La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Privilegios y bondades del rey Alfonso X con Cuenca

Historia


En el VIII Centenario del nacimiento de Alfonso X El Sabio

Alfonso, hijo de Fernando III de Castilla y León y de Beatriz de Suabia, nació en Toledo el 23 de noviembre de 1221.

El periodo de su niñez lo pasó, cerca de Burgos, bajo el cuidado del matrimonio: Garcí Fernández de Villamayor y Mayor Arias, su mujer.

A los veinticinco años, contrae matrimonio con doña Violante, hija de Jaime I el Conquistador.

En 1252, muerto su padre en Sevilla, le sucede en el reino. El 2 de junio de 1253, a los treinta y un años de edad, toma posesión como rey de Castilla y León, entre las primeras medidas de gobierno adoptadas figura la reforma monetaria, también sería de gran repercusión la elección que se hizo en Frankfurt, en 1257, de emperador de Alemania, herencia de su madre Beatriz de Suabia.

En esta elección se entabló una gran polémica. Los electores se dividieron entre Carlos de Cornuelles y el propio Alfonso X de Castilla. La embajada partidaria del rey de Castilla llegó a Burgos y el 15 de octubre Alfonso X nombramdo regente del Imperio a Enrique de Brabante. Todo parecía que habría de inclinarse definitivamente a su favor al morir asesinado su contrincante, pero los Papas, Alejandro IV y sus sucesores, Urbano IV, Clemente IV y Gregorio X, conseguirían que los electores se decidieran, en 1273, por Rodolfo de Habsburgo, haciendo ineficaz el viaje de Alfonso X hiciera en 1275, para reivindicar ante el Papa sus derechos en Beaucaire, cerca de Avignon (Francia).

El reinado de Alfonso X no podemos decir que fuera feliz y tranquilo. No le faltaron sublevaciones de los suyos y de los ajenos. En 1282, su hijo don Sancho consumó su rebeldía, haciéndose proclamar rey por sus partidarios de Castilla, pero el papa Martín IV, salió en defensa de la legitimidad de Alfonso X, quien de nuevo gobernaría plenamente hasta su muerte, acaecida el 4 de abril de 1284 en Sevilla.

El Rey Sabio tuvo con Cuenca un trato muy especial, pues a él le debemos la terminación de nuestra Catedral, que iniciaran sus bisabuelos: Alfonso VIII y doña Leonor de Plantagenet; continuara sus padres: Fernando III y Beatriz de Suabia. Dejándonos los arcángeles del triforio, del arte bizantino, en memoria del linaje Oriental de su madre doña Beatriz de Suabia.

Los privilegios concedidos a nuestra ciudad, podemos fechar el primero en Valladolid, el 5 de septiembre de 1255. Donación de Iniesta, en atención a los servicios rendidos por las gentes de Cuenca y para hacerles bien y ayudarles en su mejoramiento les concede como aldea y término Iniesta “la que está en Montearagón”. La única carga consistía en mantener poblado el castillo.

Repara desavenencias entre la Orden de Santiago y los habitantes de Cuenca. En esta ocasión desde Sevilla, el 13 de julio de 1261. El propio Alfonso X, interviene en un asunto de gran interés para los aldeanos del término de Cuenca.

La Orden de Santiago venía exigiendo a las aldeas conquenses una “pars quanta” (ciertos almudes) sobre las tierras labradas para producir trigo. Acuden a la Corte el Maestre de Santiago y algunos hombres buenos contribuyentes de las aldeas. La contribución de las aldeas se justificaba por mandato que dicen los de la Orden que les dio don Alfonso, bisabuelo del reinante, para sacar cautivos y para dar limosnas. La situación era tan incómoda que los aldeanos hicieron varias propuestas de finiquito a la Orden y finalmente ésta aceptó renunciar a aquel tributo mediante el pago de 4.000 maravedís, con lo que quedaría redimido y recibirían cuantos diplomas regios apoyaban la exigencia de la Orden.

Avenidas las partes piden al Rey que diese su beneplácito y que la avenencia lograda quedase conformada para el futuro, así como que tales maravedíes fuesen invertidos en tierras de Cuenca de modo que asegurasen una renta para el Hospital.

La avenencia se redacta en dos diplomas por abc y sellados con el sello regio del plomo, entregándose al Maestre del Hospital y otro al “pueblo de los pecheros” de Cuenca.

Muy importante fue la confirmación del Fuero de Cuenca, que hizo desde Burgos el rey Alfonso X el 30 de octubre de 1272.

La parte principal del diploma se contrae a tal confirmación: por los servicios que los caballeros y el concejo han rendido y espera el Rey que sigan rindiendo, y por hacerles bien y merced, les da y otorga el fuero, los privilegios y las franquicias que les dieron D. Fernando, padre del reinante, y D. Alfonso, bisabuelo del mismo, de tal manera que los buenos usos y buenas costumbres que estaban entonces vigentes se mantengan para siempre. Confirma también franquicias, honras y bienes que él mismo les concedió.

Diciendo así en estos privilegios: “e mandamos que todo vecino de Cuenca que non de portadgo nin montadgo de Tajo aca, en ningún lugar, así como fue en tiempo del rey D. Alfonso nuestro bisabuelo, y del rey D. Fernando, y en el nuestro fasta aquí, si non fuere en Toledo, en Sevilla y en Murcia”. De aquí viene el refrán: “Di que eres de Cuenca y entrarás de balde”.

Texto: José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico.

Imagen: Foto del documento de confirmación del Fuero de Cuenca por Alfonso X. Fechado en Burgos el 30 de octubre de 1272.

Sección: Cuenca, remanso de historia

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Batalla de Talavera, en la que participó Bassecourt, el 28 de julio de 1809 El 22 de junio, el comandante general de Cuenca Luis Alejandro Bassecourt [...]

De aquellos polvos estos lodos

De aquellos polvos estos lodos

Suele suceder que, cuando detectamos un problema, como sucede con los incendios forestales, este nos muestra lo que se suele decir la punta del iceberg, [...]

El diamante de la alimentación

El diamante de la alimentación

Si hay un producto que forma parte de nuestra vida es sin duda alguna el ajo y está, como dicen por ahí, hasta en la sopa. Sus magníficas [...]

Adiós, otra vez, a los multicines

Adiós, otra vez, a los multicines

Cuando unas salas de cine cierran, la primera y básica razón que se le ocurre a cualquiera es que no son rentables. Mucho ha cambiado la [...]

Pintar para disimular

Pintar para disimular

Lo del arreglo de carreteras en la provincia de Cuenca parece que va a consolidarse como una de las asignaturas pendientes de los distintos gobiernos [...]

'Mangana', faro de historia. El Seminario Conciliar de San Julián

Es mucho lo que se ha escrito sobre esta insignia histórica, bien y mal, atinado y desacertado pero hay que reconocer que Mangana ha representado [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: