La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Pinturas murales de Alarcón, de la utopía a la realidad

Cultura


Existe un viejo proverbio Zen que dice que para que el camino aparezca uno debe moverse. Eso es lo que hizo Jesús Mateo, que hace dos décadas finalizó en la antigua y desacralizada iglesia de San Juan Bautista de Alarcón unas pinturas murales que asombraron al mundo. Llenó de vida un espacio que estaba abandonado y después de siete años encaramado a los andamios logró hacer realidad uno de los grandes proyectos artísticos de nuestro tiempo. El 3 de diciembre de 1997, hace 25 años, es una fecha que nunca olvidará este atípico pintor. La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) otorgó el patrocinio oficial, por considerarlas de interés artístico mundial. 

Mateo recuerda con emoción ese día porque “fue un momento extraordinario e  importante para el desarrollo de mi obra artística. Supuso un respaldo internacional y, al tiempo, ayudó grandemente a que pudiese finalizarla sin interferencias ni obstáculos”. Siempre tendrá palabras de agradecimiento para que el que fue Director General de la Unesco entre 1987 y 1999, Federico Mayor Zaragoza, que dio el paso definitivo para que estas pinturas murales tuviesen el reconocimiento internacional. Él “valoró y apreció tanto las singularidades como las potencialidades que tenía esta obra de arte y apostó por su protección pese a que, por aquellas fechas, estaba en proceso de creación”. 

Esta maravillosa historia comenzó en 1994 cuando el 11 de junio llegó a la villa medieval de Alarcón por casualidad, a una cena al Parador Nacional. En ella coincidió con el cura Luis Martínez Lorente, quien le habló de la historia del lugar, “de la gloria del renacimiento y de las extraordinarias obras de arte e iglesias que atesoraba la población”, agrega Mateo. Una de ellas, la antigua de San Juan, abandonada y desacralizara se usaba temporalmente como sala de exposiciones. La descripción del edificio “herreriano y los usos profanos y degradantes que sufrió el templo desde el siglo XIX” incitaron al joven pintor a ver en vivo el “gigante dormido”. 

Ante el estupor del encuentro y la magnitud del espacio sobrio y vacío, el pintor conquense le propuso un proyecto de intervención pictórica en el interior. “Me encontré con una persona sensible, culta e inteligente que supo ver aquello que no veía nadie más que yo. Pese a ello paso más de un año hasta que pude convencerle de que mi idea era viable. La insistencia dio sus frutos en octubre de 1995, tiempo en el que, por fin, empecé a pintar”.  Esta obra, “inefable e inmanente hoy, contiene una potencia artística y simbólica extraordinaria”, añade. Con el paso del tiempo “me he convertido en un espectador más, en un contemplador alejado, cada vez más, de su condición de hacedor”.

El Jesús Mateo de hoy “nada tiene que ver con aquella persona que hizo realidad un sueño y que dedicó siete años de su vida a plasmar sobre unas paredes este proyecto pictórico que es visitado anualmente por más de 25.000 personas”. En un primer momento, lo que “parecía imposible y utópico se convirtió en realidad mito” y confiesa que estuvo un tiempo prolongado rodeado de libros, experiencias personales, viajes, preguntas e incertidumbres. Un proceso vital de siete años que quedó plasmado en los más de 1.500 metros cuadrados. 

Apoyo unánime

El resto ya es historia porque decenas de intelectuales, pensadores, creadores de otros ámbitos acompañaron a Jesús Mateo en su sueño, en su gesta, en su construcción pictórica. El filósofo Gustavo Bueno, el poeta Francisco Brines; el escritor Ernesto Sábato; el director general de la UNESCO, Federico Mayor Zaragoza, o el dramaturgo, Fernando Arrabal, elogiaron y escribieron densos textos sobre esta obra de arte única. El escritor y Premio Nobel de Literatura, José Saramago, llegó a decir: “No sé si la iglesia de San Juan Bautista de Alarcón acabará siendo mirada y considerada como la Capilla Sixtina de nuestro tiempo, pero sé que el pintor Jesús Mateo nació del mismo árbol genealógico que dio sus mejores frutos en El Bosco y en Brueghel El Viejo”.  

El pintor conquense afirma que caminó “junto a personas inteligentes y abiertas que supieron interpretar y leer aquello que quise hacer”. Todo ello gracias a “una voluntad inquebrantable, una determinación de hierro y un esfuerzo denodado…todo ello transmutado en colores y formas”. Colores y formas que han convertido “estas pinturas en una realidad mágica y trascendente en la que merece la pena sumergirse. Una obra de arte que seguirá iluminando a generaciones venideras cuando ningún recuerdo quede de nosotros, ni de los otros”.

Texto: Antonio Gómez

Fotografía: Las pinturas murales de Alarcón reciben más de 25.000 visitas al año. (Fotografía: David Blázquez)

 
Pícaros, embaucadores, hechiceros y nigromantes. Jerónimo de Liébana (VIII)

Pícaros, embaucadores, hechiceros y nigromantes. Jerónimo de Liébana (VIII)

Llegado el día jueves, nueve de diciembre, a lo que se quiere acordar, habiendo ayunado en la forma ordinaria éste y los demás, el [...]

El Oratorio del despacho de la Alcaldía. Ahora sí, ahora no

El Oratorio del despacho de la Alcaldía. Ahora sí, ahora no

Pequeñas joyas artísticas y patrimoniales las hay, ignoradas o escondidas, por nuestra ciudad y provincia. Una de ellas es, sin duda, el [...]

FIDA, medio siglo de exaltación del ajo de Las Pedroñeras

FIDA, medio siglo de exaltación del ajo de Las Pedroñeras

La Feria Internacional del Ajo de Las Pedroñeras (FIDA) es uno de los eventos más importantes que se celebra en verano en la provincia de [...]

La casa del Corregidor y Juan de Cervantes, abuelo de Miguel de Cervantes

La casa del Corregidor y Juan de Cervantes, abuelo de Miguel de Cervantes

Estos días ha sido noticia la Casa del Corregidor de Cuenca cuando RTVE en el programa “Los pilares del tiempo” visita Cuenca y pone [...]

Verano en la cocina del chef Raúl Contreras

Verano en la cocina del chef Raúl Contreras

Nos despedimos hasta septiembre. Por delante quedan dos meses en los que según los vaticinadores climatológicos, el calor va a ser uno de [...]

Sin hospital, sin autovías, sin parque tecnológico y sin tren

Sin hospital, sin autovías, sin parque tecnológico y sin tren

Nada de nada. Quien eche la vista atrás, a hace cuatro años, y se pare a reflexionar tan solo unos segundos, que son más que suficientes, [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Antonio Gómez, Julián Recuenco, Ana Martínez, Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin, Vicente Caja, Jesús Fuero, José María Rodríguez, Catalina Poveda, José Julián Villalbilla, Mario Cava.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: