La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Una justicia sanitaria que se ahoga en el Centro de Salud de Mota del Cuervo

Actualidad


En el seno de una cooperativa de agricultores de La Mancha nació como en otros tantos sitios una Sección de Crédito que pronto dio frutos abundantes. Tanto que los ahorros de los labradores comenzaron a crecer y crecer de tal modo que aquello fue visto por algunos vividores del lugar como una interesante oportunidad que no se podía dejar pasar.

La sección de crédito creció hasta el punto de decidirse en un momento determinado que se tenía que hacer independiente.  Y así nació la Caja Rural de Mota del Cuervo. Entidad, que al menos al principio, funcionó vinculada al sector agrario y fue dando cada vez más beneficios a la comunidad local y comarcal. Hecho que esos típicos pillos vividores (no agricultores precisamente) que he mencionado anteriormente fueron aprovechando para sus actividades no agrarias sino más bien de especulación. Y así terminó, con dificultades financieras que con los vientos de la pasada crisis del 2007-2014 se perdió para sus vecinos la herramienta que tantos frutos recaudó para la sociedad. Una historia interesante que en su momento desarrollaré con mayor detalle.

Hoy me ocupa otra gran INJUSTICIA con este pueblo, Mota del Cuervo. Uno de los más destacados y nobles frutos de aquella Caja Rural Local fue la construcción de un Centro de Salud en la llamada hoy Plaza de Santa Rita con el Fondo Social que la cooperativa de crédito generaba.

Hace aproximadamente unas cinco décadas, Mota del Cuervo obsequió con una infraestructura maravillosa a las autoridades sanitarias. Allí se trasladó toda  la actividad sanitaria que entonces estaba en manos del INSALUD. En aquellos primeros años era la envidia de la zona. Un edificio moderno  que se puso a disposición de la sanidad de la comarca. De modo gratuito el INSALUD dispuso de este centro para prestar sus servicios a la población moteña y de los pueblos de alrededor hasta que el Estado Español entregó las competencias en materia sanitaria a la Comunidad de Castilla La Mancha. Por supuesto desde que se hizo cargo el SESCAM, las condiciones fueron las mismas.

Pero lo curioso es que éste antiguo edificio sigue prestando sus servicios como desde el primer día. No olvidemos que la población de Mota del Cuervo ha crecido aproximadamente en un veinticinco por ciento. Y debe hacer ya alrededor de dos décadas que viene hablándose de la construcción de un nuevo Centro de Salud en terrenos municipales. Había varias alternativas, y la ambición hizo elegir terrenos en el Camino del Campo. Hace ya bastantes años que los vecinos han podido ver el cartel de terrenos cedidos para la construcción del Centro de Salud.

Alguna alternativa que no se trabajó fueron los terrenos que en Camino Real fueron propiedad de la antigua Cámara Agraria local, pero sus cerca de tres mil metros cuadrados parecieron pocos a pesar de una ubicación casi en el centro del pueblo.

Lo cierto es que en 2022 la administración competente en materia sanitaria en la región sigue sin poner un ladrillo para construir una infraestructura tan necesaria para la población. Este es el agradecimiento a un pueblo que en esa materia no le ha costado ni un céntimo ni al INSALUD al principio, ni al SESCAM después. Cuando aquella cesión de uso por parte del ahorro de un pueblo ha prestado tantos servicios durante tantos años.

Incluso se han vivido situaciones como la reclamación al titular del inmueble del arreglo de ventanas, puertas, y otras partes del edificio que con el paso de los años se han ido deteriorando. Eso quienes tienen la responsabilidad de garantizar la atención primaria en la comarca y que en infraestructura no han puesto ni un duro. Hasta algunas baldosas ha tenido que sustituirse por parte del Ayuntamiento en numerosas ocasiones por la falta de mantenimiento del SESCAM.

Todo es muy curioso y desde luego injusto para los moteños que esperan ese Centro de Salud desde hace años.

Por supuesto ha habido críticas cruzadas entre los dos partidos que han gestionado la sanidad del municipio a lo largo de los años, pero es justo decir que de los cincuenta años que ese centro ha prestado servicio solo cuatro han gobernado los populares y el resto los socialistas. 

Pero lo más inaudito es que hace más de dos años se anunciaba con las correspondientes fotos y notas de prensa la primera dotación presupuestaria para licitar el redactor del proyecto (>260.000,00 €). Que dicho anteproyecto/proyecto ha visto la luz y se ha publicado y publicitado en estos modernos medios de internet.

Después se volvió a incluir en el siguiente presupuesto la primera dotación de alrededor de otro millón de euros para los primeros trabajos, por supuesto que con más fotos y sonrisas.

Y ahora, parece que hace más de un mes nos comunican que los terrenos sobre los que se ha estado “vendiendo la presa antes de cazarla” son INUNDABLES. ¡Esto es increíble!. Confederación Hidrográfica del Guadiana ha transmitido que según sus técnicos esa es una zona no apta para este centro por su riesgo de inundación. Algo que si hubieran preguntado a cualquier mayor del lugar se lo habría dicho sin estudios de ningún tipo. ¿Quién no recuerda que en la zona en una de las últimas inundaciones se derribaron muros y hasta un borrico atado a un palo se salvó por poco cuando solo le quedó fuera del agua la cabeza?.

Estamos en el punto en el que el Ayuntamiento debe pagar un informe de otros técnicos independientes para que dictaminen que no tiene tanto peligro el asunto. Pues esperando seguimos, con un coste de unos seis o siete mil euros para los vecinos, a que tenga más peso el informe de dichos técnicos que el de los propios de la CHG que en definitiva son los que tienen que dar o no el visto bueno.
Y digo yo que porqué se ha gastado ni un solo céntimo (incluidas las fotos) antes de tener los informes técnicos correspondientes favorables. Ese dinero, que puede que se pierda, podrían haberlo empleado en mejorar las instalaciones actuales hasta que pueda ver la luz el proyecto futuro. O simplemente en mejorar el servicio que en el centro se presta y tiene mucho que mejorar.

Esperemos que más pronto que tarde “mejoremos” y este pueblo pueda ver justicia en su salud. La que merecen los que pagando impuestos como todos, donaron a la Administración lo que no se les termina de agradecer. 

Texto: Miguel Antonio Olivares

Sección: Guardián del labriego

 
Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Batalla de Talavera, en la que participó Bassecourt, el 28 de julio de 1809 El 22 de junio, el comandante general de Cuenca Luis Alejandro Bassecourt [...]

De aquellos polvos estos lodos

De aquellos polvos estos lodos

Suele suceder que, cuando detectamos un problema, como sucede con los incendios forestales, este nos muestra lo que se suele decir la punta del iceberg, [...]

El diamante de la alimentación

El diamante de la alimentación

Si hay un producto que forma parte de nuestra vida es sin duda alguna el ajo y está, como dicen por ahí, hasta en la sopa. Sus magníficas [...]

Adiós, otra vez, a los multicines

Adiós, otra vez, a los multicines

Cuando unas salas de cine cierran, la primera y básica razón que se le ocurre a cualquiera es que no son rentables. Mucho ha cambiado la [...]

Pintar para disimular

Pintar para disimular

Lo del arreglo de carreteras en la provincia de Cuenca parece que va a consolidarse como una de las asignaturas pendientes de los distintos gobiernos [...]

'Mangana', faro de historia. El Seminario Conciliar de San Julián

Es mucho lo que se ha escrito sobre esta insignia histórica, bien y mal, atinado y desacertado pero hay que reconocer que Mangana ha representado [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: