La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Pueblos Cuidadores: mantener tus raíces, facilitar repoblación

Actualidad


Semanas atrás hablaba sobre envejecimiento activo y nombraba el proyecto Pueblos Cuidadores. Como continuación el mismo, me detengo hoy en esta idea que trabajamos hace dos años en el marco del G100, el Hueco de Soria, Cives Mundi y la feria Presura, un referente a la hora de abordar la repoblación en el ámbito rural.

En primer lugar, quiero nombrar a las personas que me acompañaron en el grupo de salud y bienestar que fue el marco del G100 en el que se formuló este proyecto: María Teresa Vicente, Rosa Roca, Rasa María Gallego, María Raquel Ramírez, Izascun Barbier, Conchi Baena y Belén Redondo.

Cuando hablamos del entorno rural, centramos el foco en el fomento del teletrabajo, la fibra, la vivienda y muchos elementos dirigidos a la gente más joven y sobre todo que reside fuera del pueblo. Y quizás pensamos menos en la gente que vive en el pueblo-porque ya están ahí- muchas veces de edad avanzada a los que su grado de dependencia por ley de vida aumentará con los años. Esta situación hará que, si el pueblo no cuenta con determinados servicios, deberán abandonar la tierra en la que vivieron. 

Hace ya dos años –en la otra vida- la ONG Cives Mundi me invitó a participar en un proyecto que se denominó G100 –Territorios e Innovación Social-Cocreación para una Nueva Ruralidad. Un equipo de 100 personas de distintos ámbitos fuimos llamados a trabajar durante un año en un ambicioso proceso de co-creación con el fin de establecer unas líneas estratégicas de intervención que dieran paso a proyectos innovadores de cara a construir una identidad rural para las próximas décadas. Proyectos de diferentes ámbitos como educación, energía, comunicaciones y otros muchos. Y entre ellos, este grupo de salud y bienestar del que ya he hablado al principio.  

Durante varios meses, este grupo elaboró el proyecto Pueblos Cuidadores, que es uno de esos proyectos para el fomento de la salud mediante la atención a las personas mayores con un proceso de empleabilidad y producción. Un proyecto que se basa en crear las condiciones necesarias para que un pueblo “cuide de las personas” que viven en él, especialmente los más dependientes, es decir, la gente más mayor. Con él se pretende buscar una alternativa al frío modelo residencial que conocemos hasta ahora, e incluso al co-housing tan de moda en Estados Unidos y que no es más que formar un grupo residencial con todo tipo de cuidados. 

Proponemos especializarnos en la atención a las personas a través de un paquete de recursos y servicios centrados en el cuidado, generar empleo digno a través de la especialización y mejorar las condiciones de salud y bienestar de las personas, generando con ello riqueza, y facilitando que una generación soporte, la encargada de proveer los servicios, se asiente en el entorno rural contribuyendo al recambio generacional. Al mismo tiempo nos convertimos en custodios del territorio, de bienes materiales e inmateriales existentes o de nueva creación, proyectando a la generación futura un modelo casi perdido de vecindad y cuidado mutuo.

En Pueblos Cuidadores, el pueblo ya lo tenemos no hay que crearlo. Simplemente hay que adaptarlo a la realidad de la población aprovechando en muchos casos las infraestructuras que ya están creadas y creando otras que sean necesarias. Identificando los servicios de atención necesarios a cada población-que variaran en función del pueblo-, los recursos materiales y humanos necesarios para llevarlos a cabo y los medios de financiación para hacerlo viable y sostenible.

En mi cabeza como siempre mi pueblo, la Puebla de Almenara. En el marco del proyecto identifico su casa tutelada. Una infraestructura que años pasados ha demostrado su utilidad y bien para el pueblo y que ahora pasa los días con el único fin de ver pasar vehículos que acceden al pueblo por la CM-3011. Sin entrar en las causas de que permanezca cerrada, sería necesario que las administraciones públicas apuesten porque recursos como este funcionen. Que la gente pueda disfrutar su última etapa en la tierra que les vio nacer, y aprovechar todos los recursos disponibles evitando el camino a la jaula que para muchos supone emigrar a un piso en la ciudad a los cuidados familiares. Y lo digo porque lo he visto en primera persona y he visto cómo la gente se va apagando como un habitante más de un edificio urbano o en el anonimato de una residencia lejos de su tierra en el que su historia vital se pierde entre la de otros tantos desconocidos que están como ellos.

Los ODS cuentan con un objetivo, para mí el más importante, el número 17. Alianzas para lograr objetivos. Poner en marcha Pueblos Cuidadores hace indispensable las alianzas público privadas, apostar por la innovación y poner a la persona y no al medio como centro de atención. No olvidemos que la salud es un derecho humano y los gobiernos son los titulares de obligaciones en este ámbito. Lo digo por si hay la tentación de pensar que estamos abogando por una privatización de unos servicios que deben ser cubiertos por las administraciones públicas, al margen de quien lo ejecute.

Me gusta el proyecto. Me gustó desde el principio como de vez en cuanto le digo a mi amiga Teresa, coautora del mismo. Por su planteamiento, pero sobre todo por su filosofía. Porque me queda el sentimiento de que esta sociedad, en la que priman las prisas, la falta de valores y una ética muy relativa, ha olvidado a esa generación que levantó España. Esa generación de gente que en muchas ocasiones malvive con una paga escasa y que sin embargo no se queja y que con su esfuerzo contribuyó a que ahora vivamos en una España próspera y con un alto grado de bienestar. Y eso no podemos permitirlo, más cuando esta pandemia nos ha demostrado su debilidad y la necesidad de que cuidemos de ellos como de verdad se merecen, si es posible en el entorno en el que quieren estar.

Texto: Ángel Huélamo

Sección: Salud y bienestar

 
Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Batalla de Talavera, en la que participó Bassecourt, el 28 de julio de 1809 El 22 de junio, el comandante general de Cuenca Luis Alejandro Bassecourt [...]

De aquellos polvos estos lodos

De aquellos polvos estos lodos

Suele suceder que, cuando detectamos un problema, como sucede con los incendios forestales, este nos muestra lo que se suele decir la punta del iceberg, [...]

El diamante de la alimentación

El diamante de la alimentación

Si hay un producto que forma parte de nuestra vida es sin duda alguna el ajo y está, como dicen por ahí, hasta en la sopa. Sus magníficas [...]

Adiós, otra vez, a los multicines

Adiós, otra vez, a los multicines

Cuando unas salas de cine cierran, la primera y básica razón que se le ocurre a cualquiera es que no son rentables. Mucho ha cambiado la [...]

Pintar para disimular

Pintar para disimular

Lo del arreglo de carreteras en la provincia de Cuenca parece que va a consolidarse como una de las asignaturas pendientes de los distintos gobiernos [...]

'Mangana', faro de historia. El Seminario Conciliar de San Julián

Es mucho lo que se ha escrito sobre esta insignia histórica, bien y mal, atinado y desacertado pero hay que reconocer que Mangana ha representado [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: