La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Nuestro Patrimonio: Responsabilidad de conservarlo y su potencial de desarrollo (II)

Patrimonio


El primer programa que tuve oportunidad de gestionar para la rehabilitación de nuestro patrimonio fue el Plan de Mejora de Infraestructuras Turísticas (PLAMIT 2011-2013). Se actuó en 35 inmuebles además de en 6 enclaves de nuestro patrimonio natural. Situándonos cronológicamente en el tiempo, no podíamos desaprovechar nuestro patrimonio paleontológico, y en 2012 comenzamos a habilitar espacios expositivos en Cañada del Hoyo y Fuentes, además de preparar una ‘Ruta de los dinosaurios’ por Fuentes, Cañada del Hoyo y La Cierva. Iniciamos un proceso de ordenación de los más de 13.000 restos fósiles del yacimiento paleontológico del cretáceo superior ‘Lo Hueco’, que hicieron posible en 2015 la apertura del Museo Paleontológico de Castilla-La Mancha mediante un acuerdo de colaboración entre el Gobierno de Castilla-La Mancha y la Diputación Provincial de Cuenca.

Hoy la provincia de Cuenca tiene una importante huella en la historia de la paleontología a nivel mundial. Asimismo, nuestra provincia no podía permanecer ajena a todo lo relacionado con el arte rupestre, máxime cuando desde 1998, las pinturas de Selva Pascuala y Sierra de la Cuerda de Villar del Humo, fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad. Por ello, se mejoraron los accesos, se rehabilitó la casa forestal de Selva Pascuala y se equipó el Centro de Interpretación.

Llegamos a nuestra Cuenca Romana donde no solo nos centramos en las ciudades de Segóbriga, Valeria y Ercávica; también se intervino en las Minas de Lapis Specularis, germen del mayor momento de esplendor económico de la provincia hace más de 2.000 años, y que hizo posible la creación de ciudades y otras infraestructuras que por primera vez se procedió a rehabilitar y conservar, como fue un tramo de calzada romana en Pozoamargo o el Mausoleo de Llanes en Albendea y la joya de la corona El mosaico de Noheda, donde la pasión y el trabajo del alcalde de Villar de Domingo García, Francisco Javier Parrilla, habían sido fundamentales para que se pudieran descubrir estos mosaicos figurativos del S. IV. Durante años sólo contaron con la protección de unos sacos de arlita y una carpa de plástico. Hoy en día, con una estructura metálica y climatizado, son visitables y un posible foco de dinamización turística (y hasta aquí puedo leer, no haré valoraciones de lo que ha pasado desde julio de 2019 hasta la fecha; prefiero hablar de nuestro potencial y donde debemos fijar la atención para lo sucesivo).

En Ercávica, con la reproducción de una casa romana y asfaltado del camino para mejorar la accesibilidad en Valeria, se consolidaron los aljibes y se comenzó la rehabilitación del Ninfeo y de la ermita visigoda de Santa Catalina, sin olvidarnos de Segóbriga, donde se ejecutó el alumbrado de los caminos y se adecuó un edificio para Museo de Epígrafes (todavía sin abrir y sin voluntad de hacerlo), además también se rehabilitó la mitad del antiguo anfiteatro.

Las Minas de Lapis Specularis hoy son más conocidas gracias a la intervención en Torrejoncillo del Rey, Saceda del Río y Torralba, así como el centro de interpretación de Osa de la Vega.

En las primeras actuaciones a cargo del PLAMIT también se tuvo en cuenta la arquitectura defensiva de la provincia, castillos y murallas, que años después se continuaría incluso con la edición de un magnífico libro de los 100 castillos de la provincia, que fue merecedor de una medalla a la Institución Provincial por parte de la Asociación Nacional de Amigos de los Castillos, fundada en 1920 y que se entregó en Teruel en marzo de 2019, siendo las primeras fortalezas en intervenir en Beteta, recinto amurallado de Cañete, Alarcón, Enguídanos y Torre de Iniesta, para un par de años después, y con cargo al presupuesto de Diputación, intervenir en Monteagudo de las Salinas, Torreón de Chumillas, Torreón de Cervera del Llano, Paracuellos de la Vega, segunda fase de Cañete, Moya, muralla de Uclés (dos fases), castillo de Villarejo de Fuentes, dos fases en la muralla de Alarcón, y alguno más. 

Pero no olvido los tres castillos a los que tanto tiempo les dediqué para incluirlos en ‘La ruta de las joyas olvidadas’ por la singularidad e importancia de las edificaciones en las que jamás se había intervenido en su rehabilitación, y que en su día eran de titularidad privada, para lo que hubo que llegar a la firma de convenios de colaboración. Me estoy refiriendo al castillo de Saelices, de Puebla de Almenara y el de Santiaguillo de la Torre, ubicado en el término municipal de San Clemente, y cuya iniciativa de rehabilitación la ha tomado el Ayuntamiento de El Provencio. Desde 2014, se trabajó para contar con la disponibilidad de estos tres lugares, siendo una tarea compleja de colaboración público-privada, de la que estoy convencido que hay que tomar ejemplo y no descuidar todo el patrimonio que hay en manos privadas, pero sin que la Administración deje de velar por un interés general.

En 2018 se llega a la firma de los acuerdos y comienzo de las obras en 2019, una primera inversión en cada uno de ellos y dejando ese mismo mayo de 2019 aprobada una segunda partida superior a un millón de euros a repartir entre los tres castillos. El actual equipo de Gobierno de la Diputación Provincial, en julio de 2019, decidió eliminar los proyectos sin que hasta la fecha haya dado explicación alguna, salvo la típica y reiterada durante años por sus representantes antes en la oposición y ahora en el gobierno de "nos importan las personas y no las piedras". Con esta desafortunada decisión se enterraba el proyecto de cohesión de nuestra arquitectura fortificada ‘La ruta de las joyas olvidadas’, que además vinculaba 80 km desde la Mancha Alta (Saelices) a la Mancha de San Clemente, con la posibilidad de disfrutar del resto de nuestro patrimonio (Uclés, Segóbriga, Villaescusa de Haro, Belmonte y de su potencial agroalimentario queso, vino, aceite…).

Por no perder el hilo conductor de la charla que han sido las obras incluidas en el Plan de Mejoras de Infraestructuras Turísticas y atendiendo a las diferentes tipologías de edificios y su época de construcción, me referiré a los conventos, monasterios e iglesias sin culto. Se centró la primera intervención en Villaescusa de Haro, Carboneras de Guadazaón, San Clemente, Belmonte, Huete y Moya; en cada lugar se daban circunstancias diferentes, pero el denominador común era conseguir evitar el deterioro y que su rehabilitación, en algunos casos, fuese crear un activo cultural para dinamizar el turismo.

El antiguo convento de dominicos de Villaescusa había desaparecido con la desamortización en el siglo XIX; tan solo quedaban unos muros en la iglesia y la magnífica fachada del siglo XVI. En aquellos momentos se estaban consolidando los muros, y desde Diputación se acometieron dos fases: una para instalar las cubiertas y otra para el nuevo solado y demás reparaciones, con la firme voluntad de ubicar aquí un centro de interpretación de la historia de la provincia, proyecto que se redactó, pero no se ha llegado a ejecutar.

En Carboneras de Guadazaón, otro convento de dominicos también desamortizado, salvo la iglesia, que fue el panteón de sus benefactores/fundadores los Marqueses de Moya, se habían derruido las bóvedas y se procedió a su entera reconstrucción. En San Clemente y Belmonte se intervino en rehabilitar las iglesias de los antiguos conventos de jesuitas, destinadas a usos culturales y en Huete, el ábside de la Iglesia gótica de Santa María de Atienza que se dotó de cubierta y ahora puede usarse para actividades culturales.

En Moya se comenzó con la primera hospedería en la antigua iglesia de la Trinidad, donde solo quedaban ruinas y un resto de espadaña (afortunadamente se inauguró en 2019).

Peor suerte han corrido los restos de hospederías que se planificaron fuera del PLAMIT, como es el caso del antiguo convento de franciscanos de San Clemente, que se adquirió por la Diputación en julio de 2018 y se dejó redactado un proyecto de 2.350.000 euros y consignado el crédito, y, de nuevo, nada se ha hecho; o la hospedería proyectada y presupuestada en el antiguo convento de jesuitas de Huete, cuyas obras están paralizadas. La hospedería de Uña en el antiguo cuartel de la Guardia Civil propiedad de Unión Fenosa, a los pies de la laguna, y que se adquirió también por Diputación, las obras han estado paralizados unos meses.

No puedo evitar la tentación de hablar de Yémeda, donde fuera del Plan de Mejoras de Infraestructuras Turísticas y después de conseguir la cesión del antiguo balneario, el ayuntamiento, por parte de Ángel Bonilla (al que agradezco este gesto) y con una inversión de 900.000 euros, se dejó un proyecto de más de 2 millones de euros cofinanciados con fondos europeos, al igual que Huete y Uña. En estos 3 años no se ha ejecutado ni un solo euro por parte de la Diputación. Tampoco puedo evitar señalar que ahora, los gobernantes de la Diputación tienen la desfachatez de amenazar al Ayuntamiento de esta pequeña localidad con pedirle esos 900.000 euros ejecutados, en lugar de preocuparse por darle continuidad al proyecto, y no perder 1.200.000 euros de fondos europeos conseguidos en 2019. ¿Acaso estos mismos dirigentes de la Diputación le pedirán a los a las mentes pensantes del Bosque de Acero que devuelvan los 9 millones y medio de euros mal gastados en un amasijo de hierros y cristales que no tienen utilidad alguna y que también puede ser inundable?

Así ha quedado el Plan de las 5 hospederías al que se le podía haber sumado la casa Palacio de la Fundación Señores de la Cuba y Clemente en Molinos de Papel, cuya cesión se consiguió en junio de 2019 tras dos años de gestiones.

Otro punto triste en la intrahistoria de nuestro patrimonio y vinculado a estos edificios históricos, es el Palacio de los Gosálbez en Casas de Benítez, nuestro "Versalles manchego", Allí también se tramitó un acuerdo de disponibilidad y la posibilidad de traer una primera inversión de un millón de euros con posteriores fases, y llegar a ejecutar un complejo de alojamiento turístico que dinamizara la zona y sirviera de entrada del turismo a la provincia desde la Ribera del Júcar. En julio de 2019 este proyecto también fue muerto y sepultado por la Diputación.

Esta misma suerte ha corrido el antiguo convento de dominicos de Huete, adquirido por la Diputación en diciembre de 2016 con la finalidad de destinar la iglesia a usos culturales y sociales, para lo que se ejecutó una primera fase de 500.000 euros, dejando otra pendiente a la que se le sumaba una intervención en la antigua y derruida zona conventual para ejecutar un espacio de emprendedores con el objetivo de dinamizar la actividad económica en La Alcarria.

El PLAMIT en Huete también actuó en la remodelación y mejora del museo etnográfico ubicado en el majestuoso convento de la Merced, el mayor edificio de la provincia con más de 5.000 metros cuadrados útiles, donde también desde la Diputación pudimos colaborar en la instalación del Museo de Arte Religioso y en la reparación de una parte de la cubierta para conseguir un espacio de usos expositivos y culturales en las antiguas cámaras o camaranchón, como le denomina el cronista oficial, mi amigo Jesús Calle.

El PLAMIT también actuó en antiguas casas palaciegas y solariegas como fue en Pozorrubio de Santiago, la casa de "Los Portillo" o en Horcajo de Santiago el antiguo Hospital de Pobres para destinarlo a museo etnográfico y vinculado a su fiesta de interés regional "El Vítor". Años más adelante se volvió a acometer una segunda fase al tiempo que se intervenía en otra casa Palacio de la zona; en este caso en Saelices: la "casa Martínez Falero", donde en los trabajos aparecieron los restos de la lápida del obispo Sefrondio.

(Continuará…) 

 Texto: Benjamín Prieto Valencia, presidente de la Diputación Provincial de Cuenca de 2011 a 2019. (Segunda parte de la conferencia del día 9 de enero de 2023 pronunciada en la Asociación Cultural Ágora)

 
Pícaros, embaucadores, hechiceros y nigromantes. Jerónimo de Liébana (VIII)

Pícaros, embaucadores, hechiceros y nigromantes. Jerónimo de Liébana (VIII)

Llegado el día jueves, nueve de diciembre, a lo que se quiere acordar, habiendo ayunado en la forma ordinaria éste y los demás, el [...]

El Oratorio del despacho de la Alcaldía. Ahora sí, ahora no

El Oratorio del despacho de la Alcaldía. Ahora sí, ahora no

Pequeñas joyas artísticas y patrimoniales las hay, ignoradas o escondidas, por nuestra ciudad y provincia. Una de ellas es, sin duda, el [...]

FIDA, medio siglo de exaltación del ajo de Las Pedroñeras

FIDA, medio siglo de exaltación del ajo de Las Pedroñeras

La Feria Internacional del Ajo de Las Pedroñeras (FIDA) es uno de los eventos más importantes que se celebra en verano en la provincia de [...]

La casa del Corregidor y Juan de Cervantes, abuelo de Miguel de Cervantes

La casa del Corregidor y Juan de Cervantes, abuelo de Miguel de Cervantes

Estos días ha sido noticia la Casa del Corregidor de Cuenca cuando RTVE en el programa “Los pilares del tiempo” visita Cuenca y pone [...]

Verano en la cocina del chef Raúl Contreras

Verano en la cocina del chef Raúl Contreras

Nos despedimos hasta septiembre. Por delante quedan dos meses en los que según los vaticinadores climatológicos, el calor va a ser uno de [...]

Sin hospital, sin autovías, sin parque tecnológico y sin tren

Sin hospital, sin autovías, sin parque tecnológico y sin tren

Nada de nada. Quien eche la vista atrás, a hace cuatro años, y se pare a reflexionar tan solo unos segundos, que son más que suficientes, [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Antonio Gómez, Julián Recuenco, Ana Martínez, Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin, Vicente Caja, Jesús Fuero, José María Rodríguez, Catalina Poveda, José Julián Villalbilla, Mario Cava.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: