

Pícaros, embaucadores, hechiceros y nigromantes. Jerónimo de Liébana (VIII)

Llegado el día jueves, nueve de diciembre, a lo que se quiere acordar, habiendo ayunado en la forma ordinaria éste y los demás, el [...]

El Oratorio del despacho de la Alcaldía. Ahora sí, ahora no

El Oratorio del despacho de la Alcaldía. Ahora sí, ahora no

Pequeñas joyas artísticas y patrimoniales las hay, ignoradas o escondidas, por nuestra ciudad y provincia. Una de ellas es, sin duda, el [...]

FIDA, medio siglo de exaltación del ajo de Las Pedroñeras

FIDA, medio siglo de exaltación del ajo de Las Pedroñeras

La Feria Internacional del Ajo de Las Pedroñeras (FIDA) es uno de los eventos más importantes que se celebra en verano en la provincia de [...]

La casa del Corregidor y Juan de Cervantes, abuelo de Miguel de Cervantes

La casa del Corregidor y Juan de Cervantes, abuelo de Miguel de Cervantes

Estos días ha sido noticia la Casa del Corregidor de Cuenca cuando RTVE en el programa “Los pilares del tiempo” visita Cuenca y pone [...]

Verano en la cocina del chef Raúl Contreras

Verano en la cocina del chef Raúl Contreras

Nos despedimos hasta septiembre. Por delante quedan dos meses en los que según los vaticinadores climatológicos, el calor va a ser uno de [...]

Sin hospital, sin autovías, sin parque tecnológico y sin tren

Sin hospital, sin autovías, sin parque tecnológico y sin tren

Nada de nada. Quien eche la vista atrás, a hace cuatro años, y se pare a reflexionar tan solo unos segundos, que son más que suficientes, [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Antonio Gómez, Julián Recuenco, Ana Martínez, Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin, Vicente Caja, Jesús Fuero, José María Rodríguez, Catalina Poveda, José Julián Villalbilla, Mario Cava.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: